Retiran 1.500 kilos de basura de la vivienda de la 'anciana del balcón'

El Ayuntamiento de Santa Cruz activa el ´protocolo de Diógenes´ para la vecina que lleva encerrada en su casa diez años. Olga tiene heridas en las piernas

11.06.2016 | 17:20
Olga Marcilla, la ´anciana del balcón´.

Los operarios de limpieza del Ayuntamiento de Santa Cruz sacaron el pasado martes 1.500 kilos de basura de la casa de Olga Marcilla, conocida ya como la anciana del balcón, cuya historia descubrió La Opinión de Tenerife. La Concejalía de Servicios Públicos, a petición de la de Medio Ambiente y a raíz de varias denuncias vecinales, ha activado el denominado protocolo de Diógenes, que se aplica para aquellas viviendas de personas que padecen dicho síndrome. Olga Marcilla, tal y como contó este periódico el 23 de mayo, lleva encerrada en su casa, en el número 10 de la avenida Islas Canarias, unos diez años, acumulando gran cantidad de basura.

Esta vecina, hija de militar a la que nunca le faltó de nada y que era admirada por su amabilidad y por lo bien arreglada que iba siempre, se pasa ahora todo el día asomada en su balcón pidiendo a gritos, o golpeando con sus manos la pared, que le suban comida a través de una cuerda que ella misma facilita. Olga se niega a salir a la calle porque tiene miedo de que le quiten su casa, según ella misma cuenta. Tampoco permite que nadie acceda a su vivienda, aunque finalmente el martes los operarios del Ayuntamiento lograron entrar en la misma y proceder a su limpieza. En el inmueble se acumulaban sobre todo bolsas, papeles, revistas y periódicos.

Asimismo, esta ciudadana tuvo que ser trasladada a un hospital para que fuese atendida por unas heridas que tenía en las piernas. El IMAS (Instituto Municipal de Atención Social) del Ayuntamiento capitalino indica que se está realizando un seguimiento del caso de Olga Marcilla, aunque fuentes municipales aseguran que poco se puede hacer, pues esta ciudadana no está incapacitada, tiene su propia casa, de la que es propietaria, y recibe una pensión, "que le permite vivir perfectamente", según cuentan los propios vecinos de la zona.

Sin embargo, la anciana del balcón requiere de una especial atención "porque padece el síndrome de Diógenes y porque se pasa el día asomada y sin los cuidados necesarios". Así lo manifiesta Concepción Bethencourt, conocida como Conchi y encargada de la hamburguesería Happy Burger, situada en uno de los locales del edificio de Olga Marcilla. Conchi le da de comer todos los días y a todas horas a través de la cuerda, porque "me da mucha pena". Ella estaría dispuesta a encargarse de Olga, de ser su tutora, algo que debe establecer el Juzgado.

Sobrinos

Conchi cuenta que tiene un hermano que vive en Estados Unidos y varios sobrinos que residen en la Isla, pero "pasan totalmente de Olga, ni la cuidan, ni se preocupan ni vienen a verla". La historia de la anciana del balcón, descubierta por la opinión de tenerife, ha despertado el interés incluso de medios de comunicación nacionales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine