El legado ecologista de Francisco Santana

Telde, en Gran Canaria, su municipio natal, estudia la posibilidad de rotular una calle o alguno de sus espacios naturales en su memoria

06.08.2016 | 23:35
Minuto de silencio celebrado este viernes frente a las Casas Consistoriales del municipio grancanario de Telde, de donde era natural el fallecido.

José Francisco Santana Álvarez, Fran Santana como se le conocía, estuvo este viernes muy presente en la plaza de San Juan del municipio grancanario de Telde. No solo por el minuto de silencio en su recuerdo que se desarrolló ante las Casas Consistoriales de su ciudad natal, sino también en las lágrimas de su hermano Víctor, el silencio contenido de otro de sus hermanos pequeños, Enrique, y en las referencias a su personalidad, bonhomía y profesionalidad por parte de quienes lo conocieron, amaron y admiraron por su principios irreductibles.

De hecho, por esta defensa de su forma de ver la vida, tanto el colectivo Turcón-Ecologistas en Acción como Izquierda Unida Canaria (IUC) Telde proponen un reconocimiento imperecedero para el fallecido. Los ecologistas creen que el mejor homenaje, además de recordar su legado, sería nominar el merendero de Melenara, con pinos marinos, con su nombre. Por su parte, IUC cree que merece una calle o un espacio público.

El foco de atención se centró en los dos hermanos, a los que los miembros de la corporación municipal presentes, empleados municipales y ciudadanos de a pie dieron su sentido pésame. Los medios de comunicación también esperaron su turno para entrevistarlos, para conocer sus sentimientos, para, en definitiva, dar cumplida cuenta a la ciudadanía del drama que ha sacudido con tanta crudeza a Fran Santana y a su familia de una manera inesperada. El agente forestal no era un novato en la extinción de incendios, ya que había participado en el de Fuencaliente y en otros más.

Víctor Santana fue el encargado de responder a las preguntas de los periodistas. Al principio parecía sereno, pero a medida que hablaba su voz se entrecortaba y alguna lágrima se escapó. Recordó que su hermano tenía una verdadera pasión por la naturaleza y fue siempre fiel a sus principios. "Dejó su trabajo fijo y seguro en Iberia para vivir la vida que quería, cerca de la naturaleza y se presentó a las oposiciones de agente de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias y las aprobó. Pero no se quedó aquí su progresión profesional, aprobó Derecho porque quería conocer todo lo relacionado con la legislación medioambiental para defenderla mejor", destacó Víctor Santana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine