06 de diciembre de 2016
06.12.2016

El IASS debe indemnizar a Cáritas con 165.000 euros por daños a un hogar de menores

La organización cedió una casa en Arafo que el Instituto devolvió "totalmente destrozada"

05.12.2016 | 23:40

El Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) del Cabildo de Tenerife deberá indemnizar a Cáritas Diocesana con 165.756 euros por los daños ocasionados en una casa de Arafo que fue cedida gratuitamente en 2005 a este organismo por un plazo de diez años como hogar de acogida para menores en situación de guarda y desamparo y que fue devuelta "totalmente destrozada y sin haberle dado uso alguno durante la década que estuvo a disposición del IASS".

Así lo ha informado en una nota la consejera del Grupo de Podemos en el Cabildo de Tenerife, Mila Hormiga, quien ha criticado el "despilfarro económico" y la "pésima gestión" de recursos para menores en situación de guarda y desamparo llevada a cabo por este organismo, así como la "incapacidad" del Gobierno insular de CC-PSOE de asumir responsabilidades.

La citada vivienda, explica la consejera, tiene dos plantas de altura y se ubica en una finca rústica que linda con la TF-523. Fue cedida vía convenido al IASS de forma gratuita como hogar para acogida de menores en desamparo con el compromiso de que este organismo se encargaría de su mantenimiento y conservación y de que sería devuelta a su propiedad en su estado original. La cesión, recuerda, "se enmarcó en la crisis de llegada masiva de personas inmigrantes en cayuco de la década pasada y de la falta de recursos de acogida para menores y adultos que se produjo en la Isla".

"Nuestra sorpresa -apunta Hormiga- ha sido descubrir que el IASS jamás dio uso a ese inmueble; dejó la casa abandonada porque, según ha explicado la consejera Cristina Valido, no tenía luz ni agua, y acabó totalmente destrozada y desvalijada".

La consejera puntualiza que si la casa no reunía los requisitos para ser usada como hogar de acogida de menores, "lo lógico hubiera sido no aceptar la cesión"; y que una vez asumido este recurso y la responsabilidad de gestionarlo y mantenerlo, "por sentido común correspondía hacer los trabajos necesarios para dotarlo de condiciones de habitabilidad o, en todo caso, rescindir el convenio de cesión de uso y devolver el inmueble a Cáritas lo antes posible". Sin embargo, critica Hormiga, el IASS "no hizo ninguna de las cosas que dicta el sentido común, sino que se limitó a dejar el inmueble abandonado e, incluso, se negó a atender los requerimientos de devolución".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine