Los neumólogos alertan de que el fumador obvia las imágenes de la caja

01.06.2016 | 13:41

"Las personas fumadoras no tienen un hábito, tienen una adicción. Y la adicción implica una atención selectiva, por lo que el fumador tiende a no ver o a no querer ver la imagen de un cáncer en la cajetilla". Así lo manifiesta el neumólogo Jordi López, que defiende que es necesario apostar por el empaquetado genérico para frenar verdaderamente el consumo de tabaco.

La diferencia entre ambas medidas es amplia. En el primer caso, las cajetillas llevan advertencias sanitarias e imágenes de pulmones o gargantas dañadas por la nicotina, mientras que el empaquetado neutro no reserva ningún hueco a la industria. Es decir, se prohibe el uso de logotipos, colores e imágenes que no sea el nombre de la marca con un color, tipo y tamaño de letra estandarizados.

"El empaquetado genérico, que forma parte de una estrategia mundial, conlleva muchos beneficios. Hemos visto una bajada del consumo en países como Australia que lleva varios años con este tipo de empaquetado", señala López que recuerda que el empaquetado define la marca de cualquier producto, no solamente del tabaco.

"Cuando vas a un supermercado el envoltorio del producto es lo que te atrae. Si ahora mismo en el envoltorio lo que predomina es el logotipo de la marca, el color, la forma y el mensaje del vendedor, difícilmente las imágenes de advertencias sanitarias van a ser visualizadas. El empaquetado genérico es realmente eficaz y ayudaría a eliminar la publicidad del tabaco", expone el especialista.

Por el momento, España ha ignorado esta recomendación que ya ha sido aprobada en Reino Unido, Irlanda y Francia, donde tienen un año de plazo hasta que los envases antiguos desaparezcan del mercado. Mientras que países como Noruega, Finlandia, Hungría, Eslovenia y Bélgica han anunciado su compromiso. "El real decreto que se está modificando en España no contempla el empaquetado neutro, pero sí contempla el incremento del porcentaje de espacio de la cajetilla de las advertencias sanitarias, tanto en imagen como por escrito. Creemos que es insuficiente", apunta López que aclara que los profesionales están intentando convencer a las autonomías para que se vayan sumando a la iniciativa.

En Canarias alrededor del 24% de la población de más de 15 años fuma, un dato algo menor que el del resto de la media nacional. Sin embargo, en el Archipiélago hay un mayor porcentaje de los denominados grandes fumadores, los que fuman más de 20 cigarrillos al día. Pese a que en Canarias el precio del tabaco es inferior al del resto del país, el inicio en su consumo no es más temprano en el Archipiélago, de hecho en la ultima estadística de salud de 2014, se mantiene igual. "Si aquí el tabaco fuera más caro al precio que en el resto de España, probablemente fumaríamos mucho menos", considera.

Asimismo, en las Islas la percepción de que se está fumando en lugares en los que no se debe fumar es mayor que en la Península. "Esto nos tiene que hacer pensar en que tenemos que hacer cumplir las leyes", incide el especialista. En general, en los últimos 15 años se ha constatado una disminución del número de fumadores lo que se achaca a las normativas o la subida del precio del tabaco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine