ÚLTIMA HORA
Derrota del Iberostar Tenerife (65-71)
Limpieza del litoral de Santa Cruz

Toda la basura, fuera de Las Teresitas

25 voluntarios de la asociación Promemar recogen media tonelada de residuos del agua de la playa chicharrera

13.06.2016 | 11:36
Algunos de los buceadores que participaron en la limpieza.

Tres neumáticos, un gran tronco, diferentes aparejos de pesca, un cubo de plástico y decenas de latas y botellas de plástico son solo algunos de los objetos que los voluntarios de Proyectos Medioambientales Marinos (Promemar) sacaron ayer de la playa de Las Teresitas. En total, media tonelada de basura que estaba alojada tanto en el lecho marino, justo en la zona donde nadan los bañistas, como en la parte trasera de la playa, donde se ubican los aparcamientos.

Entre las 10:00 y las 16:00 horas, 11 buceadores y otras 15 personas buscaron en los diferentes lugares desechos olvidados por los visitantes, con el objetivo de depositarlos donde deben estar, en los correspondientes contenedores y vertederos.

Carmen Macías es una de las voluntarias de Promemar que participó ayer en el zafarrancho de limpieza de esta playa de la capital. Asegura que la gente todavía no está suficientemente concienciada respecto al cuidado del medioambiente y en especial sobre lo perjudicial que es dejar los desechos atrás después de pasar un día de playa.

Lo que más ha llamado la atención de los voluntarios es haber encontrado hasta tres neumáticos en el fondo del agua. "Los únicos que utilizan neumáticos aquí son los propietarios de las barcas, pero nunca se ve tirar nada a nadie así que pueden proceder de cualquier otra parte", afirma Macías.

Sin embargo, sí que hay otro tipo de residuos, como restos de mangueras y otros aparejos, que proceden indudablemente de las decenas de barcas que hay en Las Teresitas.

Sin embargo, esta voluntaria asegura que los problemas de la playa no están ocasionados por los barcos, sino por las personas "que tengan una barca o no la tengan, tiran desechos al mar".

Macías asegura no entender por qué la gente no retira los desperdicios que lleva a la costa. "Yo también voy a la playa y tengo cuidado de no dejar nada tirado", señala. Para ella, los ciudadanos no tienen en cuenta pequeños detalles, como el vaso de plástico que se lleva el viento, la colilla que se entierra en la arena o la bolsa que va a parar al mar. "Son pequeños descuidos que parecen no tener consecuencias, pero las tienen y muy graves", afirma.

Por eso, la asociación además de llevar a cabo una labor de limpieza del litoral coloca una carpa en la arena para dar información medioambiental a los visitantes. "En concreto les decimos que todo lo que traigan se lo lleven o lo dejen en los contenedores que hay por toda la playa", explica Macías. Quienes se acercaron ayer al puesto que la organización había colocado al principio de la playa también pudieron recibir información sobre reciclaje, para saber qué es lo que deben hacer con cada tipo de desecho que produzcan en la playa.

A parte, la asociación también aporta a los bañistas información sobre pesca sostenible y consumo responsable de pescado. "Les decimos que deben comprar pescado solo donde estén seguros que no procede de la pesca furtiva, porque esta no respeta las tallas mínimas ni las cantidades", explica.

Esta organización realiza dos limpiezas al año en la playa de Las Teresitas. "Ojalá no tuviéramos que venir dentro de seis meses, pero tendremos que hacerlo", asegura Macías. Según comenta la portavoz de la asociación, de media sacan del litoral media tonelada de basura en cada actuación.

Sobre un plástico extendido en el suelo, los voluntarios mostraban a quienes paseaban por la playa el catálogo de desechos que habían sacado del agua. "La gente se sorprende mucho porque no piensa que se puede estar bañando entre tanta basura", mantiene.
Sin embargo, a pesar de que la playa estaba ayer abarrotada de cientos de personas disfrutando de un caluroso día, ninguno se ofreció para ayudar a los voluntarios de la asociación.

Roberto Corona es uno de los buceadores voluntarios que colaboró ayer en la limpieza del fondo marino de Las Teresitas. Él es un submarinista veterano que no se pierde ninguna actividad. "La gente solo nos mira con curiosidad para ver qué sacamos, pero nadie colabora", concluye.

Macías señala que la acumulación de basura en el litoral tiene efectos realmente perjudiciales para el medioambiente. En concreto, la playa de Las Teresitas es un criadero de los angelotes, una especie protegida, que puede ver afectada su cría por los desperdicios. Además, en la playa tal y como recogen los carteles informativos que colocó hace un año el Ayuntamiento hay presencia de otras muchas especies que pueden verse perjudicadas por los vertidos.

La voluntaria de Promemar advierte que los animales confunden los restos de plástico con alimentos por lo que se los comen. "Esto al final también acaba repercutiendo al ser humano a través de la pesca, ya que consumimos los peces que se han estado alimentado de estos residuos", explica.

Macías critica que no exista un servicio de limpieza submarina municipal, similar al que se realiza en la arena cada mañana. "Todo lo que durante la noche queda en la playa, el viento lo lleva al mar, pero nunca se lleva a cabo una limpieza del fondo marino", lamenta. Además, señala que la parte trasera de esta zona de la costa "necesita una limpieza a fondo con personal y material especializado", argumenta.

Los voluntarios, con la satisfacción del trabajo realizado, disfrutan después de acabar la limpieza de un almuerzo sobre la arena. "Después de cuarto años ya somos como una familia", asegura Macías, quien mantiene que este es el mejor momento del día "porque te sientes bien después de haber hecho algo bueno por el medioambiente".

La asociación lleva a cabo una limpieza mensual en playas de toda la Isla. La próxima cita será en julio en Puerto de la Cruz, después de la Embarcación de la Virgen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine