La Opinión de Tenerife

Diversión a chorros

Una empresa ofrece la práctica del 'flyboard' frente a la costa de Adeje, una experiencia que permite volar sobre el mar haciendo acrobacias con unas mangueras conectadas a una moto

11.09.2016 | 10:08
Diversión a chorros
Diversión a chorros
Diversión a chorros

Cualquiera puede volar sobre el océano que baña la costa adejera. No hace falta tener una buena forma física, ni contar con un entrenamiento previo. Solo tener ganas de disfrutar al máximo de esta experiencia. El flyboard es una actividad que permite volar sobre el agua con la ayuda de una aerotabla que dispara chorros de agua a presión que posibilitan realizar todo tipo de maniobras. Saltar como un delfín, subir hasta alturas increíbles y sentirse como pez en el agua son solo algunos de los movimientos que se pueden llevar a cabo con este aparato que se coloca en los pies.

La empresa Water Sport Tenerife oferta esta modalidad deportiva en Puerto Colón, Costa Adeje, desde el año 2013 y cuenta con tres de estos aparatos que hacen las delicias de sus clientes más atrevidos. El aparato está conectado a una moto de agua que es la que le proporciona la presión necesaria para impulsar al usuario. El monitor Sebastian Arcimowicl explica que aunque existen tablas en las que es el propio usuario el que regula la fuerza de la propulsión, los que utilizan en Water Sport Tenerife están dirigidos desde la propia moto. "Nosotros controlamos la potencia y la altura que se alcanza por seguridad", advierte.

Arcimowicl indica que aunque mucha gente piensa que se trata de una actividad que solo pueden prácticar deportistas, lo cierto es que no es necesario tener una preparación física previa para poder utilizarlo. Aun así no se debe pensar que nada más poner los pies en el aparato las cualidades acuáticas de los delfines se transmitirán como por arte de magia, ya que esta actividad -como cualquier deporte- lleva aparejado un proceso de entrenamiento y aprendizaje para poder realizar las maniobras más complicadas.

Aun así, Arcimowicl asegura que el 95% de los clientes lográ volar la primera vez que utiliza la aerotabla. "Durante los primeros cinco minutos pasan mucho tiempo en el agua intentando levantarse, pero después, en cuanto cogen el truco, empiezan a volar", afirma, aunque lo más importante es que garantizan que el 100% de sus usuarios "se lo pasa genial en el agua".

Hasta de 70 años

Arcimowicl mantiene que la práctica del flyboarding es solicitada por personas de todas las edades y que incluso han tenido clientes que superaban los 70 años de edad. Sin embargo, los más jóvenes tendrán que esperar hasta cumplir los 16 años para poder subirse a uno de estos aparatos, ya que es el límite mínimo que tiene la empresa.

Consejos prácticos

Antes de comenzar la sesión, el monitor imparte algunos consejos para poder disfrutar al máximo de esta experiencia. Se debe empujar la tabla hacia el fondo del mar e intentar mantenerse en posición vertical. Los pies deben estar planos y las rodillas rectas. Unas indicaciones que aunque parecen sencillas pueden no serlo tanto cuando se está dentro del agua.

Aunque la empresa asegura no haber tenido ningún incidente en los tres años que lleva ofertando esta actividad, existen unas medidas de seguridad que deben cumplirse. Chaleco salvavidas, casco y una profundidad mínima de cinco metros son solo algunas de las que pone en marcha esta empresa, que también exige la firma previa de una autorización para poder realizar esta actividad.

Water Sport Tenerife ofrece practicar este deporte durante 15 minutos a un precio de 50 euros, mientras que el uso de la tabla durante media hora se cobrará a 70 euros. Esta empresa ha iniciado además la oferta de una actividad parecida al flyboard , pero que aseguran es algo más complicada. El Jet Pack sigue el mismo modelo, pero cambia la aerotabla por una mochila propulsora, por lo que los chorros de agua salen directamente de la espalda y es más difícil mantener el equilibrio.

Conexión con una manguera

La idea de conectar una tabla a una manguera, que a su vez comunica con una moto acuática se hizo realidad gracias al piloto Franky Zapata. El francés patentó este invento que desarrolló en su taller de motos acuaticas y lo bautizó como flyboard o tabla voladora. El aparato acuático fue presentado de forma oficial en el campeonato mundial de motos de agua de 2012 en China.

Poco a poco se ha ido popularizando y en la actualidad existen competiciones en varios lugares del mundo como Ibiza, Mallorca o Dubai. Arcimowicl quiere organizar alguna competición de este tipo en Tenerife, donde este deporte comienza a ser cada vez más conocido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tenerife

Gorostiza diseña un menú para la nueva experiencia gastronómica en el Teide

Erlantz Gorostiza, el único chef con 2 estrellas Michelín de Canarias y responsable del...

Regalado anuncia que cobrará menos de los 54.992 euros del exalcalde socialista

Regalado anuncia que cobrará menos de los 54.992 euros del exalcalde socialista

El nacionalista preside su primer pleno como regidor, al que no acudió González Cejas

El Ayuntamiento reestructurará las áreas de Gobierno

La intención de la Corporación es potenciar las políticas de crecimiento y atraer inversión

Los vecinos de Masca exigen poder participar en la gestión del Parque de Teno

Roberto Gil, de Podemos criticó ayer que "lo que empezó como una bonita historia se ha...

El Cabildo importa desde Silicon Valley un taller para emprendedores

Los participantes en esta jornada formativa aprenderán a generar ideas innovadoras para poner en...

´Barrios por el Empleo´ inserta en el mercado laboral a 715 personas

´Barrios por el Empleo´ inserta en el mercado laboral a 715 personas

La Institución prevé duplicar la inversión para este proyecto

Enlaces recomendados: Premios Cine