Santa Cruz

La Fiscalía imputa por homicio doloso al hijo de la mujer que murió por inanición

El abogado defensor solicita el sobreseimiento de la causa o, en todo caso, un delito por imprudencia pudiendo existir descuido en la atención de la mujer

27.05.2016 | 11:27
La Fiscalía imputa por homicio doloso al hijo de la mujer que murió por inanición

La Fiscalía mantendrá en su escrito de acusación contra José Ramón A. L., su esposa y un hermano del primero, una petición de pena por un delito de "homicidio doloso en comisión por omisión" en el juicio que se celebrará con tribunal del jurado por la muerte de Ana Delia A. M., la mujer que murió por inanición en agosto del pasado año en una vivienda del barrio capitalino de Los Gladiolos. El Ministerio Público no interesa, en principio, ninguna pena para otra hermana de los acusados.

En este sentido, y según informaron ayer fuentes jurídicas, el Ministerio Público podría solicitar hasta 22 años y medio de prisión para cada uno de los tres investigados por estos hechos, lo que equivaldría a una pena, en el caso de que finalmente se imponga el máximo recogido en el Código Penal, análoga a la prevista para el homicidio agravado o asesinato.

Según las fuentes, el Ministerio Fiscal mantiene en su escrito que los acusados no percibían retribuciones y que el único ingreso dinerario de la familia provenía de la pensión que cobraba esta, la cual era aprovechada por los acusados para subsistir. Por ello, y en base a ese argumento, la Fiscalía sostiene que los acusados, a pesar de ser conscientes del grado de deterioro de salud al que había llegado Ana Delia, no habrían querido poner los medios necesarios para que esta recibiera los cuidados médicos precisos porque eso les habría llevado a perder todos los ingresos de la pensión económica ya que se hubieran tenido que dedicar a sufragar dichos cuidados, previsiblemente en una residencia para mayores.

La Fiscalía considera, además, que se habría dado el tipo recogido en el primer apartado del artículo 140 del Código Penal que establece que "la víctima sea menor de 16 años de edad, o se trate de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o discapacidad". Mantiene que la víctima estuvo impedida desde 2012 y los acusados no le facilitaban ni la alimentación ni los cuidados debidos a Ana Delia, lo que le provocó una atrofia muscular que degeneró en su postramiento en una cama muriendo con múltiples ulceraciones.

Por su parte, el abogado que defiende a José Ramón A. L., el hijo de la mujer de 76 años, que fue encontrada muerta por inanición en agosto del año pasado en una vivienda del barrio santacrucero de Los Gladiolos, ha pedido el sobreseimiento de la causa al considerar que su patrocinado no es responsable de un delito doloso y que la mujer finalmente falleció por un deterioro de su salud que comenzó hacía varios años, lo que la habría postrado en una cama de la vivienda familiar. No obstante, y si finalmente la petición de sobreseimiento no es atendida, el letrado de José Ramón solicitará de forma subsidiaria una pena por homicidio por imprudencia, que tiene una horquilla de entre uno y cuatro años de prisión, al considerarse que, en todo caso, el reo pudo cometer un descuido en la atención sanitaria y alimentaria de su madre.

José Ramón A. L. se encuentra en prisión provisional desde el 31 de agosto de 2015 después de que la titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Santa Cruz de Tenerife decretara esta medida tras imputarle un delito de homicidio por omisión. La magistrada, a su vez, dejó libre con cargos a la esposa de este a la que se investigó por su posible responsabilidad en los hechos al igual que se realizaron pesquisas ampliatorias por parte de la Policía Judicial sobre los otros dos hijos de la finada, un hombre y una mujer.

De aquellas investigaciones se dedujo que la hija de Ana Delia no tenía responsabilidad en los hechos mientras que los dos varones sí eran conscientes del estado de salud en el que se encontraba la mujer y la mantuvieron en condiciones de déficit alimentario e higiénico. Según fuentes de la investigación policial, cuando se halló el cadáver en un piso del boque 16 de Los Gladiolos, apenas pesaba 25 kilos.

La defensa del principal acusado cree que no hubo intención de matar a la mujer porque, en todo caso, subsistían con la pensión que ella cobraba, por lo que solo sería imputable un delito de homicidio por imprudencia al haber descuido en la atención de esta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine