Bernabé achaca la caída del turismo alemán al auge del alquiler vacacional

El número de visitantes de Alemania baja un 5,5% en el primer semestre del año. Casi tres millones de viajeros se alojan en la Isla

01.08.2017 | 00:06

Tenerife cerró el primer semestre con un 2,2% más de turistas que el año pasado, con 2,7 millones de alojados en los establecimientos turísticos de la Isla. Sin embargo, la nota negativa del semestre la puso el mercado alemán, que con 308.830 alojados registró un descenso del 5,5 %.

El consejero de Turismo del Cabildo, Alberto Bernabé, explicó que parte de culpa de este descenso la tiene el alquiler vacacional, que "ha cogido fuerza y hoy día representa en torno al 12% de la oferta de camas turísticas de Tenerife".

Bernabé aclaró que el turista alemán está optando más por el alquiler vacacional y no tanto por los alojamientos tradicionales y no aparece en las Estadísticas de Turismo Receptivo del Cabildo, lo que "puede producir un efecto óptico de que hay menos alojados, cuando la realidad es que se han distribuido de manera distinta".

Desde el Cabildo ya están estudiando si esto es exactamente así y en qué magnitud, pero "a priori creemos que una parte de la justificación de este extraño comportamiento del mercado alemán tiene que ver no tanto con que hayan dejado de venir a Tenerife, sino que están utilizando nuevas plataformas de alojamiento como es el alquiler vacacional", insistió Bernabé.

El responsable de Turismo admite que el alemán siempre ha sido un mercado difícil y no es un mercado tan fiel ni tan mayoritario como el británico, que es un 300 por 100 el alemán, pese a que este llegó a ser el segundo mercado en importancia. Añadió, además, que a diferencia de otros turistas, los alemanes se reparten mejor entre el Norte y Sur de la isla.

Bernabé reconoció también que el alemán es un turista al que le gusta descubrir nuevos destinos y son más aventureros, lo que hace que triunfen muchos destinos de larga distancia o exóticos; sin embargo, hace hincapié en que han sido fieles a Tenerife en los últimos 30 años.

El consejero no ve sus otras preferencias como un problema, sino como un comportamiento habitual del consumidor alemán que, a pesar de descubrir nuevos destinos, el año pasado creció a un buen ritmo y la turoperación dice que hay un gran volumen del mercado alemán que sigue apostando por la estabilidad climática y de producto que ofrece Tenerife. "Creemos que no vamos a pinchar en ese mercado", auguró.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine