06 de abril de 2018
06.04.2018

Un chavista absuelto por un tiroteo en el golpe de 2002 pide asilo en Canarias

Richard Peñalver fue acusado de disparar a manifestantes en Puente Llaguno pero la justicia venezolana lo declaró inocente al no considerar probados los hechos. En 2011 aseguró que se sentía abandonado por el chavismo, que lo había declarado "héroe de la patria"

07.04.2018 | 01:05
Richard Peñalver. A la izquierda, con un arma en Puente Llaguno en 2002, y en las otras dos imágenes, en diferentes momentos de sun carrera política como chavista.

Richard Peñalver, un dirigente chavista que fue acusado de disparar a los manifestantes durante el golpe de Estado opositor de 2002 en Caracas y luego absuelto por la Justicia venezolana, ha iniciado los trámites en Tenerife para conseguir el asilo político en España.

Así lo han confirmado fuentes oficiales de la Policía Nacional a LA OPINIÓN DE TENERIFE, que han añadido que se ha abierto el correspondiente expediente, tal y como se hace en todas las peticiones de asilo.

Peñalver fue acusado de protagonizar, junto a otros dirigentes chavistas, el conocido como 'Tiroteo de Puente Llaguno', un puente de Caracas desde el que, según la acusación, dispararon a los manifestantes que pedían el derrocamiento de Hugo Chávez, entonces presidente de Venezuela.

Como consecuencia de esos hechos murieron 19 personas.

Un juez de primera instancia del Tribunal 40° de Control del estado Aragua resolvió que los acusados, el propio Peñalver así como tres chavistas más, a quienes la oposición a Chávez apodó "los pistoleros de Puente Llaguno", no atacaron a los manifestantes sino que se estaban defendiendo de los disparos realizados por policías metropolitanos que se unieron a la intentona golpista.

La defensa alegó que las imágenes que sirvieron para su procesamiento, emitidas por un canal de televisión venezolano, fueron manipuladas y bajo el puente no había ningún manifestante, sino que estas cuatro personas disparaban a policías que se habían sumado al golpe de Estado.


Una corte venezolana sentenció en 2009 a nueve policías a hasta 30 años de cárcel por violación a los derechos humanos durante sucesos que rodearon el breve derrocamiento del presidente Hugo Chávez en el 2002, convirtiéndolos en los primeros condenados por esos hechos.

Según la acusación, los funcionarios son responsables del asesinato de tres personas y de las lesiones de otras 29 en Puente Llaguno, situado en la avenida Urdaneta, adyacente al Palacio de Gobierno en Caracas, el 11 de abril del 2002, durante una masiva manifestación opositora.

Después de estos hechos, Richard Peñalver fue concejal en Caracas. En 2011 fue tiroteado y herido de bala en un pie. En ese momento aseguró que se sentía "abandonado" por el chavismo, que lo había declarado "héroe de la patria" y llegó a ser condecorado.

Esas podrían ser las razones de que haya emigrado a Canarias y pedido asilo político, así como por el hecho de que se enfrenta a un recurso a la sentencia que lo absolvió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine