Un biólogo niega que los microorganismos tengan conexión con las aguas residuales

De Vera mantiene que se trata de un fenómeno oceanográfico a gran escala y no localizado en ningún punto de la costa

11.08.2017 | 06:47

El biólogo marino del Museo de Ciencias Naturales de Tenerife, Alejandro de Vera, desmintió ayer que los afloramientos de microalgas que se están detectando durante este verano en las costas tinerfeñas estén relacionados con episodios de aguas residuales. Este experto insistió en que este fenómeno se desarrolla en mar abierto, no en la costa y que por lo tanto no tiene nada que ver con los vertidos costeros que se estén produciendo.

De Vera mantiene que se trata de un fenómeno oceanográfico a gran escala y no localizado en ningún punto de la costa puesto que además estas bacterias precisamente fijan el nitrógeno atmosférico, y por tanto prefieren ambientes donde este elemento no es abundante en su forma orgánica. Por lo tanto, los vertidos de aguas fecales con nitratos no serían el sitio ideal para ellas.

Aún así, este experto puntualizó que esto no implica que la contaminación no sea un problema serio y preocupante en las costas canarias.

Este biólogo explicó que los afloramientos de microalgas en las costas canarias corresponden a la bacteria marina Trichodesmium erythraeum, que vive de forma natural en todos los océanos y es "una vieja conocida" en las Islas. Alejandro de Vera precisa que en 2004 y en 2010 hubo en Canarias pequeños avistamientos de este grupo de bacterias, pero quizás el de este verano sea el de más larga duración..

De Vera aseguró que el término de microalgas ni siquiera es correcto, pues estos afloramientos corresponden a bacterias marinas que, como particularidad, pertenecen a un grupo que hace fotosíntesis igual que los vegetales.

Precisamente por este motivo se pensó hasta hace muy poco tiempo que eran microalgas pero, tras numerosos estudios, se constató que las cianofíceas (algas verde-azuladas) en realidad son bacterias.

De hecho, en muestras recogidas y analizadas por investigadores de la Universidad de La Laguna tras los diversos afloramientos vistos en la costa de Tenerife se la identificó como "una vieja conocida de Canarias", Trichodesmium erythraeum, que vive de forma natural en todos los océanos del mundo, también en el Archipiélago.

En algunos casos esta bacteria provoca el fenómeno llamado "bloom", una reproducción espontánea de miles de ejemplares que, aunque son microscópicos, al experimentar esta proliferación masiva forman una mancha perceptible a la vista.

El calentamiento global favorece a estas bacterias de distribución tropical y subtropical, que siempre han estado presentes en aguas canarias y que encuentran un rango de temperatura óptimo a partir de los 20 grados centígrados.

El incremento de las temperaturas sí provoca que a especies no muy abundantes en agua fría ahora les resulte "más cómodo" vivir en las aguas del archipiélago y, si siguen calentándose, este fenómeno ocurrirá con más frecuencia que antes, añade el biólogo marino.

Añade que no es conveniente bañarse donde hayan aparecido estas bacterias porque eliminan deshechos metabólicos que pueden ser tóxicos para las personas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine