Puerto de la Cruz

San Telmo, la ermita del botellón

Los jóvenes que se reúnen en la zona llenan de pintadas vandálicas sus muros del siglo XVIII

20.06.2016 | 14:16
Tanto los muros de la ermita de San Telmo como los adyacentes aparecieron llenos de grafitis que fueron borrados poco después por personal municipal.

La ermita de San Telmo forma parte de la historia de Puerto de la Cruz. Pero la capilla, fundada por el gremio de los mareantes, ha acabado en ocasiones manchada por pintadas y como lugar donde los jóvenes se concentran, especialmente los fines de semana, para hacer botellones. La Policía Local de la ciudad turística ha actuado en diversas ocasiones pero la presencia policial no es suficiente para poner en orden este lugar. La falta de iluminación favorece este tipo de hechos vandálicos, a pesar de los desvelos de la Hermandad de San Telmo que procura que el lugar no decaiga.

El fundador de la Hermandad de San Telmo, Santiago Socas, apuntó a la opinión de tenerife que habló con el concejal del Ayuntamiento y las pintadas fueron borradas. "La culpa del abandono de la ermita no la tiene ni la Hermandad ni el Obispado. Yo soy santelmero y fundador de la Hermandad y me preocupo enormemente porque la zona esté limpia", añadió

Según la página web del Centro de Iniciativas Turísticas de Puerto de la Cruz, la ermita fue fundada hacia 1780 por el gremio de los mareantes y dedicada al padre dominico San Pedro González de Bromista o San Pedro Telmo, patrón de los marineros. La imagen del santo que se conserva en este pequeño templo data de finales del siglo XVIII. En los terrenos de la plazoleta exterior existió la Batería de San Telmo, de la que en la actualidad quedan algunos vestigios, como las garitas y una parte de las empalizadas de tea que en otro tiempo cerró este pequeño recinto fortificado, uno de los cuatro construidos a lo largo de la costa del antiguo Puerto de La Orotava para repeler los ataques de los piratas. La batería de San Telmo defendía las naves que fondeaban enfrente de la ermita, en el llamado Limpio del Rey. En el otro extremo del paseo de San Telmo se ubica el mirador de la Punta del Viento, llamado así por estar orientado en la dirección del viento dominante. Desde aquí se divisa una hermosa panorámica de El Boquete, o playa de San Telmo, y de todo el Complejo Turístico Costa de Martiánez. Numerosos turistas se reúnen en este mirador para contemplar el espectacular rompiente de las olas contra los riscos. La escultura Spectator, del artista portuense Arnoldo Évora, adorna uno de los rincones de la terraza".

Todo este idílico pasaje se viene abajo cada vez que llegan los fines de semana, puesto que numerosos jóvenes se concentran en los alrededores para practicar botellón, según pudo saber la opinión de tenerife por fuentes de la Policía Local de la ciudad turística, que ha tenido que intervenir en más de una ocasión. Además, según estas mismas fuentes, alguna vez la Policía detectó que alguien intentó forzar la entrada al templo. En este punto, el fundador de la Hermandad de San Telmo no está de acuerdo, ya que, según relató Santiago Socas, "la cerradura fue cambiada para evitar este tipo de actos".

En la actualidad, la comunidad católica alemana celebra misa en este antiguo templo portuense. "Yo tengo 69 años y aún me pongo la camisa dedicada a San Telmo", manifestó el fundador de la Hermandad, quien añadió "en la actualidad, el párroco de Nuestra Señora de La Peña de Francia, el padre Luis es el párroco de la ermita de San Telmo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine