06 de septiembre de 2016
06.09.2016
Naturaleza Los animales más amenazados de Canarias

Los angelotes y los lagartos de La Gomera, Tenerife y El Hierro, en riesgo de extinción

El tiburón y los tres reptiles endémicos de las Islas figuran en la Lista Roja Internacional de Especies Amenazadas

06.09.2016 | 16:53
Los angelotes y los lagartos de La Gomera, Tenerife y El Hierro, en riesgo de extinción

Lagarto gigante de El Hierro

  • ´Gallotia simonyi´: El lagarto gigante de El Hierro (Gallotia simonyi) es una especie endémica de El Hierro. En el pasado habitaba en toda la superficie insular, pero la actividad humana y la introducción de especies foráneas -gatos, ratas- lo ha llevado al borde de la extinción. Su principal población está en los Riscos de Tibataje, aunque el Cabildo, con su programa de recuperación, está intentando reincorporarlos a los Roques de Salmor.
  • Tamaño y color: Este lagarto alcanza un tamaño de hasta 60 centímetros, es un animal de cabeza ancha (sobre todo los machos), cuerpo fuerte y larga cola. El dorso es de color oscuro pardo, gris o incluso negro, el vientre es pálido blanquecino o cremoso y en los costados tiene numerosas marcas de color marrón amarillento, poco visibles en algunos individuos. Es propio de las zonas más áridas y de terreno pedregoso. Es omnívoro: come plantas e insectos. La puesta comienza en mayo y pone de 5 a 13 huevos hasta fines de agosto. Los huevos eclosionan después de 61 días. Los predadores más habituales de este lagarto son las aves rapaces, como los cernícalos o los ratoneros.

Lagarto gigante de La Gomera

  • ´Gallotia bravoana´: El lagarto gigante de La Gomera (Gallotia bravoana), una especie endémica de la Isla Colombina, solo vive de forma natural en un paraje: el Risco de la Mérica, cerca de la costa del municipio de Valle Gran Rey, a 600 metros de altitud. Recibe el nombre de bravoana en honor al paleontólogo y geólogo canario Telesforo Bravo. En 1999, los biólogos Aurelio Martín, Manuel Nogales, Juan Carlos Rando y Alfredo Valido se trasladaron a la Isla Colombina para intentar encontrar ejemplares del lagarto. Y los encontraron.
  • Tamaño y color: Tienen una cabeza robusta, pero en general su cuerpo no es tan recio como el del lagarto gigante de El Hierro. Su coloración es pardo-negruzca, con una serie de ocelos azules en cada costado. La piel es mucho más oscura que la del lagarto gigante de Tenerife. Miden por lo general 20 centímetros y pesan 100 gramos, pero pueden alcanzar los 50 centímetros y 300 gramos. Antes de la llegada del hombre eran mucho más grandes. Comen vegetales, invertebrados y carroña. Un plan del Cabildo, con ayuda de otras administraciones, intenta recuperarlo.

Tiburón angelote

  • ´Squantina squantina´: El angelote (Squatina squatina) es un tipo de tiburón que habita en los fondos arenosos. Se encontraba en la franja del noreste del Atlántico, desde el sur de Noruega y Suecia hasta el Sáhara occidental y las Islas Canarias, incluyendo el mar Mediterráneo y el Mar Negro. Pero sus poblaciones se han ido mermando por la pesca hasta tal extremo que hoy esta declarada especie en estado crítico de conservación.
  • Tamaño y color: El angelote, también conocido como tiburón ángel, puede llegar a alcanzar los 2,4 metros (las hembras son mayores que los machos) y los 80 kilos de peso. No suele ser agresivo con los seres humanos pero puede provocar mordidas leves si alguien lo pisa por un descuido cuando se baña en la orilla de la playa, como ha ocurrido en Las Teresitas en alguna ocasión puntual.

Tres lagartos gigantes canarios -los de Tenerife, La Gomera y El Hierro- y el tiburón angelote son las cuatro especies que habitan Canarias con mayor peligro de extinción. Así lo pone de manifiesto la Lista Roja Internacional de Especies Amenazadas, cuya última actualización fue presentada el pasado fin de semana en el Congreso Mundial de la Naturaleza que organizó la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en Hawái. Los tres reptiles y el escualo se mantienen en la categoría de especies en estado crítico, a un paso de la extinción en el medio salvaje, el paso previo a la declaración de extinción definitiva.

Juan Carlos Rando, biólogo de la Universidad de La Laguna e integrante del equipo que encontró en 1999 los primeros ejemplares del lagarto gigante de La Gomera, ratifica que estos ejemplares de reptiles, exclusivos del Archipiélago, están en una situación "extremadamente delicada, con un grave peligro de desaparición". El principal problema, según él, es que quedan muy pocas poblaciones en su estado natural. "Están en peor situación los lagartos gigantes de La Gomera y El Hierro porque en ambos casos solo queda una población: las del Risco de la Mérica en el caso gomero y los Riscos de Tibataje en el de El Hierro. En el caso del de Tenerife, quedan dos poblaciones, una a bastante distancia de la otra: en los acantilados de Teno (Buenavista del Norte) y en Montaña Guaza (Arona). Pero las tres especies están muy amenazadas".

Rando aplaude los programas de recuperación de La Gomera y El Hierro, dirigidos por los cabildos de ambas Islas, pero tienen una importante pega: "Se tienen que habilitar zonas naturales libres de depredadores para aumentar el número de ejemplares, algo en lo que no inciden como deberían los programas que se están llevando a cabo. Estos planes están centrados en la reproducción en cautividad pero sin esos espacios naturales, que antiguamente habitaron estas especies, será imposible lograr que salgan de esta categoría de estado crítico de conservación. Así, de hecho, lo aconseja la propia UICN: los programas tienen que centrarse en la potenciación o creación de zonas naturales para la reintroducción y reproducción".

Especies invasoras como los gatos o las ratas han sido las responsables de que los reptiles gigantes de Canarias estén a punto de desaparecer cuando, antes de la llegada del ser humano a las Islas, se les podía encontrar en prácticamente cualquier parte. El hecho de que gatos y ratas no puedan llegar al Roque de Salmor, en la Isla del Meridiano, explica que este sea el único lugar en el que ha funcionado un programa de reintroducción en Canarias. Sólo los lagartos y las aves pueden llegar a estos roques que forman una reserva natural protegida frente a la costa entre los municipios de Valverde y Frontera.

Biológicamente, estas tres especies de lagartos gigantes son muy parecidas, pero físicamente tienen importantes diferencias aún cuando habitan la misma región. Y es que cada una se desarrolló de forma independiente en cada isla. Según cuenta Juan Carlos Rando, el de Tenerife tiene una piel más clara, mientras que el de La Gomera es el más oscuro y el de El Hierro tiene tonos grisáceos.

El biólogo asegura que es imposible decir a ciencia cierta cuántos ejemplares quedan de cada especie pero matiza que quizás sobrevivan más en Tenerife, el único caso en el que pueden acercarse o superar el millar de ejemplares, precisamente al contar con dos poblaciones. El problema es que se conocen mucho menos que los de las otras dos Islas. "Dar a conocer las especies debe ser uno de los principales objetivos de los programas de recuperación pero creo que en el caso de Tenerife, la población apenas conoce su existencia. Y eso no contribuye en nada a la lucha contra su desaparición". Además, recuerda que el Cabildo de Tenerife aún no ha puesto en marcha el plan de recuperación del también llamado lagarto moteado canario que se anunció el pasado mes de marzo. "Hay que poner énfasis en el aspecto educativo para que estos proyectos puedan acercarse al menos al reto con que se plantean", precisa Rando.

Estos reptiles, así como el tiburón angelote, comparten amenaza crítica de extinción con cuatro de los seis grandes simios que existen en el mundo: el gorila oriental, el gorila occidental, el orangután de Borneo y el orangután de Sumatra. Catherine Numa, experta del programa de especies del Centro de Cooperación del Mediterráneo de la UICN, que estuvo en el Congreso de Hawái, indicó a Efe que de las 3.716 especies amenazadas estudiadas en España, 127 están en "crítico peligro de extinción". De ese subtotal, 71 son especies de plantas y 56 de animales: siete insectos, cinco reptiles (tres los lagartos canarios), un mamífero (el visón europeo), un ave (la pardela balear), un anfibio (el tritón de Montseny), 13 peces (seis de agua dulce y siete marinos) y 30 moluscos.

El tiburón angelote saltó a la fama internacional con la foto publicada por la opinión de tenerife el pasado mes de julio del jugador del CD Tenerife Marc Crosas con un ejemplar recién capturado en la playa de Las Teresitas. Algún miembro del equipo lo cazó con una pica utilizada en el entrenamiento realizado por la plantilla blanquiazul en la playa sin saber que aquel pescado, que se arrastra por los fondos arenosos, está en peligro de desaparecer de los mares. La Asociación de Amigos de los Tiburones y Rayas de Canarias (Atiracan) destaca el "alto valor científico" de la especie en cuanto al reducido tamaño de su población, como por su distribución, "muy localizada y fragmentada, así como por su tendencia regresiva en ambos aspectos". Asimismo, indicaron que desde el siglo XX la población "ha ido disminuyendo por la tendencia creciente a la pesca comercial" en las áreas que habita, de ahí que "se encuentra localmente extinto".

Las Teresitas es uno de sus santuarios en Canarias pero no el único, aunque en todos quedan muy pocos ejemplares. Si para algo sirvió el episodio protagonizado por los futbolistas -a los que el Ayuntamiento de Santa Cruz abrió expediente- fue para sensibilizar más a la población de la importancia de que estas especies sobrevivan y de cuidar el hábitat en el que viven.

Hay otra especie canaria en peligro de desaparición en esta lista internacional pero no en estado crítico, sino en una categoría inmediatamente inferior: la musaraña de Canarias (Crocidura canariensis). Se trata de un animal endémica del Archipiélago localizado en las Islas de Lanzarote y Fuerteventura. Vive en los malpaíses, en ambientes áridos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine