14 de febrero de 2018
14.02.2018
EN DIRECTO
Fútbol, Europa League:  Athletic - Spartak Moscú  | Salzburgo - Real Sociedad
El Carnaval más blanco

El disfraz del Teide triunfa

Los tinerfeños disfrutan de la estampa nevada del Parque Nacional en el martes de Carnaval

14.02.2018 | 00:11
El Cabildo activa el Operativo Nevadas para asegurar las visitas al Teide
Los tinerfeños disfrutaron ayer del Parque Nacional del Teide nevado y cerrado para el acceso en coche.

Un dispositivo que se afianza

  • El Cabildo de Tenerife volvió a activar ayer el denominado Operativo Nevadas para garantizar la seguridad en los accesos al Teide. Así, la única vía para llegar al Parque Nacional fue por la TF-24 -la carretera de La Esperanza- mediante el uso de las guaguas gratuitas habilitadas por Titsa. En total, se utilizaron 15 vehículos para realizar este dispositivo, que partía desde la parada de guaguas aledaña al Ayuntamiento de El Rosario, hasta Izaña, el Portillo Bajo y el Portillo Alto. El director insular de Movilidad y Fomento, Miguel Becerra, explicó ayer que había "una gran duda por los Carnavales y porque se aviso con muy poco tiempo". "Sin embargo, estamos viendo que hay gente para todo ya que pensábamos que las guaguas tendrían una frecuencia de cada ocho minutos pero se están llenando aún más rápido", destaca el responsable político. Becerra apuntó que el dispositivo para acceder al Parque Nacional "está teniendo una buena respuesta". "La gente valora mucho ir al Teide sin pensar en el aparcamiento ni en las colas". Sobre la posibilidad de activar el operativo este fin de semana, el director insular de Fomento puntualizó que "aún es pronto para saberlo". "Estos días valoraremos como está el tiempo y la nieve que queda en el Parque para tomar una decisión", concluye Becerra. E. Hernández

Hay quien ayer cambió la peluca por el gorro, el tutú por un buen abrigo, y la purpurina por los copos de nieve. El Teide se había puesto su mejor disfraz y, después de una semana con los accesos cortados, nadie quería perderse la estampa más invernal en directo. Y es que la novelería no solo se vive en el Carnaval, también ladera abajo sobre un buggy, haciendo muñecos de nieve, o fotografiando la escarcha con una taza de chocolate caliente en la mano. Y si no que se lo digan a los miles de tinerfeños que disfrutaron ayer, martes de Carnaval, de una auténtica fiesta blanca en el Parque Nacional. Eso sí, para llegar a la cumbre solo era posible en las guaguas del operativo montado por el Cabildo que, por las enormes colas que se formaron en el punto de partida en La Esperanza, todo aguara que volvió a ser un éxito.

Allí, esperando por la primera guagua -sobre las 09:30 de la mañana- para ascender a Las Cañadas estaba el lagunero José Manuel y su familia. "Hay que gente para los Carnavales y gente para el Teide, lo importante es pasarlo bien", sostiene. Y para poder disfrutar de un día entre nieve, la familia había preparado una buena mochila que llevaban casi hasta los topes. "Tenemos chocolate, croquetas, bocadillos y bolsas de basura para tirarnos", explica el lagunero. Las expectativas eran grandes. "Por lo que hemos visto esperamos que haya mucha nieve", sostiene José Manuel, quien agrega que, "no bajaremos hasta que nos aburramos".

Un poco más adelante, también en la cola, Óscar Carlos carga una tapa de plástico gigante. "Es para que el niño se lance", señala mientras enseña el trineo improvisado. Esta familia tacorontera reconoce que son "poco carnavaleros". "Nos gustan más este tipo de cosas", puntualiza el tinerfeño. Aunque lo de hacer bolas de nieve no es algo nuevo para ellos, sí que es la primera vez que usan las guaguas del dispositivo montado por la Corporación insular. "Nos parece genial. Cuando nieva arriba es un desastre. Hay que controlar la zona ya que somos muchos y es un Parque Nacional", afirman.

Arriba, por su parte, todo era risas y emoción. El volumen de nieve caída formaba pendientes perfectas para soltar adrenalina y las montañas de escarcha, que tapaban hasta las señales, eran el foco de las cámaras de fotos. "Es súper divertido", reconoce la pequeña María Ferrer. Esta santacrucera asegura que sus padres le contaron que le aguardaba una sorpresa. "No me esperaba esto, pensaba que era una excursión a otro sitio", señala sin dejar de mirar el parasol que usa para lanzarse. "Está un poco roto ya de todas las veces que me he tirado", aclara entre risas.

Mientras los más pequeños aprovechan para sentir emociones fuertes, los mayores inmortalizan el momento, aunque hay algunos que tampoco dejan pasar la oportunidad de subirse encima de los buggies. "Me lo estoy pensando pero yo creo que después me animo", asegura Ángeles García mientras graba a sus hijos. Esta lagunera explica que se enteró prácticamente de madrugada de que la Institución ponía las guaguas gratis para subir al Parque. "No lo pensé dos veces, organicé las cosas y esta mañana nos pusimos en pie a las seis", detalla.

García comenta que la última vez que disfrutaron de la nieve "los niños eran muy pequeños". "Ya no se acuerdan así que están pasándoselo genial", agrega. Una vez hayan quemado toda su energía a la familia le espera un buen tentempié. "Tenemos chocolate y tortilla", apuntan. También para estos laguneros, lo de subir en guagua y olvidarse del coche y las colas "es un lujo". "Vamos muy tranquilos y encima es gratis", afirman.

Unos de los pocos que ayer no cogieron el servicio de Titsa fueron Pablo Javier, Laura Trujillo y sus familiares y amigos. "Entramos al Parque a las siete de la mañana, antes de que cerraran los accesos a los coches", explican. Para estos santacruceros, cambiar los Carnavales por la nieve "es lo mejor". "Mucho más sano e igual de divertido", reconocen los mayores. Y la opinión de los pequeños, es parecida. "Me lancé con un parasol y me caí en la carretera pero no me importa", señala uno de los niños de la familia.

De los que también quieren estirar el día y aprovechar el máximo posible de tiempo en Las Cañadas es Xerach Mejías. "Hemos hecho guerras de bolas de nieve y muñecos", reconoce. La joven asegura que "no hay miedo" para ponerse encima de una bolsa de basura y volar por las laderas, aunque su amigo apunta que "si es muy empinada y tiene rocas yo no me tiro". La familia trae bocadillos para que el estomago aguante hasta la última guagua, que baja desde el Parque a las 16:30 horas. "Tenemos que aprovechar porque ya nos queda menos", destaca Mejías.

Por su parte, Santiago Cristo asegura que "hay tiempo para todo, para ir de Carnavales y para disfrutar de la nevada". Aunque Cristo es de los que prefiere ver el disfraz del Teide que ponerse uno. "Me gusta más, será porque uno se hace mayor", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine