Carnaval 2017

Sobre arte no hay nada escrito, del cartel...

La obra de Pepe Dámaso, ´Vuelo caribeño canicular´, siembra la polémica en las redes sociales y el mundo del Carnaval, pero según pasan los días tras su presentación aumentan sus defensores

24.05.2016 | 19:22
Sobre arte no hay nada escrito, del cartel...
Sobre arte no hay nada escrito, del cartel...
Sobre arte no hay nada escrito, del cartel...
Sobre arte no hay nada escrito, del cartel...

Dicen que sobre arte no hay nada escrito, pero eso no vale para un cartel del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife porque los ríos de tinta inundan la actualidad carnavalera cada año, con mayor o menor intensidad, pero a nadie deja indiferente sea cual sea la propuesta escogida, incluso, si la obra seleccionada se ha erigido por el democrático sistema de una votación popular, como se ha hecho en ocasiones anteriores. No cabe duda de que el cartel anunciador de nuestras Fiestas de Interés Turístico Internacional debería sugerir, al menos, que lo que se representa fuera la idea del Carnaval, cuestión que no siempre se ha logrado o quizás no con toda la fortuna que los artistas-autores han pretendido plasmar. Cuatro días después de que el Organismo Autónomo de Fiestas (OAF) del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife hubiera desvelado que el Vuelo caribeño canicular, de Pepe Dámaso, el artista escogido por esta entidad para firmar el cartel del próximo Carnaval, las críticas no han decaído, ni entre sus detractores ni por aquellos que aplauden la visión de este artista universal de Agaete e Hijo Adoptivo de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife.

Pero las cosas como son: los más rápidos en vertir sus opiniones en las redes sociales han sido aquellos a los que la obra no les ha gustado y lo hicieron apenas minutos después de que la pieza quedara expuesta el pasado viernes en el acto de presentación celebrado en el Museo de la Naturaleza y el Hombre. No obstante, poco a poco se suman quienes alaban la apuesta de Dámaso como obra pictórica, que trasciende del cartel anunciador para convertirse en una pieza que aquilata aún más las fiestas de carnestolendas.

El propio Pepe Dámaso señalaba la noche del viernes que sentía algo de "miedo, porque era consciente de que no a todo el mundo podría gustarle el cartel", pero ayer –en conversación telefónica con la opinión de tenerife– señaló que "no podemos estar sujetos a la dictadura de la opinión pública".

Afirmó que al concepto de cartel quiso "imprimirle cultura, que tuviera calidad pictórica". "En mí ha habido una intencionalidad cultural en la alegría del Carnaval" y añadió que "el lienzo no se puede quedar en la cáscara, sin concepto, ni cultura y aunque al Teide no le haga falta tropicalidad ni a lo tropical el Teide, tenía que representar al Teide porque sin él no puedo vivir".

El genial artista, que señala que le gustaría hacer unas carpetas con las cuatro obras que presentó al (las cuatro estaciones del Caribe) aseguró que el encargo que le hizo el Ayuntamiento supuso "un rayo de luz", que le dio fuerzas mientras estuvo ingresado tan grave en un hospital.

Sobre el cartel han opinado para este periódico diversos representantes de agrupaciones musicales, rondallas, comparsas y murgas del Carnaval, que reproducimos a continuación.

Juan Ramón Febles, director de Caña Dulce: "No entiendo mucho de pintura, pero desde el punto de vista carnavalero, no le veo mucho sentido, por mucho Piratas del Caribe que se quiera intuir en la obra y sin desmerecer la importantísima trayectoria artística de Pepe Dámaso. Creo que pudo escoger elementos más carnavaleros, aunque este no ha sido el primero ni será el último cartel que se critique". Febles añade que siempre ha pensado que "detrás de la elección del cartel del Carnaval hay algo más, que se busca la polémica para que se hable y que para que las murgas lo incluyan en sus letras". "De todas formas me parece más una alegoría de Halloween que de Carnaval", asevera.

Juan Antonio Mujica, director de Chaxiraxi, asegura que "no es de los peores carteles que hemos tenido. Creo que está bien, la verdad es que a mí me gusta, al menos es original y está hecho por un artista universal, con una trayectoria espectacular que vendrá a sumar elementos en la repercusión internacional del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife", asegura.

José Ramón Castro, director de Volcanes del Teide, fue contundente: "Del diez, me gusta un montón", resalta el portavoz de esta agrupación musical de mayores. "Siempre miro, de los carteles del Carnaval, lo que refleja, el motivo que ha plasmado cada artista y sobre eso casi todos me parece que han estado muy bien. No deja de ser la visión de un artista sobre esta fiesta", concluye.

Zara Díaz Mendoza, directora de la comparsa Bahía Bahitiare, afirma que la obra le "gusta" e incide en que "no me desagrada". En su opinión "los carteles de los últimos años han traído mucha polémica" y apunta que "si hay críticas sobre este, quiero recordar que se han hecho carteles mucho peores en los últimos años". Díaz Mendoza resalta para concluir que "Pepe Dámaso es un artistazo".

María José Álvarez, representante de Los Rumberos, asegura que "artísticamente es impresionante, pero como cartel todo el mundo espera luminosidad, alegría, brillo, algo del espíritu del Carnaval, y esta obra sinceramente no representa el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, que es el segundo mejor del mundo". Añade que "los chicharreros, además, no lo eligieron porque ha sido decisión del Organismo Autónomo de Fiestas elegir al autor y es evidente que hay mucha gente a la que no le ha gustado el cartel". Señala que "el Caribe, que es el tema escogido para el Carnaval de 2017, es mucho más color y eso no lo tiene el cartel parece que el tema tiene que ver más con los piratas del Caribe".

José Antonio González, director de Ni Fú-Ni Fá, afirma que "es un cartel con caché por quien lo ha hecho, pero no es una obra que se pueda identificar como cartel de Carnaval". "La calavera me descoloca, no sé qué ha querido decir Pepe Dámaso con su obra".

José Abelardo Álvarez, director de La Traviata, espetó que para él "es un rollo que mañana te cuento porque no sé de qué va, ni idea de lo que significa". "No hay por donde cogerlo", añade. "No sé de arte, pero esto no es un cartel de Carnaval y parece más bien la portada de un libro de misterio", comenta.

Tomás Francisco Carvajal, director de Diablos Locos, apuntó que "ni es feo ni bonito". "Recordando el cartel del año pasado, que era un chicharro vestido de arlequín, un concepto sencillo que se relaciona con el Carnaval, pues esta es una obra de un artista al que creo que se le ha querido dar un reconocimiento por parte del Ayuntamiento. Al final Pepe Dámaso no tiene la culpa, él ha plasmado su visión artística".

Carlos Alberto Estévanez, director de Ni Pico-Ni Corto, señaló que "un poco raro es, para qué nos vamos a engañar". No obstante, reconoce que "ya no sé valorar los carteles del Carnaval porque todos los años presentan cosas tan subjetivas que no sé qué opinar". A pesar de esa incertidumbre, el director de esta murga asegura que "más bien responde a la película de Piratas del Caribe que al tema del Caribe en sí, aunque no dudo de que sea una magnífica obra de arte y su autor es tremendamente conocido, pero para un cartel del Carnaval chicharrero no lo entiendo", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine