Oktoberfest

Cerveza y salchicha para ser alemán

Puerto de la Cruz cierra su semana bávara con una jornada dedicada a la bebida y la comida tradicional del país. La fiesta, que lleva 43 ediciones, estrena formato en un recinto abierto

28.08.2016 | 06:07
Cerveza y salchicha para ser alemán
Un grupo de tinerfeños celebra la fiesta de la cerveza ayer en Puerto de la Cruz.

Entre cerveza, salchichas y bretzel, la Plaza de Europa de Puerto de la Cruz se convirtió ayer en un rinconcito más de Alemania, tanto que incluso llegó a llover durante un momento de la tarde. La celebración del Oktoberfest sirvió de colofón a la Semana Bávara, un acto celebrado en el municipio tinerfeño desde hace 43 años. La fiesta de la cerveza, por primera vez en un recinto abierto según cuentas sus organizadores, fue la excusa perfecta para seguir integrando a la población germana en la localidad.

Sabor y melodía germana en pleno paraíso isleño supuso una oferta gastronómica y musical llamativa para varios centenares de personas que a lo largo del viernes y ayer que quisieron conocer de primera mano parte de las tradiciones más populares del país europeo. Jóvenes y familias pasaron la jornada con la intención de probar un manjar de malta o una tapa al más puro estilo alemán.

Y es que entre las novedades en este renovado concepto de la Semana Bávara se encuentra la incorporación de varios vehículos de Food Track en los que se sirvieron diferentes recetas con productos e inspiración germana. Taco de codillo de cerdo con chucrut, pan de cerveza o bretzel con embutido alemán y mostaza fueron algunas de las delicatessen del Oktoberfest.

Eso sí, para acompañar tocó cerveza, tanto algunas de las artesanales que se incluyeron en un cata como la creada especialmente para Puerto de la Cruz gracias a Heineken y que "es exactamente la misma que se bebe en el Oktoberfest de Munich" , explica Marcos Pérez, de la organización. Unos mil litros o más de 30 barriles son los consumidos en esta fiesta popular, lo que deja claro que es la bebida preferida no solo por los alemanes sino también por los canarios.

Precisamente, la población bávara también se dejó caer por la Plaza de Europa para disfrutar de su día. Para ello no olvidaron su vestimenta tradicional, con lo que además de traerse a su Alemania hasta Tenerife, dieron a conocer su tradición a los isleños. Por algo centraron las miradas de muchos de los presentes.

De hecho, es el objetivo de la fiesta. Compartir tradiciones y culturas en un municipio en el que Alemania está tan presente desde hace décadas, desde el auge del turismo que provocó que muchos nativos del país europeo trasladaran su residencia a Puerto de la Cruz. Con esa idea de conocer otra cultura se acercó hasta el Norte una familia venezolana "con muchos años en Tenerife", puntualiza Dulce Venegas.

La mujer, mientras disfruta de su caña de cerveza, aplaudió la celebración de la semana bávara, una iniciativa que conoció ayer porque "se trata de compartir culturas y tradiciones, conocerlas ayuda a respetarlas y convivir". "Además, no podía ser en otro sitio como este pueblo con tanta tradición alemana", concluye.

Otros grupos no se mostraron tan entusiasmados con el resultado de la fiesta pues esperaban más. Es el caso de Javier García, un joven que, también caña en mano, admitía que esperaba "más ambiente y más gente".

La organización por su parte se mostraba satisfecha y de hecho según señalaba la presidenta del Centro de Iniciativas Turísticas de Puerto de la Cruz, Verónica Rodríguez, "se han superado las previsiones de asistencia", sobre todo en la primera jornada de la fiesta celebrada el jueves. Alemania se prolongó desde las doce de la mañana hasta la medianoche, incluso a pesar de que durante un momento de la tarde la lluvia llegó a molestar un poco.

Las grandes sombrillas se abrieron para acoger a los visitantes, mientras que en las mesas sin paraguas se quedaron los alemanes que aprovecharon que la música sonaba para brindar con ritmo. La melodía la pusieron las orquestas alemanas Oktoberfestbands Reinheitsgebot, Hüttenzauber y Blechbuckel que amenizaron el día con música y vestimenta tradicional germana para el deleite de los participantes.

Entre los más encantados estaban los responsables de los Food Track, que no solo se sumaron a la fiesta bávara con platos y productos alemanes sino que además aprovecharon para dar a conocer las ventajas de este tipo de restauración. El responsable de Raíces Food Track, Jonay Martín señaló que incluso la variedad de salchicha polnische "se agotó del éxito que tiene".

Como anécdota destaca que el Ayuntamiento de Puerto de la Cruz, en la misma plaza, fue escenario de una boda y varios de los invitados y los propios novios pasearon un poco entre las carpas y alguno aprovechó para tomar una cerveza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine