El Sur roza el lleno aun en temporada baja

La convulsa situación que atraviesan destinos competidores como Turquía dispara la demanda de alojamientos en la Isla - Los establecimientos hoteleros están cerca del 90% de ocupación media

20.07.2016 | 00:27
El Sur roza el lleno aun en temporada baja
El Sur roza el lleno aun en temporada baja
Silvio Spínola
"La próxima semana será mejor porque los niños británicos inician sus vacaciones"
Comerciante: Silvio Spínola ya ha notado el incremento de turistas en el sur de la Isla pero asegura que el aumento serán aún mayor la próxima semana, ya que comienzan las vacaciones escolares en el Reino Unido.

 

 
María V. y Julia H.
"La gente ha perdido el miedo a la crisis y consume un poco más que antes"
Trabajadora restauración: Las trabajadoras del bar The Corner, María Valladares y Julia Hernández, han visto como los clientes han perdido el miedo a la crisis. "Antes venían con el presupuesto algo más ajustado y ahora no miran tanto los precios", señalan.

 

 
Lorenzo Armas
"Veo más extranjeros y menos peninsulares que en otros veranos en esta zona"
Usuario de la playa: El tinerfeño Lorenzo Armas, que reside en Santa Úrsula, suele ir a las playas de Los Cristianos a darse un baño y reconoce que este verano abundan los turistas extranjeros por encima de los nacionales en plena temporada baja.

 

 
Scott Bradley
"La Isla debe atraer a turistas de mayor nivel adquisitivo, como en Marbella o Ibiza"
Comerciante: El vendedor de excursiones por toda la Isla, Scott Bradley, sostiene que ha visto como el número de turistas ha subido pero lamenta que la Isla se venda como un destino barato y no se parezca a sus vecinas Marbella o Ibiza.

 

 
Anne R.
"Los mejores visitantes son los ingleses. Son los que más gastan"
Dependienta: La dependienta Anne R. no considera que el Sur esté pasando por su mejor momento. No obstante, reconoce que lo clientes británicos son los mejores ya que "miran menos el precio". Para Anne, los centros comerciales están perjudicando a las pequeñas tiendas de souvenirs como la suya.

 

 

Playas a rebosar, terrazas sin una mesa libre y tiendas de souvenirs atestadas de gente. El sur de la Isla roza el lleno a pesar de estar en temporada baja. La difícil situación que atraviesan destinos competidores como Turquía, Túnez o Egipto está disparando la demanda de turistas en Tenerife en meses que suelen ser complicados para el sector. Los establecimientos hoteleros del Sur están cerca del 90% de ocupación media en pleno julio y la previsión es que el resto del verano siga la misma tónica. Comerciantes y trabajadores de la restauración celebran las buenas cifras pero lamentan que los nuevos visitantes suelan ser de menor poder adquisitivo.

Así lo sostiene también el presidente de la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel), Jorge Marichal, quien apunta que los visitantes que han optado por la Isla, "son turistas diferentes que normalmente gastan menos en el destino". No obstante, la patronal sostiene que los datos del mes de julio "son muy buenos" y destaca además, el buen comportamiento del sector en el mes de mayo, que está situado en una zona valle, tras el fin de la temporada alta y el inicio del verano, y que este año, sin embargo, "ha mostrado un gran equilibrio".

Según los números que maneja Ashotel, de continuar así, el verano en el sur de la Isla batiría el récord de los últimos años. Desde el 2015, donde ya se produjo una ligera mejora, hasta este año, la ocupación subiría más de tres puntos en esta comarca, y dos en la zona Norte. Para Marichal, este buen momento "es el oportuno para mantener renovados los establecimientos obsoletos y crecer en competitividad de los negocios hoteleros".

En el núcleo turístico de Los Cristianos, en Arona, el incremento de turistas se nota a simple vista. En uno de los puestos de excursiones cercano a la playa de Las Vistas, Silvio Spínola reconoce que "hay muchos más visitantes de lo normal". "Ahora mismo nadie quiere ir a países árabes o con problemas con el terrorismo y eso nos ha beneficiado", señala antes de parar para atender a un cliente. "El comercio ha mejorado un 10% pero los hoteles mucho más porque los que están llegando son turistas que suelen optar por el 'todo incluido'", añade.

Delante de su puesto, en el paseo marítimo de la localidad, los grupos de familias con flotadores, pamelas para protegerse del sol y parasoles en la mano se suceden unos tras otros. "Y la próxima semana se esperan más, ya que empiezan las vacaciones escolares en Inglaterra", apunta Spínola sin apartarles el ojo. El comerciante asegura que de ellos -del turista británico- dependen "un 30% o 40%". "Es un turista que viene a gastar, igual que el alemán o el holandés", aclara.

A la invasión de visitantes se suma esta semana la llegada de la primera ola de calor. Por eso, en Los Cristianos, las heladerías y cafeterías hacían ayer su agosto. En una mesa, cañas de cervezas bien fresquitas, en otra, jarras de sangría y copas de helados con sirope por encima. Detrás de la barra del bar The Corner, María Valladares, afirma que "parece que la gente le va perdiendo el miedo a la crisis". "No solo hay más gente, sino que ya sueltan algo más el bolsillo", señala la trabajadora. Valladares, mientras coge la comanda en inglés de una pareja que opta por una batido de chocolate para aliviar el calor, puntualiza que "ya se no ve tanto eso de compartir postre o pedir solo una bebida para toda la comida".

La empleada, que lleva tres años trabajando en la cafetería, asegura que ha sido testigo "de la evolución del sector". "La cosa ha mejorado mucho el año pasado y este", destaca. Valladares también resalta la masiva llegada de visitantes italianos en los últimos tiempos. "Ha sido todo un boom", sostiene antes de servir unos helados a sus clientes.

Algo más crítico es Scott Bradley quien, a la puerta de su local, llama la atención de los viandantes para venderles sus excursiones por toda la Isla. "Vivimos en un paraíso y, sin embargo, lo vendemos muy barato", comenta. Para el comerciante, Tenerife debería conseguir atraer a turistas de mayor nivel adquisitivo. "La Isla todavía es un reclamo barato de cañas a un euro, fish and chip y kebab", critica mientras saluda a otro vendedor. "Estamos hablando de los precios", le aclara.

Para Bradley, los meses de junio y julio de este año "están siendo mejores". "Lo malo es que se nota que el que está llegando es un visitante que no sale del hotel y que no consume fuera del establecimiento", destaca. Al comerciante le gustaría que Tenerife se pareciera más a Marbella o Ibiza, "donde al turista no le importa pagar 50 euros por entrar a una discoteca".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine