Güímar

El Cabildo expropia terrenos por valor de 73.000 euros para ampliar la depuradora

La puesta en marcha de la instalación, terminada desde 2007, se demorará al menos dos años

25.05.2016 | 02:20
Depuradora del Valle de Güímar.

El Cabildo de Tenerife expropiará 10.000 metros cuadrados de terrenos en el término municipal de Arafo para poder ampliar la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) del Valle de Güímar, que prestará servicio a partir de 2018 a Güímar, Candelaria y Arafo. La Institución insular acordó en el último pleno la expropiación forzosa de este suelo para llevar a cabo la actuación prevista y pagará a los cinco propietarios 73.000 euros por ellos.

La expropiación forzosa de estos solares supone un paso adelante para la puesta en marcha de la estación depuradora de Güímar, que está culminada desde 2007, pero que nunca ha estado en funcionamiento. Ahora el Cabildo insular quiere acometer obras de ampliación y mejora de esta instalación, por lo que no prestará servicio a la población del Valle hasta dentro de dos años, según las estimaciones de la Corporación tinerfeña.

A parte de las expropiaciones a propietarios privados, el Gobierno de Canarias debe ceder al Cabildo de Tenerife parte de los terrenos para poder empezar la obra, un procedimiento que tal como señaló hace unas semanas el consejero de Aguas del Cabildo de Tenerife, Manuel Martínez, va demasiado lento, algo que preocupa a la Institución insular.

En el mes de marzo se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) el proyecto de la Estación Depuradora de Aguas Residuales del Valle de Güímar, al que se dedicará más de 14 millones de euros y que tendrá un plazo de ejecución de dos años.

Los trabajos se dividirán en dos fases. La primera consistirá en mejorar la infraestructura que ya está en pie y que se terminó hace casi diez años. El Gobierno de Canarias destinará 700.000 euros y el Cabildo otros 800.000 para esta actuación, que además permitirá evitar las sanciones por parte de Europa por no depurar las aguas residuales, ya que la Unión Europea ha detectado en la Isla una serie de puntos negros relacionados con el vertidos de aguas no tratadas adecuadamente.

Ante la falta de una estación, las aguas residuales de los tres municipios del Valle de Güímar se vierten al mar solo con un pretratamiento, es decir, que únicamente se criban los residuos sólidos y las partículas de mayor tamaño, además de los aceites.

La segunda fase de este proyecto acometerá la ampliación de la instalación. A esto se dedicarán unos 12 millones de euros para actuar en el colector, el emisario y el funcionamiento del sistema. Para poder llevar a cabo esta actuación es necesario una memoria ambiental, que se está realizando en la actualidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine