Canarias, con el pueblo saharaui

Tenerife abraza a los niños saharauis

210 menores cambian este verano sus casetas en el campo de refugiados de Tinduf por las casas de sus familias de acogida en la Isla - La mayoría de los que repiten vacaciones en Canarias sueña con ir a la playa y los parques

10.07.2016 | 13:37
Tenerife abraza a los niños saharauis
Familias de acogida abrazan a los niños saharauis.
Familias de acogida abrazan a los niños saharauis.

Al fin en 'casa'

  • Los 210 niños que estarán en casas de acogidas canarias durante los próximos dos meses no veían el momento ayer de poder encontrarse con sus nuevas familias. Los nervios eran compartidos, tanto ellos como los que serán sus padres, tíos, hermanos y abuelos durante las ocho semanas que quedan por delante antes de poner fin a su aventura. Los abrazos, las muestras de cariño e incluso las lágrimas -en las imágenes- se repitieron durante toda la jornada en la que conocieron quiénes cuidarán de ellos

Conocen la playa gracias a las vacaciones que han pasado en Canarias. Cuando se van es, junto a su familias de acogida, lo que más echan de menos. Muchos de los niños saharauis que desde ayer disfrutan de sus merecidas vacaciones en las Islas reconocen que jugar en el mar y en la arena es el recuerdo más bonito que se llevan de su estancia.

El viaje entre su casa y su destino para pasar dos meses de vacaciones ha sido largo. Muchos no durmieron después de salir de sus casas a primera hora de la mañana del viernes. Por la tarde cogieron el avión en Tinduf para ir directamente a Argelia desde donde partieron rumbo a Tenerife. Llegaron al Aeropuerto del Sur pasadas las cinco de la madrugada del sábado y no fue hasta las 09:30 horas no pudieron ver a sus familias de acogida, las mismas que compartirán sus vidas con ellos durante las próximas semanas.

Vienen con lo puesto. Un abrigo inexistente que se suple con las camisas y pantalones de manga larga que lucen. Y es lo mejor que tienen. La maleta se le llevarán llena de ropa y regalos para los suyos gracias a la solidaridad de los que abren sus hogares para dejarles entrar sin condiciones.

La sonrisa también la traen del Sahara. Se muestran felices, con ansias de empezar a disfrutar cuanto antes. En total, 210 niños procedentes de los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf llegaron ayer a las islas. Fueron recibidos por familias canarias que durante dos meses harán posible que los pequeños disfruten de vacaciones en las Islas. A Tenerife llegaron 135, la mayor cantidad. De ellos, algunos todavía tenían que coger el avión o el barco para trasladarse hasta su destino definitivo en La Palma, La Gomera, El Hierro o Fuerteventura. El resto, desde Argelia, aterrizaron directamente en Gran Canaria.

Durante su estancia muchos podrán ir al médico para tratar algunas dolencias que en casa no pueden por la falta de recursos que hay en la zona o por los escasos ingresos de sus familias. Se irán a casa como nuevos y eso compensa más a sus padres que el dolor por despedirse de ellos cada verano. Dejan atrás las temperaturas más duras de todo el año, algo que agradecen al llegar a Canarias y disfrutar del clima del Archipiélago.

La iniciativa se desarrolla en España desde hace 30 años. Se enmarca dentro del programa solidario Vacaciones de paz 2016 por el que se da la oportunidad a miles de niños de disfrutar durante el verano de unas vacaciones en España. El 8 de septiembre tendrán que decir adiós, aunque para eso aun queda muchas semanas por delante en las que no dejarán de disfrutar.

De hecho, directos a la playa se iban ayer Seif y su familia de acogida. La que será su madre durante los próximos dos meses, Paola Pérez, tiene claro que Seif llega a su casa para enseñarles. "Nos da una lección de vida. Nos ayuda a ser mejores personas y por eso es un placer tenerlo aquí", explicó. Para ella esta es la razón principal por la que anima a todas las familias a recibir en sus casas durante el verano a estos niños. "Ellos disfrutan y sin duda lo merecen", confirmó para añadir que "donde comen dos comen tres".

Entre madres

Paola ha hablado directamente con la madre de Seif. Es consciente de que su familia, la que se queda en el Sahara, sufre por tener que estar lejos de él durante el verano. "Le dije que lo cuidaría como si fuera mío, igual que cuido a mis hijas", aseguró. "Él, y todos, son muy agradecidos con todo lo que se les da, lo que se les enseña; eso nos demuestra qué es lo realmente importante en la vida", sentenció.

María José Cáceres no podía aguantar las ganas de sonreír. "Al fin la tengo conmigo", declaró mientras abrazaba a su hija de acogida. Este es el segundo año que pueden disfrutar juntas y tiene claro que repetirá mientras pueda hacerlo. "Al principio nos llamaba la atención y luego pruebas, todo va bien, y te enganchas porque merece mucho la pena", comenta. Pasarán estos meses en Tacoronte, entre el parque y la playa. Lo que importa ahora es divertirse.

La pequeña Derjyala pasará sus vacaciones en Bajamar. "Hay piscina, playa y familia buena", comenta. Convivirá estos sesenta días junto a la familia González Afonso. "Empezamos trayendo al hermano para que pasara los veranos con nosotros y cuando cumplió los 14 años ya no pudo venir más", explicó Lorena Afonso. Ahora le toca el turno a Derjyala. Aprovechará su estancia en Tenerife para ir al médico, como muchos de sus compañeros. "Es propensa a tener placas así que se irá a casa mucho mejor", detalló Jerónimo González.

De toda la familia quien se siente realmente contenta -al menos casi en la misma cantidad que Derjyala es Gara González. "Derjyala es mi hermana del Sahara", atinó a decir la niña mientras la abrazaba. Durante las próximas semanas tendrán muchos tiempo para compartir experiencias. "Ella es muy cariñosa y a nosotros nos encanta serlo con ella", valoró la madre de acogida.

Marisol Méndez no paró de llorar. Desde que entró en el pabellón de deportes buscó y buscó junto al resto de padres de acogida a Farayi Mohamed. "Es muy gratificante tenerlo aquí y sé que el nos ayuda más a nosotros que nosotros a él", subrayó. Este es el segundo año que pasará con su nueva familia durante dos meses. "Si pudiera me traería a más porque es bonito conocer diferentes culturas. Ver las necesidades que tienen otros nos hace comprender lo pequeños que son nuestros problemas", agrega.

Gabriel Fajardo, su hijo, estaba tan nervioso como ella por recibir a Farayi. "Le ha costado dormir", prometió Marisol. Gabriel, embelesado mientras mira a su hermano del Sahara, sabe que ahora estarán dos meses jugando sin parar. "Le ha enseñado a compartir y cuando no está lo echa mucho de menos", confirmó su madre.

Nieves González tampoco tenía palabras para describir ayer su alegría. Zaina Jatri llega a su casa como un auténtico torbellino para revolucionarlo todo. "La hemos echado mucho de menos porque con este ya son tres años viniendo a estar con nosotros", contó, aunque en el mes de febrero estuvo visitándola en el Sahara. "Me aporta mucha energía. Me da vida", añadió.

La mayoría de estos niños sienten que las personas que los acogen como si fueran de su propia familia. Sukeina N´diaye, presidenta de la Comunidad Saharaui en Tenerife dio las gracias a todos que se han animado a acoger estos meses. "La familia que acoge a uno de nuestros hijos es nuestra familia", confirmó. Consciente de que es mucha responsabilidad, no dudó en poner en valor la importancia de este tipo de acciones, que ayudan a crear lazos entre ambas culturas.

Esta iniciativa de acogimiento está gestionada por las Asociaciones de Amigos del Pueblo Saharaui, en colaboración con la Delegación Nacional Saharaui y las delegaciones saharauis en las distintas Comunidades Autónomas.

El vicepresidente de la Asociación Canaria de Amistad con el Pueblo Saharaui, Alberto Negrín, era ayer la cabeza visible ante las familias como responsable del proyecto. "Muchos de ellos están pasando auténticas dificultades por eso es tan bueno que pasen al menos unos meses con nosotros", aseguró. La parte médica es también un motivo primordial para muchos ya que las carencias en este sentido son demasiado abrumadoras para los pequeños y sus familias.

"Con la crisis la cantidad de acogimientos ha bajado un poco en los últimos años, pero son muchas las familias que se mantienen", concretó. Para formar parte de este grupo de familias solidarias el procedimiento nada tiene que ver con tener demasiada solvencia económica. Tan solo es necesario inscribirse a través del teléfono de la asociación. Se realizará un informe de la familia que determinará si son válidos o no para acoger.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tenerife

Un valle con encanto
Un valle con encanto

Un valle con encanto

La Orotava, Puerto de la Cruz, Los Realejos o Icod de los Vinos son destino perfecto para...

Tenerife contará con 8 nuevos hoteles de 5 estrellas

Tenerife contará con 8 nuevos hoteles de 5 estrellas

Cuarenta y cuatro hoteles tinerfeños invertirán 282 millones en reformas para mejorar turistas

Así ha cambiado Tenerife durante los últimos 30 años

Así ha cambiado Tenerife durante los últimos 30 años

La última actualización de la herramienta Google Timelapse compara imágenes de satélite de todo el...

Clavijo destaca que la FP dual permite casar la educación con el empleo

Clavijo destaca que la FP dual permite casar la educación con el empleo

El Centro de Formación Profesional Las Indias, en Santa Cruz de Tenerife está incluido en el...

Aparatos para contar vehículos y senderistas en las pistas forestales

Aparatos para contar vehículos y senderistas en las pistas forestales

La Corporación dispondrá de 8 aforadores y 25 puntos de control repartidos por la Corona Forestal

Homenaje a una helada milagrosa

Homenaje a una helada milagrosa

El Acuartelamiento de Hoya Fría acoge los actos en honor a la Patrona de Infantería

Enlaces recomendados: Premios Cine