Los sistemas de seguridad recibieron una señal de alerta que pudo ser falsa

Es la principal hipótesis del bloqueo de las dos cabinas que investiga Teleférico del Teide

18.03.2017 | 05:16
Trabajos de investigación en el Teleférico del Teide
Los sistemas de seguridad recibieron una señal de alerta que pudo ser falsa

Los dos sistemas automáticos de seguridad del Teleférico del Teide recibieron el pasado miércoles, a eso de las 13:35 horas, una señal de emergencia que hizo que inmediatamente activaran los frenos de ambas cabinas, con unos pocos segundos de diferencia entre una y otra señal. De esta manera, quedaron detenidas cuando la que descendía se acercaba a la estación principal -tras superar las cuatro torres- y la que ascendía se encontraba entre la tercera y la cuarta y última torre.

¿Por qué se activaron los frenos? Es exactamente lo que investigan ahora los responsables de la empresa que gestiona el Teleférico. Se sabe con certeza que no fue por el tiempo, pues en ese momento había sol y las rachas de viento no superaban los 40 kilómetros por hora. Hay que tener en cuenta que estos dos sistemas automáticos responden cuando las rachas superan los 70-75 kilómetros por hora. También se sabe a ciencia cierta, a través del repaso del archivo de los datos, que tampoco se accionó el tercer sistema de seguridad, el manual, que acciona el cabinista cuando observa que la situación lo requiere.

La principal hipótesis que barajan los técnicos es que se pudo producir una señal falsa de emergencia. Es algo completamente inusual que puede deberse a algún tipo de problema en los sensores y en otros puntos de la maquinaria. Es tan inhabitual que nunca en los 46 años de historia del funicular tinerfeño había ocurrido algo así y menos que tuvieran que ser rescatadas tantas personas: un total de 238, de las que 93 tuvieron que hacer noche en tres puntos de la cima de España.

Y tan inusuales son esas señales como lo que ocurrió justo después de que se detuvieran en seco las cabinas. La inercia del frenazo hizo que uno de los cables se montara sobre el otro, motivo por el cual las cabinas no pudieron reemprender la marcha. Esto solo ha ocurrido cuando han pasado por el Parque Nacional tormentas con vientos de más de 100 kilómetros por hora y existe un método protocolarizado para recolocar los cables.

Los detalles los explica el director técnico de Teleférico del Teide, Luis Pintor, mientras los cabinistas, otros miembros del personal y dos técnicos enviados desde Suiza por la empresa que construyó el funicular, Doppelmayr, revisan el dispositivo e investigan las causas exactas de la avería. "Hasta que no sepamos con certeza qué ocurrió y esté certificado que el problema se ha resuelto no reabriremos el servicio. Nuestra obsesión es y será siempre la seguridad de nuestros clientes y nuestro personal", asegura Pintor mientras a su espalda una de las cabinas reemprende la marcha hacia la última torre en las pruebas que realizan los técnicos suizos y el personal tinerfeño desde el mismo jueves por la tarde, cuando ya había concluido con éxito todo el operativo de rescate.

Los dos expertos suizos llevan desde el mismo jueves trabajando en el Teleférico pero ayer se sumó un enviado de la empresa suiza que fabricó los cables metálicos, que se va a encargar de supervisar el estado de los del funicular del Teide. Todos ellos llevaron a cabo ayer por la tarde una simulación de lo que pudo ocurrir el miércoles. Colocaron peso dentro de las cabinas equivalente al que tenían en el momento del bloqueo -la que bajaba llevaba 40 personas y la que subía, 37, cuando cada una puede llevar hasta un máximo de 44- y repitieron la misma maniobra para ver si volvía a aparecer una señal de alarma o por qué pudieron dispararse.

"La investigación se está haciendo de forma exhaustiva, como se hace todo en el Teleférico. Los sistemas de seguridad, la maquinaria, los equipos de monitorización y los protocolos de emergencia se revisan cada año meticulosamente", detalla Luis Pintor. De hecho, el director técnico recuerda que en mayo de 2013 se hizo un simulacro de rescate a escala real precisamente por lo mismo que ocurrió el miércoles: una parada repentina de las cabinas. Todos estos ensayos hacen que los profesionales del Teleférico sepan en cada momento qué hacer. Esa experiencia fue vital el miércoles y el jueves durante la evacuación de las 238 personas que se quedaron atrapadas.

Incluso, Pastor subraya que hacen inspecciones que no son legalmente obligatorias en España. Por ejemplo, la que efectúan los expertos de la Universidad de Stuttgart. "En Alemania es obligatorio para los teleféricos hacer un simulacro de emergencia cada tres años. En España no son obligatorios los ensayos a escala real pero, aún así, Teleférico lo hizo en 2013 y seguirá haciéndolos", matiza Pastor.

El director técnico y el resto de responsables de la empresa se congratulan de que ni una sola persona de las 238 rescatadas fuera trasladada a un hospital y ni siquiera tuviera que ser atendida en una de las ambulancias desplazadas al Parque Nacional. Y eso que, como recuerda Luis Pastor, las condiciones de alta montaña, como las del Teide, son "extremas" y complican cualquier operativo. "Hay que tener en cuenta la falta de oxígeno, el frío, el viento... Todo eso complica muchísimo cualquier tarea y realza el éxito que supuso el despliegue del miércoles y el jueves".

El funicular del Teide funciona con un sistema de vaivén, lo que quiere decir que las dos cabinas se mueven juntas y solo pasan una al lado de la otra en mitad del recorrido. Es decir, si una se queda bloqueada, la otra tampoco puede seguir moviéndose. Por eso la señal de emergencia de los dos sistemas automáticos de seguridad frenaron a ambas cabinas casi a la vez.

Antecedente

Solo una vez anterior hubo que evacuar a turistas de las cabinas pero no fue por una avería, como en el último caso, sino por una ventisca. El 23 de febrero de 2005, hace ahora 12 años, una treintena de pasajeros fueron evacuados cuando las dos cabinas se detuvieron por una fortísima racha de viento. El rescate fue más sencillo para los 25 ocupantes de la cabina que descendía, pues estaban a apenas 30 metros de la estación central. Se deslizaron por el cable de emergencia, el mismo utilizado el pasado miércoles, y fueron a pie a la base del Teleférico.

La tarea fue más complicada para los cinco ocupantes y el cabinista de la unidad que ascendía, a unos 10 metros de la tercera torre. Todos, igual que los 238 del miércoles, fueron evacuados sanos y salvos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tenerife

La Armada coordina en Tenerife un ejercicio sobre tráfico de seres humanos

La Armada coordina en Tenerife un ejercicio sobre tráfico de seres humanos

El ejercicio tiene como objetivo la seguridad de la vida humana en el mar y la protección marítima...

Un jardín en el aeropuerto

Un jardín en el aeropuerto

El hall del aeródromo de Tenerife Norte expone las mejores fotografías del concurso de...

Fund Grube Martiánez se renueva

Fund Grube Martiánez se renueva

El establecimiento celebra su reinaguración tras realizar un profundo resideño durante dos meses

El casco histórico se inunda de buena gastronomía y actuaciones musicales

'Sensaciones del campo a la mesa' celebra este viernes una nueva edición en el parque de Los...

Sale a licitación la rehabilitación del firme de la TF-5 por 11,3 millones

Sale a licitación la rehabilitación del firme de la TF-5 por 11,3 millones

Las obras comenzarán antes de que finalice el año. El Cabildo mejora las pasarelas peatonales y...

Enlaces recomendados: Premios Cine