ÚLTIMA HORA
Al menos dos muertos tras chocar un tren y un autobús escolar en Francia
Santa Cruz

El Consistorio reduce a más de la mitad la zona de las barcas en Las Teresitas

El Ayuntamiento, "para garantizar la seguridad de los bañistas", balizará de manera provisional 15.000 metros cuadrados de los 36.400 que ocupan las embarcaciones

11.06.2016 | 02:00

El Ayuntamiento de Santa Cruz, "ante el problema de seguridad que existe en Las Teresitas para los bañistas" y hasta que se ejecute un proyecto definitivo de fondeo, ha decidido balizar de manera provisional unos 15.000 metros cuadrados de la playa para las embarcaciones que allí se encuentran, zona en la que quedará terminantemente prohibido el baño. De esta manera, se reducirá a más de la mitad la superficie que, actualmente, ocupan las barcas de manera irregular, que es de 36.400 metros cuadrados, lo que significa que medio centenar de las 170 que hay, tendrán que ser retiradas. El Consistorio espera que el balizamiento provisional, para el que aún no se ha establecido presupuesto, pueda llevarse a cabo este mismo verano.

Así lo anunciaron ayer los concejales de Medio Ambiente y de Infraestructuras, el popular Carlos Correa y el nacionalista José Alberto Díaz-Estébanez, quienes indicaron que, a pesar de que el Ayuntamiento ya cuenta con una propuesta de proyecto definitivo de fondeo, se ha optado por ejecutar primero una medida provisional mientras se espera a que la Dirección General de Costas dé el visto bueno a dicho proyecto y mientras se decide qué administración es la que debe financiarlo y llevarlo a cabo. El proyecto ejecutivo para la ordenación de la zona de fondeo de Las Teresitas supondría una inversión de 130.000 euros.

Correa y Díaz-Estébanez recordaron que a finales de abril el Consistorio chicharrero se comprometió ante el subdelegado del Gobierno central, Enrique Hernández Bento, a elaborar en el plazo de un mes una propuesta de proyecto para el balizamiento y fondeo de la playa, con el fin de que el Estado paralizara el procedimiento que obligaba a retirar de manera inmediata todas las embarcaciones de pesca y de recreo que se encuentran en Las Teresitas. Dicha propuesta ya ha sido remitida a Costas. "Hemos solicitado una reunión para determinar quién debe ejecutar el proyecto. Esta Corporación local considera que la competencia es del Estado", indicó el edil de Infraestructuras. Y hasta que la Dirección General de Costas y el Ayuntamiento de Santa Cruz logren ponerse de acuerdo, se ha optado por llevar a cabo un balizamiento provisional.

La propuesta de proyecto definitivo, que el Ayuntamiento encargó a la empresa Civil Port y en la que se ha gastado 2.000 euros, reduce a 11.134 metros cuadrados la superficie actual de fondeo, que es de 36.400, por lo que es aún menor que la que se establecerá con el balizamiento provisional que ejecutará el Consistorio, de unos 15.000 metros cuadrados. Los concejales de Medio Ambiente y de Infraestructuras destacan que la futura superficie apenas supondrá el 5% del total de la playa, pero tendrá capacidad para unas 80 embarcaciones de las casi 170 actuales. "Se propone un sistema de anclaje y de amarre por proa y popa, con boyas y con los elementos denominados muertos que se colocan en el fondo del mar. Se establecerán unos canales de navegación y una única entrada y salida de las barcas, que será por la dársena, nunca por la playa. La zona quedará totalmente protegida y a ella no podrán acceder los bañistas, al igual que las embarcaciones no podrán salir de dicho espacio", explicó el concejal de Medio Ambiente.

Con respecto a las barcas que podrán utilizar la zona de fondeo de Las Teresitas, los ediles indicaron que se establecerán una serie de criterios, entre los que se encuentran como condiciones indispensables que los propietarios estén empadronados en la capital y que demuestren "tradición pesquera". Asimismo, las barcas no podrán medir más de ocho metros, "a excepción de las que son de pesca profesionales", aclaró el concejal de Infraestructuras. "Estos requisitos también se exigirán con el balizamiento provisional", añadió.
Correa y Díaz-Estébanez quisieron dejar claro que los permisos que se otorguen para las barcas, "ya sea por autorización o por concurso público", no serán "para toda la vida, es decir, no se podrán traspasar ni tampoco utilizar para embarcaciones nuevas". "Una vez que acabe la vida útil de las barcas, se pondrá fin al permiso, por lo que llegará un momento en el que no haya embarcaciones en Las Teresitas", añadió el concejal de Infraestructuras.

Los ediles de Medio Ambiente y de Infraestructuras del Ayuntamiento capitalino confían en llegar a un acuerdo con la Dirección General de Costas para ejecutar el proyecto definitivo de fondeo, y garantizar así la seguridad de los bañistas y la permanencia en la playa de aquellas barcas con tradición pesquera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine