Tenerife tiene 19 zonas de baño y accesos al mar cerrados por su peligrosidad

La Isla recibirá el verano con 17 playas y caletas clausuradas, sobre todo por el riesgo de desprendimientos, aunque muchas personas desoyen la medida

06.06.2016 | 13:20
Imagen de archivo de la playa del Parque Marítimo.

Tenerife dará la bienvenida al verano con 19 zonas de baño y accesos al litoral cerrados por su peligrosidad. La mayoría de estos puntos están en el norte de la Isla y el motivo principal es el riesgo de desprendimientos que existe en ellos, aunque son muchas las personas que desoyen las restricciones para seguir usando esos entornos. Del total, 17 son playas y caletas a las que no se puede pasar y solo dos son caminos que llevan al mar. Los lugares en esta situación se encuentran en nueve municipios -San Juan de la Rambla, Buenavista del Norte, Santa Úrsula, La Orotava, Los Realejos, La Guancha, El Rosario, La Laguna y Santa Cruz-, pero si hay dos que destacan por las malas condiciones que presentan sus costas son los dos primeros.

San Juan de la Rambla cuenta con seis áreas en las que las personas podrían disfrutar del bueno tiempo con todas las garantías de seguridad, pero la realidad es que en cuatro de ellas no está permitida la entrada ante la amenaza de derrumbe que registran. Los únicos sitios aptos son Las Aguas y Las Lajas, mientras que para el resto está prohibido el acceso.

La alcaldesa, Fidela Velázquez, informa de que El Cantito, la playa de La Manguita, Los Roques y la zona de baño de La Rambla son los espacios en los que "no están controlados los desprendimientos". No se trata de un problema surgido ahora, sino de hace años, y es por ello que la regidora local denuncia el "olvido" que sufre el municipio por parte del Gobierno de Canarias y de la Dirección General de Costas (órgano dependiente del Estado).

Según ella, el problema en el caso de esta última administración es que tiene "un criterio selectivo para su inversión" y, pese a ser a la que realmente le competen estas mejoras en el litoral, "desde hace décadas" a San Juan de la Rambla "no le toca nada" por su parte. Ante esta situación, Fidela Velázquez exige al Ejecutivo central arregle el litoral del municipio para poder disfrutar de él y recuerda que este territorio ya fue y "sigue siendo generoso" con el resto, por ejemplo con Puerto de la Cruz, "cuando cedimos los materiales para el Lago Martiánez". "Eso debe ser compensado con inversión", defiende.

En contra de esa buena voluntad, la regidora local advierte de que con el tiempo ha continuado "el deterioro" y pide que el municipio sea puesto "en igualdad de condiciones" que el resto. En La Rambla "nunca se ha hecho una inversión y La Manguita y Los Roques nunca han sido accesibles", pero ahora San Juan de la Rambla cuenta con el apoyo del Cabildo de Tenerife para rehabilitar algunas zonas degradadas. La alcaldesa especifica que el proyecto de mejora más avanzado es el de Las Aguas, con un valor estimado de un millón y medio de euros, pero también está prevista por parte de la Corporación insular una obra de emergencia "no muy cara" en El Cantito para este ejercicio.

Fidela Velázquez espera "sensibilidad" por parte de Costas, no solo para poder acometer ambas actuaciones, ya que es necesario su permiso, sino también para "frenar" de forma generalizada la erosión de la costa de San Juan de la Rambla.

Otro municipio llamativo es el de Buenavista del Norte, con cinco zonas de baño cerradas, dos con limitaciones y solo una 100% en servicio, La Ballenita. El peligro por desprendimientos es una vez más el problema y los puntos en los que no está permitido el uso son la playa de Los Barqueros, Masca, Barranco Seco, Juan López y Los Carrizales, mientras que los espacios con una pequeña parte clausurada son Las Arenas y El Fraile.

Otro de los territorios con áreas del litoral afectadas por el riesgo de derrumbe es Santa Úrsula, que en la actualidad no dispone de un solo acceso al mar que sea seguro. La edil de Medio Ambiente, Janira Gutiérrez, explica que en este caso el Cabildo, como competente junto a Costas por ser un espacio protegido, rehabilitará los dos senderos que permiten llegar a la playa de El Ancón, en La Orotava, y a Barranco Hondo, aunque es posible entrar a esas zonas desde la Villa, en el primer caso, y desde La Victoria, en el segundo. Por el contrario, para pasar a la Charca del Negro ya no hay otra posibilidad y la concejal detalla que "se está estudiando cómo arreglar la bajada porque está en muy mal estado".

A la lista de los seis territorios del Norte con peligro en sus costas se suman La Orotava, que decretó el cierre del camino a la playa de Los Patos desde 2013 porque sobre todo sus escaleras no son seguras, y La Guancha, con la zona de Santo Domingo clausurada desde 2010 por riesgo de desprendimientos. Aunque ambas áreas no estarán listas con la entrada del verano, existe la intención de acometer obras que permitan las reaperturas y, de hecho, para la segunda ya se ha realizó una primera fase.

Para Los Realejos también hay planes de rehabilitación por parte del Cabildo. El municipio norteño tiene dos accesos cerrados por este mismo problema, el de Playa de Castro y el de Los Roques, y la cuestión es que son las únicas entradas existentes para llegar hasta estas zonas de baño, aunque eso no quita que la gente siga disfrutando de ellas pese a la peligrosidad que hay por los posibles desprendimientos.

A estos núcleos se suman tres del Área Metropolitana: La Laguna, El Rosario y Santa Cruz. En el caso del primero, la playa de El Arenal está cerrada desde 2010 ante el riesgo de que se produzcan aludes, pero también existen otros puntos en la Isla que, pese a estar abiertos al público, cuentan con avisos por el mismo motivo, como son los casos de El Ancón (en La Orotava) y La Ballena (en Arona).

La capital chicharrera es uno de los municipios que ha logrado reducir el peligro de derrumbe en la playa de Las Gaviotas y en la actualidad está en servicio un 80% del total de la zona de baño, mientras que para el 20% restante está pendiente la ejecución de la segunda fase del proyecto para que el espacio sea 100% seguro, una actuación a desarrollar por el Cabildo y con un coste que alcanza el millón de euros.

La situación de la playa del Parque Marítimo es bien distinta, pues no se aconseja su uso al estar afectada por los vertidos procedentes de la depuradora. Lo mismo ocurre en la Playa Nudista de El Rosario, clausurada desde 2014 por la llegada de aguas residuales como consecuencia del emisario que se encuentra por la zona.

Fue el fallecimiento de dos turistas en Los Guíos, en Santiago del Teide, lo que detonó la mayoría de las restricciones implantadas por los ayuntamientos en su litoral. La caída de rocas, precisamente, causó el suceso en 2009 y desde entonces también han sido diversas las medidas para acabar con la inseguridad en los distintos núcleos de la Isla. Aparte de Las Gaviotas, otro ejemplo es La Arena, en Tacoronte, que desde el pasado ejercicio entró en servicio después de acometerse los trabajos de acondicionamiento e incluso en la actualidad goza del reconocimiento Bandera Azul por su calidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine