31 de agosto de 2016
31.08.2016
Adeje

Una tortuga muere al quedar atrapada en una nasa de pesca en el Puertito

El ejemplar, llamado 'Legends', era el último que quedaba en la zona - Los biólogos alertan del riesgo de dar de comer a estos animales

31.08.2016 | 10:54
Una tortuga muere al quedar atrapada en una nasa de pesca en el Puertito

Legends, una de las últimas tortugas verdes que quedaba en el Puertito de Adeje, apareció muerta hace unos días. El ejemplar falleció atrapado en una nasa de pesca, una especie de jaula que se utiliza en este tipo de captura y cuya actividad en zonas tan cercanas a la costa como en las que se encuentran estos animales es ilegal. La tortuga, de la familia Cheloniidae, tendrían entre uno y dos años y su caparazón apenas medía 40 centímetros. Aunque el ejemplar llegó este año a las aguas tinerfeñas en busca de comida, ya era conocida por los submarinistas y amantes de la naturaleza que la apodaron cariñosamente como Legends.

El presidente de la Fundación Neotrópico de Canarias, Jaime de Urioste, afirma que la muerte de Legends es una consecuencia más de la pésima situación a la que se están viendo sometidas estas tortugas. "Estamos provocando que estos ejemplares vayan desapareciendo de nuestras costas", asegura el experto. Según destaca Urioste, este animal no es el único que ha sufrido las consecuencias de la irresponsabilidad humana. "Hemos encontrado tortugas con el caparazón roto por las hélices de los barcos o con anzuelos de pesca", puntualiza.

Las aguas del sur de la Isla, en puntos como El Puertito de Adeje, son un sitio perfecto para el crecimiento de estos ejemplares. "Estas tortugas crecen en función de la temperatura del agua y de la comida. En esta zona hay una gran pradera de sebadal que es fantástica para ellas", explica el biólogo. Las tortugas, que provienen de Cuba, Guinea Ecuatorial o Cabo Verde, nadan hasta las costas tinerfeñas donde puede asentarse durante años hasta que adquieren el tamaño suficiente para reproducirse y luego regresan hasta su hogar.

En el Puertito de Adeje habían entre cuatro y cinco ejemplares de forma permanente, la última en llegar fue Legends. "Todo era perfecto hasta que la zona empezó a llenarse de turistas y barcos", detalla Urioste. El biólogo alerta de los riesgos de prácticas como el feeding -dar de comer a los animales para poder verlos de cerca-. "Estos ejemplares son inminentemente herbívoros y la gente les da de comer de todo, como chicharros o sardinas", explica. Como consecuencia, las tortugas se vuelven obesas y empiezan a padecer problemas de corazón, de hígado y de flotabilidad. "Se trata de una dieta demasiado rica en proteína animal para ellas", aclara Urioste.

A ello se suman los cambios en su conducta. Al acostumbrase a recibir comida continuamente, las tortugas dejan de ir en su búsqueda, se mueven menos y por ello, pueden ser atropelladas por las embarcaciones con mayor facilidad. "La animales sufren estrés y acaban marchándose a otro lugar" asegura el experto. Por eso, Urioste sostiene que la mejor conducta es la observación. "Podemos disfrutar de estos ejemplares pero interfiriendo con ellos lo menos posible", señala. Además, el presidente de Neotrópico recalca que la situación "es irreversible". "Si se reduce la presión a la que las tortugas están sometidas y vuelven a existir unas buenas condiciones para ellas, regresarán", concluye.

Por su parte, el grupo Izquierda Unida condena públicamente la muerte de Legends al considerarla "un asesinato". El portavoz de IU en el sur de Tenerife, Félix Hernández, exige una investigación que busque a los responsables o al "propietario de la siniestra nasa" por "no cumplir su función de protección de la naturaleza". Para la formación de izquierdas, es fundamental que se inviertan más recursos en la protección de la naturaleza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine