Sanidad

Diversión infantil para ganar en dulzura

Las Raíces acoge un campamento con 30 menores con diabetes en el que, además de divertirse, aprenden a convivir con su enfermedad

11.08.2016 | 04:10
Diversión infantil para ganar en dulzura
Diversión infantil para ganar en dulzura

Nuevos sensores de medición

  • La Asociación de Diabéticos de Tenerife recordó ayer al presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, la importancia de incorporar a los servicios de la Consejería de Sanidad los nuevos dispositivos de medición de esta enfermedad. En concreto, según explicó el secretario del colectivo, Francisco Darias, la tecnología ha logrado dos avances para evitar el típico pinchazo en el dedo. "Por un lado se encuentran las bombas de insulina, un sensor incorporado y conectado a un aparato que mantiene una medición constante de manera que en cualquier momento se puede conocer el nivel de azúcar y que avisa a en el caso de pase un límite mínimo", señala Darias quien añade que este dispositivo ronda en el mercado unos 300 euros y que en Tenerife solo tienen colocados alrededor de 40 menores. "En el Hospital Universitario de Canarias llevan desde enero sin implantar ninguno por falta de personal", lamenta el secretario de la Asociación. Además, hay otro dispositivo similar más económico "que se adhiere a la piel y que a la hora de la medición solo es necesario pasarle el detector por encima". Al respecto, Clavijo afirmó que hace tiempo que la Administración sanitaria recogió la demanda del colectivo: "Se está trabajando en ello y estamos analizando la fórmula para incluirlo en el sistema aunque sea a través de una fórmula para financiarlos en el caso de pacientes con más necesidades económicas", dijo el presidente tras admitir que, dada la alta incidencia en Canarias "es necesario articular un plan específico de atención a la diabetes que esperamos tener antes de que acabe el años". M. P.

Buscar alguna actividad para que los niños realicen durante el verano es una de los retos de los padres. Los campamentos se han convertido en los últimos años en una opción ideal con la que los más pequeños se divierten y conocen gente nueva. Claro, que hay colonias más específicas, con un objetivo detrás tan loable como útil. Cuando se trata de menores con alguna particularidad a veces la búsqueda es más compleja y la oferta más escasa.

En la Isla, la Asociación Tinerfeña de Diabéticos dio hace algunos años con la clave. Un campamento para pequeños que padecen la enfermedad es el reclamo perfecto no solo para ofrecerles la posibilidad de pasar una semana de una manera diferente y entretenida sino que sirve para enseñarles a convivir con su patología. No en vano la van a sufrir toda la vida.

La diabetes, con una alta incidencia en el Archipiélago, tiene además la particularidad de que modifica la rutina cotidiana de quien la padece. Y a los niños a veces no es tan fácil hacerles entender la importancia de llevar a cabo determinadas acciones de control y protección. La alimentación, el ejercicio y la medición de glucosa en sangres son solo algunos aspectos que tiene presente en todo momento un diabético y el campamento organizado por la Asociación se ha convertido en la excusa perfecta para que los niños lo interioricen.

A Carla Lorenzo le ha servido para normalizar su enfermedad. La joven, residente en La Palma y habitual en el campamento, explica que al margen de hacer amigos más allá de su enfermedad, ha aprendido a enfrentarse al ella desde el punto de vista más personal: "Antes me daba vergüenza pincharme la insulina en público y gracias al campamento me he acostumbrado", resume la joven.

Cada cosa cuenta aunque no esté entre los objetivos del campamento. El secretario de la Asociación de Diabéticos de Tenerife, Francisco Darias, resume que la colonia les permite "hacerlos más autónomos".

Para ello, hasta el próximo domingo el área recreativa de Las Raíces acogerá s a casi una treintena de niños de entre siete y 15 años que ocuparán sus días entre ocio y aprendizaje. Darias explica que al margen de tareas de diversión aprovechando las instalaciones, se ofrecen talleres según con profesionales sanitarios relacionados con su enfermedad, su tratamiento o su alimentación.

"Por ejemplo, se hace especial énfasis en la importancia de comer cinco piezas de fruta al día para que se vayan acostumbrando", explica el secretario de la Asociación quien añade que para el tiempo de ocio se cuenta con monitores y voluntarios. De hecho, según recordó el presidente de la Asociación, Julián González, "a veces dicen que contamos con demasiado personal pero entendemos que es la mejor manera de dar las máximas garantías a los chicos".

Médicos de familia, pediatras, endocrinos, enfermeros, monitores de ocio,... "Los adultos a veces se lo pasan mejor que los jóvenes", bromea Francisco Darias mientras que una de las chicas, que repite experiencia en la colonia reitera que "añade que son guays". "Nos tratan muy bien y son muy simpáticos", explica Natalie Waugh.

Risas y buen rollo aparte, lo cierto es que este campamento tan dulce es una actividad sanitaria para todos los que participan puesto que según argumenta el secretario de la asociación "no solo los menores aprenden sino también los profesionales, que están en un contacto más directo con los pacientes". "A los niños les hace mucha gracia ver a los médicos en bermudas con lo que les causa cercanía y los profesionales se implican además en todas las actividades", añade Francisco Darias, quien cifra en un millar el número de menores con diabetes en Canarias.

Vigilancia

Entre las principales preocupaciones de los padres y madres cuando aceptan que sus retoños participen este tipo de actividades se encuentra precisamente el control de la enfermedad. La diabetes implica mediciones varios veces al día para evitar la hipoglucemia, incluido por la noche, y se trata de una rutina incluida dentro del programa del campamento.

"Sobre todo cuando se trata del primer campamento de sus hijos les suele costar un poco, pero nos aseguramos de tenerlos informados", resume el secretario de la Asociación Tinerfeña de Diabéticos, quien explica que "antes de empezar se mantiene una reunión con todos ellos para informarles acerca del programa así como las actividades sanitarias y de control que se llevan a cabo para vigilar en todo momento la salud de sus hijos".

Para empezar, los propios horarios de las guardias nocturnas de los adultos se organizan teniendo en cuenta la importancia de controlar los niveles de azúcar de los pequeños. Y precisamente en esta cuestión en esta edición del campamento se ha avanzado mucho. Tanto González como Darias explican que un laboratorio ha donado a la Asociación una nueva tecnología que evita el pinchazo y las tiras reactivas: "Los niños llevan un marcador del tamaño de una moneda y al pasar el aparato ya indica el nivel de azúcar", explica Darias.

Y los chicos están encantados con el invento. Tal es así que Paula Van Der Sloot, una de las chicas con la enfermedad que asiste al campamento, aprovechó ayer la presencia del presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo para decirle un simple: "Dennos los sensores". Fue uno de los momentos más clarificadores de la visita del presidente regional al campamento que además se saldó con otros emotivos y tiernos.

A Clavijo le gusta hablar con los jóvenes y los niños y cuando les preguntó qué tal lo pasaban en el campamento la respuesta fue unánime, al más puro estilo de Miliki: "Bieeen". Eso sí, el corazón lo robó la pequeña Araceli que no sin cierta vergüenza aseguró orgullosa que gracias al campamento había aprendido a ponerse la insulina. "Ya me pincho yo sola", señaló para demostrar otro de los pequeños avances que ofrece las actividades de este tipo de iniciativas.

Los niños incluso sorprendieron a Fernando Clavijo, cuando se arrancaron con un sonoro Cumpleaños feliz para celebrar la efeméride del presidente del Gobierno. El líder del Ejecutivo, además, aprovechó su visita al campamento para felicitar a la Asociación por esta y otras acciones: "Realizan una labor muy importante porque llegan a dónde a veces nosotros desde la Administración no podemos llegar", admitió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine