23 de diciembre de 2016
23.12.2016
Los Realejos

El municipio regula por primera vez la seguridad en los estanques, aljibes y pozos

El alcalde dicta un bando que recuerda la obligación de proceder al cerramiento

22.12.2016 | 23:45

El alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez, ha dictado un bando por el que se recuerda a los titulares, usufructuarios o arrendatarios de estanques, pozos o aljibes su obligación de proceder al cerramiento perimetral de los mismos y al cubrimiento en caso de abandono o desuso, "con el fin de garantizar la seguridad y evitar el riesgo para las personas y el deterioro del medio ambiente en los casos en que se produzcan vertidos". Para el alcalde realejero, "se está dando respuesta a una preocupación que nos han transmitido vecinos de este municipio y que desde el Ayuntamiento consideramos debe ser regulada, ante el peligro que supone transitar por las inmediaciones de estanques que son fácilmente accesibles y que no disponen de ninguna medida de protección para evitar accidentes desafortunados".

Según detalla el bando, los titulares deben mantenerlos en las siguientes condiciones: "con una valla de dos metros de alturas, al menos, de metal, de bloques u otro material que constituya una superficie continua y permita una conservación decorosa y a la distancia de dos metros de los paramentos exteriores de los muros, como norma general". En el caso de pozos, estanques, aljibes abandonados o en desuso, se cubrirán con una losa de hormigón o material sólido que impida acceder a su interior.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine