Verano

Un camping sin lujos pero con seguridad

La ocupación de la zona de acampada de Punta del Hidalgo en julio y agosto supera el 80%, con picos del 100% los fines de semana - Los usuarios eligen esta instalación por la tranquilidad y los servicios que ofrece

12.08.2016 | 04:10
Un camping sin lujos pero con seguridad
Un camping sin lujos pero con seguridad

Los usuarios del camping municipal de Punta del Hidalgo forman una gran familia con la que se reúnen todos los veranos, en muchos casos durante tres meses, desde hace varios años. La fidelidad en el lugar hace de esta zona de acampada un lugar especial, donde todos se conocen por su nombre, quedan por las tardes para jugar a las cartas o se ayudan unos a otros en cualquier cosa que necesiten.

De esta manera, durante el periodo estival son muchos los que, literalmente, trasladan su vivienda a esta zona de la costa lagunera y dejan sus residencias habituales sin neveras, televisiones y hasta sin camas. Porque entre junio y septiembre, los niños eligen un bañador como prenda habitual mañana y tarde, mientras que los adultos combinan la ropa de baño con el uniforme de trabajo.

Una de las familias que cambia durante tres meses al año su vivienda habitual por una caseta de plástico es la de Antonio Rivera Martín, quien lleva veraneando en La Punta desde hace unos cinco años. Así, cada día va a trabajar desde el camping, pero en los momentos de ocio disfruta con toda la familia y los amigos en la zona de acampada. Para disfrutar lo mejor posible de esta época del año, Antonio Rivera traslada hasta La Punta la nevera, el horno, microondas, televisión y hasta la cama. "Tenemos que estar cómodos porque, además, de aquí voy a trabajar", afirma. Su caseta XXL tiene capacidad para 14 personas, aunque solo se quedan 9 personas.

Aunque los fines de semana este número aumenta, ya que suelen recibir la visita de familiares y amigos. Precisamente, este es el motivo por el que le gusta a su hija Yerislenia, de 10 años, venir cada verano a La Punta. "Aquí me puedo reunir con mis amigos y también veo más a mi familia", confiesa. Además, su amistad con las jugadoras del Tacuense hace que el grupo se amplíe más todavía cuando algunas acuden hasta La Punta para celebrar las victorias de su equipo.

Por las noches, cuenta Rivera, los vecinos de parcela se reúnen para jugar al bingo o a las cartas en alguna de estas casas veraniegas; mientras que los más pequeños se divierten jugando con sus amigos. Aunque esta es una estampa idílica para ellos, el campista aclara que "sería mejor que tuviéramos el bar abierto para poder reunirnos ahí a jugar". Además, otra de sus reclamaciones es que se realicen actividades para niños y mayores, como talleres de pintacaras o clases de zumba.

El camping de La Punta cuenta con 78 plazas, de las que 63 están habilitadas para caravanas, autocaravanas y casetas, y existe la posibilidad de consumir electricidad; y las otras 15 plazas son solo para casetas. Tal y como explica el capataz de la instalación, Celso Rodríguez, "es un camping sin lujos, pero con seguridad". Y, precisamente, este es uno de los aspectos que más destacan sus usuarios.

Entre el 17 de junio y el 7 de agosto, el total de pernoctaciones ha sido de 8.704. La primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de La Laguna, Mónica Martín, y el concejal de Playas y Piscinas, Zebenzuí González, realizaron ayer una visita a la zona e informaron de que "los niveles de ocupación tanto en julio como en agosto han estado por encima del 83%, alcanzando el 100% durante los fines de semana".

Las hermanas Yaiza y Evelyn Luis Hernández son dos de las campistas que, junto a sus respectivas familias, han pasado todo un mes de vacaciones en la zona de acampada. La pasión por las acampadas les viene por parte de su padre, con quien iban cuando eran pequeñas, una afición que no cambiarían por nada y que ya están empezando a trasladar a sus hijos.

Yaiza y su pareja José Luis Hernández Carballo llevan siete años cumpliendo con su visita obligada al camping de La Punta. "Venimos porque esta instalación cuenta con todas las comodidades. Así, confiesan que antes solían ir a la zona de acampada de Tajao, "pero desde que probamos este nos quedamos aquí". Los jóvenes disfrutan del verano junto a sus hijos Paola, de dos años, y Joel, de nueve años. Y, como no podía ser de otra manera, en su casa de verano tampoco puede faltar ni la cocina de gas, el microondas, la nevera o la freidora. "Con los niños tenemos que venir preparados", explica José Luis Hernández.

Y aunque trasladar toda la casa parece complicado, ambos resaltan que "no cambiaríamos el camping por un hotel" porque, "aunque en un hotel pueda haber mayor comodidad, los niños disfrutan más aquí porque pueden jugar con la tierra o pescar".

Con todos estos años de experiencia haciendo acampanadas, ya conocen todos los trucos para mantener su tienda disponible todo el verano. Así, para solventar las rachas de viento del mes de agosto en la zona, Yaiza Luis explica que lo que hay que hacer es "tener todo abierto", para que el aire pueda pasar sin llevarse nada consigo. Por ello, a pesar de que su parcela cuenta con un comedor con puertas y cortinas, en la mañana de ayer las tenían desmontadas para evitar que el viento las tirase.

A pesar de todas las ventajas de vivir en este camping, la pareja considera que una buena mejora para la instalación sería que colocasen una lavadora industrial que pudieran usar todos los campistas. "Mucha gente quiere que haya un bar en el camping, pero eso no me gustaría porque se perdería la tranquilidad de esta zona", matiza Yaiza Luis.

Evelyn Luis e Iván González también llevan varios años veraneando en el camping con sus hijos. Para la pareja, pasar las vacaciones en un camping tiene más ventajas que en otro tipo de establecimientos porque los niños pueden jugar libremente y no tienen que estar pendientes de los horarios. Además, destacan el tamaño de las parcelas y los servicios básicos como la electricidad, así como el precio -oscila entre los 4,20 euros por tienda de campaña y día, más una persona, a los 5,10 euros por una autocaravana- y la cercanía con el centro de La Punta, donde pueden encontrar diferentes servicios.

Para montar su casa de verano tienen que hacer dos viajes en su coche desde La Orotava porque en su particular vivienda no faltan ni las habitaciones, sala, cocina y, a pesar de que el camping dispone de baños, también tienen el suyo privado.

Por su parte, para Estrella Díaz Yánez vivir durante el verano en Punta del Hidalgo no es solo una cuestión de ocio. Aunque es una de las campistas más veteranas de la zona, junto a su marido Santiago Jiménez, ya que llevan acudiendo a esta zona desde hace más de 10 años, la mujer confiesa que este año no pensaba acudir. "Estoy enferma y había decidido quedarme en casa este año, pero mi familia me convenció para que viniera porque este clima me sienta bien", explica. De hecho, Estrella Díaz acude desde el camping al Hospital Nuestra Señora de La Candelaria para realizar sus tratamientos y vuelve directa a La Punta. "Aquí estoy mejor que en mi piso de El Cardonal", asegura. Y aunque aclara que "sé que no me voy a curar por estar aquí, noto mejoría solo con respirar el aire del mar y, además, me mejora el ánimo", apunta. Por eso, asegura que "mientras pueda, seguiré viviendo aquí".

Estrella Díaz ha veraneado desde que era pequeña y, a sus 63 años, ya es toda una experta en la materia. Por eso, ha ido adaptando su forma de acampar con los años para poder vivir lo más cómoda posible. "Cuando eres joven puedes dormir en el suelo sin problemas, pero con la edad hay que tener más comodidades", confiesa. Así, la campista recuerda como "las primeras acampadas las hacíamos con sombrillas grandes y con sábanas colgadas en la zona conocida como el lago de Maspalomas, en Gran Canaria, algo que hoy no se podría", pero ahora veranean con una caravana.

En los últimos tiempos, el Ayuntamiento de La Laguna ha realizado diferentes mejoras en la instalación, como la reparación y pintura de los parapetos de las terrazas; la renovación de las estructuras que cubren los baños, duchas y lavaderos; la reparación de la zona de tránsito de caravanas y la reconstrucción y reubicado del sistema de energía solar para agua caliente sanitaria, servicio que, a su vez, ha permitido un ahorro energético y económico de la instalación. Aún así, Estrella Díaz afirma que podría mejorarse más la zona si se incluyeran unas lavadoras industriales y se adaptaran todos los baños para las personas con discapacidad, "ya que solo está habilitados uno en la zona alta", asegura.

El camping de Punta del Hidalgo está abierto 156 días al año, concluyendo la temporada actual de verano el próximo 14 de septiembre. Por delante quedan cinco pequeños periodos más de apertura (del 23 al 25 de septiembre, del 30 de septiembre al 2 de octubre, del 7 al 9 de octubre, del 28 de octubre al 1 de noviembre, y los días 30 y 31 de diciembre).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine