Santa Cruz

Urbanismo ordena al dueño del edificio de Miraflores que lo rehabilite o demuela

El Ayuntamiento da una semana para que se adopten medidas de seguridad debido al "elevado peligro de caída de cascotes"

27.05.2016 | 11:27
Edificio semiabandonado en la calle Miraflores, en Santa Cruz de Tenerife.

Tras años de total abandono y ante el "elevado peligro de caída de cascotes" existente en la actualidad, que puede afectar a los viandantes, el Ayuntamiento de Santa Cruz ha decidido dar un tirón de orejas a los propietarios del edificio de la calle Miraflores, el cual se ha convertido ya en el mamotreto del centro de la ciudad. La Gerencia de Urbanismo ha emitido una notificación en la que ordena a los herederos de Antonio Lugo González, el que fuese dueño de este inmueble, que en una semana adopten todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de personas y bienes, y que, en el plazo de tres meses, tramiten una licencia de rehabilitación del edificio o la correspondiente a la demolición del mismo.

Este inmueble, situado en la calle Miraflores con Francisco de Paula, zona en la que aún se ejerce la prostitución, tiene una antigüedad de unos 80 años y ocupa la totalidad de una manzana. Con una superficie en planta de 1.018 metros cuadrados, alcanza tres plantas de altura hacia la calle Prolongación Ramón y Cajal y dos hacia Miraflores. La superficie construida del edificio es de 2.423 metros cuadrados. La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento chicharrero establece que "existe un claro incumplimiento de la función social de la propiedad prolongado a lo largo de los años, y existe una dejadez y "desatención" absoluta del inmueble, encontrándose el mismo en condiciones de inseguridad, insalubridad para personas y bienes, así como con falta absoluta de ornato público".

En relación al "elevado" peligro por caída de cascotes, la Gerencia Municipal de Urbanismo obliga a los propietarios a adoptar en una semana las siguientes medidas de seguridad: reparación y refuerzo del vallado exterior del edificio, instalando debidamente un vallado ciego estable en todo el perímetro del inmueble; colocación de una malla o red de protección "anticascotes" en todas las zonas que amenacen con desprendimientos, incluida la fachada de la calle San Francisco de Paula; tapiado de todos los huecos por los que puedan anidar plagas, como ratas o palomas, evitando también cualquier tipo de ocupación clandestina; y apeo interior de las zonas con afecciones estructurales, "previo estudio técnico identificativo de las zonas problemáticas".

El Ayuntamiento advierte que, transcurrido dicho plazo sin que se hayan adoptado las mencionadas medidas, este podrá actuar en ejecución subsidiaria para la adopción de las mismas, previa liquidación de los gastos que se generen, que se requerirá a los propietarios, sin perjuicio de la tasación contradictoria y los recursos que pudieran interponerse. El importe de la multa coercitiva es del 10% del coste estimado de las medidas establecidas, que en este caso asciende a 39.989 euros. Por lo tanto, el importe de las sanciones sería de 3.998 euros, imponiéndose mensualmente hasta el total cumplimento de lo ordenado, con un máximo de 10 multas.

Asimismo, la Gerencia Municipal de Urbanismo da a los dueños del edificio de Miraflores un plazo de tres meses para que tramiten una licencia de rehabilitación o restauración del inmueble o una licencia de demolición del mismo. El Ayuntamiento capitalino también insta a los propietarios, aunque en la actualidad se encuentren paralizados los plazos de presentación de la Inspección Técnica de Edificios (ITE), a que la tramiten, "dada la antigüedad de la construcción y las circunstancias expuestas anteriormente".

Basura

Según el expediente abierto en Urbanismo, el inmueble presenta "desconches, fisuras, grietas y eflorescencias generalizadas en la capa de recubrimiento de toda la fachada". Además, "en el interior de la zona vallada por la calle Prolongación Ramón y Caja, se localiza gran cantidad de basura y vegetación espontánea incontrolada". Se desconoce en qué estado se encuentra el interior de la construcción y su grado de afección estructural. El vallado fijo de chapa de acero que se colocó en su momento, dicen los informes, se encuentra mal instalado y permite el acceso al interior, por lo que podría estar pernoctando alguna persona en este abandonado edificio.

En relación a la lona publicitaria de grandes dimensiones instalada en la pared que da hacia el Puente Serrador, de unos 100 metros cuadrados y en la que actualmente se publicita la empresa Armas, la Gerencia de Urbanismo advierte que está totalmente prohibida y carece de la oportuna licencia urbanística. El Ayuntamiento, que ha abierto un expediente disciplinario por este motivo, ordena que dicha lona se retire a la mayor brevedad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine