Congreso Tenerife + Sostenible

El Cabildo destina 114 millones a nuevas instalaciones para la gestión de residuos

La Corporación insular aumentará el número de puntos limpios y pondrá en marcha un centro logístico en Tacoronte

11.06.2016 | 04:03
Parte del público asistente al Congreso Internacional Tenerife + Sostenible

El Cabildo de Tenerife invertirá en los próximos años 114 millones de euros en la construcción de nuevas infraestructuras para mejorar la gestión de los residuos de la Isla. Así lo detalló ayer el jefe del Servicio Técnico de Desarrollo Sostenible del Cabildo, Alejandro Molowny, en su intervención que abrió ayer la segunda jornada del Congreso Internacional Tenerife + Sostenible.

Molowny explicó que entre las nuevas instalaciones que se pretenden crear se encuentran la ampliación de puntos limpios, que pasarán de cinco a 12 y la puesta en marcha de otro centro logístico de residuos, que se ubicará en Tacoronte. El Cabildo insular tiene previsto además poner en funcionamiento una nueva planta de envases en el Área Metropolitana, la creación de tres plantas de compostaje, el refuerzo de la capacidad de la planta de la comarca de Acentejo, entre otras actuaciones.

Todas estas nuevas instalaciones serán necesarias para alcanzar los objetivos que la Institución tiene en materia de reciclaje para el año 2020. Molowny afirmó que la Isla pretende reciclar el 50% de los residuos que se depositan en los contenedores dentro de cuatro años, para lo que los ciudadanos deberán separar 73.000 toneladas de basura anuales y colocarlas en los contenedores correctos.

Alejandro Molowny manifestó que uno de los principales retos es conseguir reutilizar la materia orgánica que acaba en los vertederos y que se podría utilizar para hacer compost, ya que representan el 40% de los desechos que se producen en los hogares y las empresas.
En cuanto a la tendencia en la cantidad de residuos que se generan en la Isla, Molowny señaló que durante la crisis se redujo la producción, pero, en los últimos años, la tendencia se ha revertido y se ha comenzado a generar más desechos.

El jefe del Servicio Técnico de Desarrollo Sostenible aseguró que la Isla necesitaría tener 28 veces su territorio para poder mantener el estándar de vida y el consumo de sus ciudadanos y visitantes.

Molowny coincidió con otros ponentes de las jornadas al proponer un sistema de tasas de basura en el que pague más quien más residuos produce. "A día de hoy no hay técnicas para determinar qué ciudadano lo hace mejor, pero sí hay datos a nivel municipal", recalcó. Por lo que, apuntó que las localidades que separan más desechos para su correcto tratamiento pagarán una tasa menor, algo que repercutirá en el impuesto que después cobren a los vecinos.

En segundo lugar intervino el profesor y experto alemán en protección del medioambiente y conservación de los recursos Klaus Weimer, quien apuntó algunas particularidades del modelo de reciclaje alemán. Además de la obligación de reciclar en todas las provincias, aseguró que los vertederos están prohibidos en el país germano.

Weimer también apuntó que la deposición de vertidos ocasiones emisiones dañinas a la atmósfera, por lo que el reciclaje se postula como única solución. Explicó que se puede reciclar cualquier material, pero la cantidad de procedimientos que se implanten para reutilizar estas materias primas dependerá de los fondos que se quieran invertir en esta tarea.

Tras Weimer, el profesor de la Universidad de Sevilla Eladio Romero impartió una conferencia acerca de los problemas de la planificación territorial de los proyectos de gestión de residuos.

Concluida su intervención, le tocó el turno a la profesora de la Universidad de La Laguna (ULL), Andrea Brito, quien expuso los resultados de una investigación realizada por un grupo de la ULL acerca del aprovechamiento de residuos agrícolas, forestales y de aceites de frituras.
Brito manifestó que según los resultados provisionales de la investigación, con los restos de poda y productos agrícolas que se desechan se podrían producir al año 550 toneladas de biocombustible en Canarias.

En cuanto a la cantidad de biodiesel que podría generarse si se reutilizara el aceite usado en frituras, Brito lo cifró en 8.300 toneladas anuales solo en Tenerife.

El control de emisiones en el proceso de incineración de residuos fue el tema que trató en su ponencia magistral el profesor de la Universidad Complutense de Madrid Arturo Romero. El docente manifestó que este tipo de tratamientos térmicos permiten reducir el volumen de los desperdicios, al mismo tiempo, que reducir su peligrosidad.

Reconoció el rechazo social que existe hacia esta técnica y detalló los compuestos que lanza a la atmósfera este tipo de tratamientos. Sin embargo, apuntó que con el desarrollo de las nuevas tecnologías los compuestos tóxicos que se generan pueden reducirse "a menos de 10 del límite legal".

La incineración es un sistema poco implantado en España. Tan solo existen 10 estaciones en todo el país, que apenas gestionan un 9% del total de los residuos, es decir, 2.300 toneladas al año.

Asimismo, Romero señaló que la energía que se produce a través de la incineración se utiliza en regiones frías como calefacción, pero que en el caso de Canarias tendría que transformarse en energía eléctrica.

En la mesa redonda posterior a la ponencia de Romero, el experto en gestión de residuos Alfonso del Val, se mostró contrario a la alternativa de la incineración, ya que según explicó se había constatado que las emisiones de la que es la incineradora más moderna de España superaban un 1.480% a las permitidas.

Del Val manifestó que las dioxinas, que se generan en estos procesos de combustión, "son los compuestos más peligrosos para el ser humano que se emiten a la atmósfera" y se trata de elementos muy difíciles de medir en el aire. Este experto aseguró que entre el 87% y el 93% de los recursos del planeta se convierten en residuos. "No hay un sector que mueva tantos recursos y que incumpla tanta legislación", afirmó. Según sus estimaciones, en España se producen 800 millones de toneladas de basura cada año, pero argumentó que no existen registros oficiales.

Del Val se mostró preocupado por como se están dejando de aprovechar los residuos orgánicos en territorios como Canarias "que prácticamente están desertificados". "Se están importando abonos cuando hay capacidad de reutilizar la materia orgánica y los residuos agrícolas que tiramos", afirmó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine