Hacer la compra es cosa de todos

Calidad y Consumo del Cabildo de Tenerife ofrece talleres dirigidos a adultos y niños que se centran en el consumo responsable, los servicios financieros, la alimentación y la seguridad en la red

07.08.2016 | 04:00
El presidente del Cabildo junto a varios menores en uno de los talleres.

Cursos sobre cláusulas abusivas

  • El Centro de Calidad y Consumo también ofrece cursos para afectados por las cláusulas suelo o abusivas. Están destinados principalmente a personas afectadas o interesadas en el tema. Estas charlas son impartidas por expertos en el sector, como jueces ya jubilados. Además, se realizan charlas en colaboración con responsables de asociaciones, como es el caso de la Asociación de bancos, cajas y seguros (Adicae). A esto se añaden los foros que realiza el centro cada dos meses, donde participan afectados por las cláusulas abusivas y pueden compartir sus experiencias. Otro de los trabajos que desarrolla es la resolución de conflictos y quejas. Así, el organismo tiene un servicio de protección económica en el que se les da respuesta. La responsable del programa, Leticia Rodríguez, explica que una de las más recurrentes son aquellas que tienen que ver con las telecomunicaciones y la telefonía móvil. "Lo que más recibimos son quejas del ámbito de las telecomunicaciones y telefonía móvil, nosotros intentamos mediar para resolver el conflicto y evitar acudir por otras vías", afirma. En el periodo vacacional el centro se encarga de realizar una evaluación del trabajo realizado para así mejorar sus debilidades y reforzar sus fortalezas, dando respuesta a los problemas que puedan surgir. Para ello, se emite un informe a la Facultad de Pedagogía y Educación de la Universidad de La Laguna (ULL), que luego es remitido con los resultados del análisis. LOT

El Centro de Calidad y Consumo del Cabildo, situado en el municipio de La Laguna, se encarga de prestar información a los centros educativos y particulares sobre hábitos alimenticios saludables. Cuenta con un observatorio que ofrece diferentes actividades sobre alimentación, consumo y seguridad en la red.

Uno de los talleres más demandados por los centros trata sobre compra y consumo responsable. En el taller se les otorga a los menores un presupuesto con el que deben realizar una compra sostenible. Para ello, disponen de un espacio habilitado en el que se simulan las instalaciones de un supermercado real.

La responsable de esta actividad, María Leticia Rodríguez, señala que se trata de una de los talleres que más disfrutan los niños; dentro de la misma se les enseña cómo se producen algunos alimentos. "Este año pudimos traer pescado infectado de anisakis para que los niños lo pudieran ver y analizar", indica. En el Centro de Calidad y Consumo los más jóvenes también aprenden a elaborar pan artesanal y a identificar los colorantes del los productos que toman habitualmente.

Por otra parte, se educa a los niños en asuntos como la seguridad vial a través de circuitos, esto se hace en colaboración con la Dirección General de Tráfico. En el año 2015 el Centro recibió a 200 alumnos de diferentes colegios del Sur y del Norte.

El Centro de Calidad y Consumo cuenta con una página web, en donde particulares, centros educativos y empresas pueden acudir para obtener la información necesaria acerca de los cursos, así como inscribirse en los talleres que deseen a través de un formulario.

Las áreas tienen una metodología de trabajo diferente, aunque están coordinadas, pues no se entiende una sin la otra. La responsable destaca que las empresas que colaboran con las actividades que se desarrollan en el centro "cada vez son más activas y están más concienciadas con el consumo responsable". Las empresas ven como algo positivo apoyar el consumo responsable, ya que les proporciona una imagen de confianza frente al consumidor.

Un total de 312 entidades colaboran con el organismo, entre las que se encuentran: Danone, Libbys o Lidl. Además, Leticia Rodríguez destaca que existe una gran implicación de los docentes por inculcar a los niños la importancia de consumir "productos canarios".

En el caso de los centros educativos el principal objetivo es concienciar a los menores sobre la vida útil de los productos o envases enseñándoles los componentes tóxicos de cada producto, para que sepan distinguir cuáles son los más perjudiciales para el medioambiente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine