07 de mayo de 2018
07.05.2018
Día de la Madre

Un paseo de la mano de mami

Ambiente muy familiar en el 'Ven a Santa Cruz' por el homenaje a las mamás. La restauración, el sector más beneficiado de la jornada

07.05.2018 | 04:00
Un paseo de la mano de mami
Un paseo de la mano de mami

Sonrisas cómplices entre adolescentes y sus madres o una mirada tierna al pequeño que está en el carrito. En un solo gesto se pone de manifiesto ese amor incombustible entre las mujeres y sus hijos, una señal que convierte el primer domingo de mayo en la muestra real, patente y pública de la importancia de las progenitoras. También en Santa Cruz de Tenerife, ciudad que enmarca la celebración dentro de las fiestas fundacionales y donde además desde hace cinco años el día de las madres coincide con el Ven a Santa Cruz (que se organiza el primer domingo de cada mes).

Así no es de extrañar que la jornada tuviera un sabor más familiar que nunca y, aunque le costó cocinarse, al final la capital isleña se convirtió en el epicentro de un homenaje a la madre. Muchas familias realizaron un paseo por la mañana, casi a mediodía, aprovechando las actividades de Ven a Santa Cruz y por consiguiente los establecimientos abiertos, momento que siempre puede servir para tener un detalle de última de hora o un regalo espontáneo.

"Hay que pasar el día con la familia", admite al respecto Débora Esquivel, mientras sostenía a su hija de algo más de dos años. "Todos los años damos una vuelta y esta vez nos hemos encontrado ambiente", resume esta joven madre sin perder la mirada de su pequeña, pendiente del jolgorio que se respiraba unos metros más adelante en el entorno de la Plaza del Príncipe.

Precisamente, esa zona concentró parte de la actividad del día, en parte gracias a la feria vacacional instalada estos días por El Corte Inglés, pero también porque es uno de los enclaves preferidos por los chicharreros a la hora de sentarse a tomar algo. De hecho, las terrazas de los diferentes establecimientos de restauración de Santa Cruz de Tenerife sirvieron de pausa para un café o un aperitivo mientras los pequeños correteaban por la plaza y a la espera de que llegara la hora del almuerzo.

El concejal del Área de Planificación Económica, Empleo, Turismo y Comercio del Consistorio capitalino, Alfonso Cabello, reconoce que el sector hostelería es el que mejor resultado tiene históricamente en las ediciones de Ven a Santa Cruz pero le resta importancia al hecho de que otros locales sigan teniendo sus puertas cerradas.

"Lo importante es que seguimos trabajando para dar continuidad a a esta jornada, con el apoyo de empresarios que también se benefician y dando cada vez más vida a la ciudad", insiste Cabello quien concluye que "al final los chicharreros ya saben que pueden disfrutar de la ciudad un domingo".

Y de un buen almuerzo. Encontrar una mesa libre para comer no fue una tarea fácil ayer en el centro de la ciudad, especialmente en aquellos establecimientos que cuentan con terraza. Reservas de muchos sitios evidenciaban lo que ocurriría minutos después. Tocaba comer con las madres. Y las abuelas, por consiguiente. Los almuerzos familiares llenos de besos y abrazos entre bromas se repetían por buena parte de la capital, sobre todo en entornos como el de La Noria o la calle San José, pero no faltaron almuerzos a dos, en los que el hijo o hija aparcaba otros compromisos y daba el mejor regalo a su progenitora: su compañía.

Pero si hay un lugar preferente para las madres en un día como el de ayer ese es el Parque García Sanabria. Meta histórica del recorrido del primer domingo de mayo de cada año, el pulmón chicharrero recibe la visita de miles de familias dispuestas a pasar un rato descubriendo las ventajas de los puestos de artesanía o de la tradicional exposición de flores y plantas, que además cerraba sus puertas.

Eso sí, si las madres son protagonistas no lo son menos los hijos y sobre todo los más pequeños que aún no entienden el valor de una progenitora. Para ellos el fin del trayecto estaba en la sesión vespertina de los Gorgoritos, a los que miraban alucinados sin saber que hace años, décadas incluso, sus propias madres también estaban sentadas en el suelo disfrutando de la historia detrás del guiñol. Es probable que en un lustro, más o menos, el bebé de María Acare ocupe su sitio en el parque, pero de momento se conforma con pasear en Santa Cruz cómodamente en su carrito.

La joven admite que ayer fue "especial, más emotivo de lo que esperaba" ya que es su primer día de la Madre. "El plan es dar un paseo y disfrutar de él", concluye mientras mira a su retoño con ojos desbordantes de felicidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine