Amor por la lectura a plena luz del día

La XXVIII Feria del Libro de Santa Cruz se desarrolla en el Parque García Sanabria hasta mañana con presentaciones de libros, recitales, conciertos y actividades infantiles

29.05.2016 | 02:20
Amor por la lectura a plena luz del día
Imagen panorámica de la XXVIII Feria del Libro del Parque García Sanabria

Mario Martín tan solo tiene cinco años y está comenzando a aprender a leer pero ayer fue uno de los que más disfrutó de la Feria del Libro que tiene lugar hasta mañana en el Parque García Sanabria de Santa Cruz de Tenerife. Los padres de este pequeño tenían claro que ayer saldrían del enclave chicharreros con algunos libros de más bajo el brazo y por eso decidieron comenzar la tarde en la carpa de cuentos que, durante estos días, acoge diferentes talleres.

Ipo fue el nombre que le dio el Mario a su monstruo de color violeta, mientras que su hermano pequeño, Diego, de tan solo tres años de edad, trataba de imitarlo dando forma a una criatura de color amarillo. La imaginación que derrochan estos dos niños se explica, entre otras cosas, por los numerosos libros que caen entre sus manos. Mario Martín ya cuenta con su propio carnet de la Casa de la Cultura, que le permite sacar libros en forma de préstamo porque, como asegura su madre, "ya no nos caben más libros en casa y a ellos les encanta poder leerlos y después dejarlos en los carritos para que la bibliotecaria los coloque en sus estanterías".

Las libros de monstruos y los que contienen recetas de cocina son los preferidos de Mario Martín, quien mañana volverá al Parque García Sanabria para disfrutar de la sesión de cuentacuentos que tiene preparada la tinerfeña Laura Escuela, quien intervendrá en la carpa de los cuentos a partir de las doce de la mañana. De este modo, las actividades culturales no cesan en este espacio de Santa Cruz, que acoge estos días su XXVIII Feria del Libro.

La lectura se vio ayer amenizada por tres food trucks –grandes vehículos acondicionados para elaborar y vender comida callejera– que estuvieron preparando curiosos tentempiés entre la una del mediodía y las nueve de la noche. Todos aquellos que se acerquen al parque entre hoy y mañana también podrán disfrutar de divertidas tapas y bebidas que combinan a la perfección con una buena novela que, además, estos días se puede adquirir con un 10% de descuento.

La Feria del Libro abrió sus puertas el pasado jueves, pero los empresarios reconocen que fue ayer cuando comenzó a haber verdadera actividad entre los diferentes puestos. El barco de papel es una librería de El Sauzal que se inauguró hace cuatro años y que participa este año por primera vez en esta actividad en la capital chicharrera. Nauzet Pérez es su propietario y reconoce que está muy contenta por poder estar presente en esta experiencia: "Nos animamos a venir porque teníamos libros, muchos, que es lo único que hace falta para poder estar aquí y, la verdad es que, sea cual sea el resultado que obtengamos, vamos a estar contentos". Pérez explica que, hasta el momento, los libros que más ha vendido son los de poesía, un hecho que le ha sorprendido pero precisa que "apostamos por este tipo de lectura porque es algo que nos puede diferenciar del resto de puestos y, por ahora, nos va bastante bien".

Las trabajadores de la conocida librería La Isla han apostado por los libros más técnicos, de recetas de cocina y autoayuda, por ejemplo. Sin embargo, reconocen que el público que acude a esta feria es tan variado que han trasladado ejemplares de todo tipo para que todos los visitantes puedan llevarse un ejemplar a casa con el que nutrir sus estanterías.

Héctor Hernández es uno de los propietarios de Dagobah, una tienda de cómics de La Laguna que lleva participando en la Feria del Libro desde hace unos tres años. Al igual que otros empresarios, reconoció que ayer hubo un repunte de la actividad. Los cómics son los productos que más venden estos días, sobre todo los que tienen como protagonistas a Batman, Deadpool y el Capitán América, debido a las diferentes adaptaciones cinematográficas que se han estrenado en los últimos tiempos. Además, precisó que "los cómics han dejado de ser una cosa de jóvenes y estos días muchos adultos vienen a comprar sus historias favoritas. También porque son libros un poco más caros". Además de las historias gráficas, el stand de Dagobah también cuenta con numerosos productos de merchandising como camisetas, muñecos o chapas, aunque afirma que los libros son los que más se venden estos días.

Dario, de cuatro años, y su hermano Enzo, de tan solo tres, llegaron ayer a Santa Cruz de Tenerife desde Arafo para visitar los diferentes puestos de la Feria del Libro. Sus padres reconocen que aún "son más escuchadores que lectores" pero los pequeños no pudieron evitar correr entre las estanterías durante la tarde en busca de sus libros favoritos. Los organizadores de la Feria del Libro tienen claro que los más pequeños de la casa son el futuro de la cultura y, por eso, muchas de las actividades de esta XXVIII edición están dirigidas a ellos.

Así, durante estos días no hay límites para sumergirse en las páginas de un libro. Los cuentacuentos son una de esas actividades que han servido para hacer que los más pequeños conviertan a los libros en sus mejores amigos. Mon Peraza fue una de las narradoras que ayer se metió en el bolsillo a los más pequeños de la casa, que salieron de la carpa de cuentos afónicos después de gritar y cantar con la cuentacuentos.

Además, mientras se pasea por el Parque García Sanabria y se acude a las diferentes firmas de libros, se puede compartir un agradable momento con escritoras de la talla de Cecilia Domínguez, quien fue Premio Canarias de Literatura 2015, o con Elsa López, quien forma parte del Consejo Editorial de la opinión de tenerife y que mañana recogerá su Medalla de Oro de Canarias 2016 durante el Acto Institucional del Día de Canarias, que tendrá lugar en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine