Máxima alerta con el turismo

El vulcanólogo Juan Carlos Carracedo llama a la calma para que la crisis de 2004 no vuelva a producirse. El científico afirma que el IGN tiene las herramientas para controlar la situación

04.10.2016 | 03:10
Máxima alerta con el turismo

No es la primera vez que saltan las alarmas por riesgo de terremotos en Tenerife. Ocurrió el año pasado y también en 2014, aunque quizás en el año 2004 fue cuando se produjo la mayor la crisis volcánica reciente en la Isla. Los expertos de diferentes instituciones no se pusieron de acuerdo sobre el grado de alerta y la entidad del riesgo de los terremotos de baja magnitud que se registraron durante meses en Tenerife. Muchos vecinos dormían con una bolsa de víveres bajo la cama, preparados en todo momento por si había que salir corriendo en plena noche por la supuesta erupción del Teide. Lo ocurrido en El Hierro en 2011 tampoco ayuda a mantener la calma. El turismo y la llegada de visitantes también se resintió y justo ahora el vulcanólogo canario, Juan Carlos Carracedo, llama a la calma para que algo así no vuelva a suceder. La prioridad es hacer caso a los datos que ofrezca el Instituto Geográfico Nacional (IGN), una institución con las herramientas necesarias para vigilar la situación.

En declaraciones a Radio Club Tenerife, el experto recordó que no solo las Islas tienen un vulcanismo activo, algo que es innegable. También se trata de una región que vive "de una industria como es la del turismo", de ahí que la precaución a la hora de verter información sea vital para garantizar su supervivencia. "Debemos tener en cuenta la actividad sísmica y que pueda tener mayores consecuencias, pero no podemos empezar a alarmar a la población cuando todavía no hay ningún síntoma" de que los seísmos registrados tengan que ver con la actividad volcánica, expuso el científico.

Para Carrecedo la situación de Canarias con respecto a España "es muy buena", ya que en estos momentos el IGN se encarga de realizar todas las investigaciones necesarias para conocer qué ocurre realmente con estos seísmos. Esto sucede, "a pesar de que hace unos años tenía ciertas reticencias para encargarse seriamente de la vigilancia y los peligros sísmicos y volcánicos". Desde hace ya un tiempo, el IGN, remarcó Carracedo, "se puso en serio a la tarea, y hoy Canarias y Tenerife tiene una red sísmica de vigilancia que está a al altura de los países desarrollados". Además, en su opinión, el IGN tiene el "deber" de atender a la investigación del riesgo sísmico y volcánico" y de transmitirlo a la sociedad. Con lo ocurrido el pasado domingo, "por ahora no ha dicho nada y, por lo tanto, hay que entender que no tiene ninguna consecuencia importante", remarcó.

Por otra parte, en caso de que sí se produjera un riesgo de erupción de forma inminente, tras el informe correspondiente del IGN, en el Archipiélago existe el Plan de Emergencia por Riesgo Volcánico en Canarias (Pevolca), que tiene como misión desde el punto de vista gubernamental "atender a la seguridad de las personas", sentenció el vulcanólogo.

Desde su punto de vista, con la alarmar a la población no se logra nada. Además, insistió, "hay que tener cuidado porque vivimos del turismo y muchas veces se acaba en crisis alarmistas irracionales que hay que evitar". Al no existir ninguna evidencia por ahora de que este enjambre de seísmos se deba a un proceso volcánico lo más razonables es esperar. "Pueden ser muchímas cosas que no tengan que ver con el vulcanismo y precisamente eso es lo que se analiza científicamente, y no políticamente, a través de los instrumentos de observación y de todas las técnicas que hay", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine