La Laguna

Javier Abreu: "Sería doloroso ver en breve la firma de un pacto con Coalición en La Laguna"

"No sé qué pasó con Mónica Martín y María José Castañeda; creí que defendíamos lo mismo", el concejal socialista y ex secretario general de la Agrupación de La Laguna

22.05.2016 | 16:20
Javier Abreu: "Sería doloroso ver en breve la firma de un pacto con Coalición en La Laguna"

Han sido dos semanas duras. Primero fue destituido de sus cargos de concejal y primer teniente de alcalde en el Ayuntamiento de La Laguna y, después, su partido lo apartó de la secretaría general municipal y ordenó la creación de una gestora. Los motivos: Javier Abreu no obedeció "instrucciones", según el PSOE, y fue "desleal", según el alcalde José Alberto Díaz.
Fiel a su estilo, el hasta ahora líder de los socialistas laguneros ciñe sus argumentos a una defensa acérrima de los "valores y principios" del PSOE. Lejos de dar pistas sobre su futuro dentro o fuera del partido, al que se afilió hace 30 años, insiste en que todas las decisiones que ha tomado contaron con el apoyo de sus compañeros de siglas.

¿Qué salió mal entre usted y el alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz?
La gente de Coalición Canaria (CC) tiene un concepto de los acuerdos bastante antiguo. Creen que esos acuerdos se basan en el sometimiento de una de las partes. En este asunto se han confundido de perfil, no hay ningún socialista que pueda pretender que otro miembro del partido se ponga de rodillas por un acuerdo. Una cosa es un pacto y otra cosa muy distinta es someterse a CC. Desde luego en ese camino no nos van a encontrar.

De todas formas esto comenzó mal desde un principio. Fue un pacto impuesto ¿El propio PSOE frenó alguna posibilidad real de un Gobierno de izquierdas en el municipio?
El PSOE hizo un pacto en cascada pero nadie de la dirección regional nos ha mandado nunca un escrito exigiéndonos que se firmara ese acuerdo. Es más, en la dirección regional que hizo el acuerdo ni el secretario general, ni los vicesecretarios, ni el secretario de organización firmaron nunca el pacto. Ese acuerdo lo firmó un concejal de Granadilla. Pero es que José Alberto Díaz tampoco firmó el acuerdo. Supongo que ahora, en los próximos días y con la nueva gestora –como había dicho el alcalde– veremos en La Laguna esa firma. Algo que por supuesto yo no deseo.

¿El pacto entonces ni siquiera era bien visto a nivel regional?
No. En La Laguna se acordó por unanimidad de los cinco concejales y por la ejecutiva y la asamblea no firmar ningún acuerdo. Los acuerdos siempre vienen impuestos de una manera o otra pero otra cosa son los sometimientos. CC pretendía que nos sometiéramos a ellos en La Laguna. Yo no me presenté para eso, bajo ningún concepto. Si pensaban que a cambio de cargos o de sueldos iban a tener a un dirigente local sometido se han confundido.

Cuando anunciaron su destitución el argumento de los socialistas fue que usted ha desobedecido las instrucciones del partido. ¿Qué ordenes son esas? ¿Por qué se negó a acatarlas?
No hemos incumplido ninguna orden. Con los estatutos en la mano y los reglamentos del PSOE no hemos incumplido nada. Además, es curioso que se me destituya como secretario general en La Laguna pero se ponga al frente de la gestora a quien ha sido la vicesecretaria general. Ella estaba de acuerdo con todos esos asuntos.

¿Mónica Martín nunca se opuso a ninguna de sus decisiones?
No y además lo refrendó en la propia ejecutiva.

¿Le choca entonces que se ponga a dirigir la gestora a una persona que formaba parte de la anterior ejecutiva?
No una, son siete personas en total. Nunca había sucedido eso en el PSOE. Siete de los miembros de la gestora formaron parte de la anterior ejecutiva. Tan mal no lo habremos hecho, ¿no? No tiene mucho sentido.

¿Por qué cree que lo primero que le retira el alcalde en diciembre fueron las competencias sobre Aguas?
Hombre, el agua siempre ha sido una materia complicada en esta tierra. Eso no se le escapa a nadie. Sabíamos desde el minuto uno que iba a tener sus complicaciones. Nadie puede decir, ni en La Laguna ni fuera de ella, que la destitución fuera por la mala gestión. Será en todo caso por otras cuestiones.

Cuando surgen estas diferencias con el CC, ese afán de sometimiento que usted critica, ¿en algún momento mantienen algún encuentro para limar diferencias? ¿Hay al menos un intento?
El alcalde siempre ha hablado a través de los medios de comunicación y ni siquiera ha tenido la delicadeza, en los dos ceses que me ha hecho, de comunicármelo antes. Me he enterado siempre a través de los medios de comunicación.

¿Y sus respectivos partidos no intentaron mediar?
No.

Ha insistido también en que fue CC el que le ha colocado a usted en la oposición. Desde esta perspectiva y junto a su compañero Yeray Rodríguez ¿cuál será su actitud a partir de ahora?
Es que CC es la que rompe el acuerdo. Y no lo rompe solo en La Laguna, comienza rompiéndolo en Santa Cruz y luego premia a Bermúdez colocándolo de número dos en la candidatura al Congreso para reírse de los socialistas. Luego siguieron incumpliéndolo en trece instituciones como Puerto de la Cruz, Arico, Tegueste, Santa Úrsula, etcétera.

¿Pero cuál va a ser su actitud a partir de ahora?
La de servir a los ciudadanos de La Laguna, como siempre, con dignidad y con los principios y valores de los que siempre hemos hecho gala.

Desde la oposición...
Es que nos han puesto en la oposición.

¿Ha tenido ofertas de apoyo otros partidos? ¿Le han mostrado su apoyo?
No creo que a nadie se le ocurra hacer ningún tipo de oferta cuando saben perfectamente los principios y valores que defendemos. Esto no es fútbol, no se trata de hacer fichajes. Se trata, al menos en nuestro caso, de defender esos valores y principios. Los socialistas no nos hemos constituido en formación política para hacer fichajes. Lo hicimos para defender los valores y principios de nuestro creador: Pablo Iglesias. Si tú compartes y crees en esos valores –que son los de defender a los más débiles– no puedes estar sometido a una formación política de derechas.

Es decir, que de irse a otro partido ni hablamos...
Me ofende. Es cierto que los valores y principios de la izquierda no solo los defiende el PSOE pero creo que en estos momentos quien mejor lo hace es mi partido. El partido socialista no son solo cuatro dirigentes. Es mucho más, son sus militantes y sobre todo son sus votantes. Hay miles de hombres y mujeres que creen en el proyecto de una sociedad más justa. Cuando se está al frente de un proyecto como este hay que hacerlo con las manos limpias y los bolsillos de cristal. Nadie ha hablado de nuestra gestión, nadie nos ha dicho que hayamos traicionado a los laguneros y las laguneras y nadie ha dicho que hayamos traicionado los valores del partido. Lo único que algunos comentan, y ni siquiera dan sus nombres, es que no hemos cumplido una supuesta orden.

También es cierto que ha surgido dentro del PSOE canario una corriente que le apoya y que incluso ha firmado un manifiesto exigiendo respeto por parte de Coalición Canaria.
No creo que haya sido en mi apoyo sino por unos valores y principios. Ese manifiesto, que agradezco profundamente, es la demostración de la defensa de los valores para los cuales nos constituimos como formación política. Esto no debe ser un capricho de dos o tres dirigentes.

Este jueves fue su compañero en el Cabildo, Aurelio Abreu, el que pedía también respeto para su postura y trabajo.
A buena hora.

¿Le han pedido su apoyo para presentar una moción de censura en el Ayuntamiento de La Laguna?
Me gustaría que antes de que la gente piense en estas cosas se aclaren bien los términos. Los políticos y la prensa saben perfectamente que hay una ley que hizo Paco Spínola que impide hacer mociones de censura sin la autorización de las cúpulas de los partidos. Todo lo demás es especular. Es una ley inconstitucional que vulnera el derecho de la autonomía y del cargo público. Los cargos públicos no deben estar sometidos a sus partidos en esos aspectos. Deben estar sometidos al interés general.

¿Piensa abandonar el PSOE?
No, yo no quiero abandonar el PSOE. Faltaría más. Creo en los principios que representan la gran mayoría de hombres y mujeres del partido. Lo que no creo es en las imposiciones de cuatro dirigentes.

¿Teme la expulsión?
No, no la temo.

¿Pero la espera?
No, no hay motivos para ello.

¿Se siente defraudado con parte del partido?
No. Obviamente, con algunos dirigentes sí pero con el partido como tal no. Me siento orgulloso del PSOE y de lo que representa. Llevo treinta años en esta formación.

Esta crisis ha servido también para sacar a la luz una ruptura dentro del partido en el municipio ¿Qué ha pasado entre usted y sus compañeras Mónica Martín y María José Castañeda?
No lo sé. Creí que cuando hicimos la candidatura todos defendíamos lo mismo: a los ciudadanos y ciudadanas de La Laguna. Pensé que anteponíamos los intereses de los vecinos a los objetivos personales y partidistas. En todas las intervenciones desde el mandato anterior y cuando fui elegido candidato fue lo que le dijimos a los laguneros. Nadie me dijo que no estuviera de acuerdo en ningún momento. Todas las decisiones que se han tomado desde entonces lo fueron por unanimidad.

Volviendo sobre el tema de la gestora, ¿cómo se plantea ahora el futuro del comité local de La Laguna? Esa gestora es, al fin y al cabo, la prueba del apoyo de Ferraz hacia cierta parte del partido que no es la suya.
Tendrán que definirse en los próximos días. Espero no ver la foto de la firma de un acuerdo con CC como han reclamado los dirigentes nacionalistas. Sería muy doloroso.

¿Es un temor fundando, no?
Sería doloroso, esa foto sería dura para mi.

¿Considera que su partido se está plegando ante los intereses de CC?
No. Creo que algunos dirigentes le hacen demasiado caso a CC pero el PSOE no se va a someter a CC.

Hace unos días trascendió un escrito enviado desde el PSOE lagunero a Ferraz que alertaba de una posible irregularidad en el registro de nuevas afiliaciones ¿Tuvo conocimiento de eso? ¿Lo vio como un intento de controlar la agrupación?
Las cosas internas a veces son complicadas de explicar a la opinión pública, yo prefiero hablar de la gestión y de los problemas de los ciudadanos. Algunos están más empeñados en hablar de cómo solucionar su presente y su futuro.

¿Qué opina de su compañero Yeray Rodríguez?
Es una magnífica persona y un gran socialista.

¿Se esperaba su reacción, su apoyo en forma de renuncia a sus responsabilidades municipales?
Ni se lo he pedido ni tampoco me ha sorprendido. Yeray es una persona con unos principios que no los da un carné, los da un saber estar en la vida.

¿Y qué opina de Zebenzuí González?
Zebenzuí González es una persona que se ha incorporado recientemente a la política y dice que sus padres sufrieron esta semana unos ataques en sus invernaderos. Entiendo esas cosas pero hasta ahí.

¿Está diciendo que ha cambiado de postura por esos supuestos ataques y presiones?
Eso lo tendrá que explicar él. Yo solo relato lo que me contó.

¿Ha vuelto a hablar con él?
No.

¿Se siente traicionado por Zebenzuí González?
Los sentimientos no tienen nada que ver con los valores y principios. Aunque uno estuviera solo en la vida, que no es el caso, si uno no tiene principios no debería estar en política. A lo mejor soy un soñador pero prefiero soñar despierto que vivir arrodillado. Quien se arrodilla una vez termina arrastrándose toda su vida.

Hay otra persona importante dentro del PSOE lagunero que sin embargo tampoco se ha pronunciado públicamente sobre todo lo que se ha vivido estas semanas: Pedro Ramos. ¿Cómo valora su actuación?
La amistad que me ha unido durante un montón de años a Pedro Ramos no me hace más que hablar bien de él pese a las diferencias que hayamos podido tener y lo que haya pasado en los últimos días.

Imaginemos el próximo pleno. En principio, usted y Yeray Rodríguez seguirán formando parte del grupo socialista. ¿Seguirá votando independientemente de pactos o conflictos personales?
Nunca he votado nada que vaya en contra de mis principios. Nadie debería hacerlo. Cuando uno vota no debe hacerlo pensando en su interés o condiciones personales sino en función a lo que representa y con las premisas con las que se puso al frente de los ciudadanos al presentarse a unas elecciones. ¿Para qué estar entonces en el Ayuntamiento? ¿Para gestionar un área sin ningún tipo de ideología o ética? Si transmites a la gente que somos todos iguales y que da lo mismo nos estamos cargando la democracia.

Asegura que no hubo comunicaciones sobre esos incumplimientos que se le achacan ¿Tampoco las ha habido después de su destitución?
Si alguien de la cúpula del partido me pide que me tire por un barranco, evidentemente que no lo voy a hacer. Si alguien me pide que defienda los principios de nuestro programa electoral, lo haremos. Hay que diferenciar las decisiones políticas de los caprichos.

¿Pero le han pedido algo en estos días?
Si alguien me pide algo inmoral o inapropiado, ya saben la respuesta.

¿Y va a seguir en La Laguna?
Si, claro. Yo quiero seguir viviendo en La Laguna. Quiero seguir paseando por las calles y pueblos de este municipio. A diferencia de otros, quiero salir a la calle con la cabeza bien alta y la conciencia tranquila, pase lo que pase ahora o en el futuro no quiero esconderme e irme fuera. No quiero ser como otros políticos que se vienen a vivir a La Laguna para presentarse a las elecciones.

Hace unos días falleció, tristemente, un recordado alcalde lagunero: Pedro González. También era socialista. ¿Qué cree que le hubiera dicho sobre esta situación?
Conociéndolo bien, Pedro me hubiera dicho que tirara para delante, que defendiera aquello en lo que creo: los valores del PSOE. Qué casualidad, ¿no? A Pedro González le montaron una gestora por defender La Laguna y por ponerse en huelga de hambre. Algunos de sus concejales querían hacerle la trastada. Pedro González, que montó su propia plataforma municipal, sacó tres concejales en el 1991 y apoyó a José Segura para que fuera alcalde. Era un socialista de verdad y no le hacía falta un carné.

¿Se ve reflejado en ese ejemplo de González?
Es que los valores no los da un carné, te los dan tus propias convicciones y vivencias. Si no los tienes, te da igual un partido que otro. Insisto, esto no es fútbol. La política no es eso, no lo comparto: si eres de un club, eres de un club.

¿Y usted quiere a su club socialista por encima de todo?
No, por encima de todo no. El PSOE no es un ente abstracto ni dogma de fe. Creo en los motivos por los que se constituyó: ayudar a los más débiles.

¿Qué le diría a esas personas que le han acusado de tirar demasiado de la cuerda hasta romperla?
¿En qué? Que me digan en qué. ¿Por defender el agua? ¿Por luchar por el plan general? ¿Por decir no a la Vía Exterior? ¿Por llegar al Ayuntamiento todos los días a las siete de la mañana? ¿Por terminar a las diez de la noche? ¿Por resolver los problemas de los ciudadanos? Este no es el cortijo de CC o de cuatro señores que intentan mangonear a la población de la Isla. Tenerife es más que todo eso.
Cuando le retiraron la competencia en Aguas, usted que había renunciado a su sueldo público en favor del de la empresa Teidagua tuvo que empezar a cobrar el paro ¿Cuál es ahora la situación que se le plantea a medio plazo?
Si alguien cree que me va a someter por un sueldo están confundidos. Hay muchos que lo hacen.

¿Se ve en otra cosa que no sea la política si esta situación no se revierte?
Es que las cosas no se tienen que revertir. Solo hay que tener ética y mirar a los ciudadanos de frente. La mayoría de los ciudadanos creen y creerán en los políticos honrados. En lo que no creerán nunca es en los canchanchanes.

Por cierto, ¿qué le comentan los vecinos sobre todo lo que ha pasado cuando va por la calle?
Uy, que tire para delante y no me deje someter. Me lo dicen a mi y se lo dicen a Yeray por todas las esquinas. Estos días ha sido impresionante la cantidad de gente que nos ha escrito mensajes, nos ha llamado o nos ha parado en la calle.

¿Le queda pena de algún proyecto pendiente en esas áreas que le han retirado?
No, hay muchas cosas por hacer y muchos asuntos que resolver. Vamos a ayudar y arrimar el hombro para que se resuelva. No vamos a poner piedras en el camino o pretender que ahora todo salga mal. Todo lo contrario, vamos a poner alfombras para que todo salga lo mejor posible. Eso sí, con coherencia y dignidad.

Cuando se anunció su destitución, otro exsocialista con el que usted tuvo grandes diferencias dijo para usted unas emotivas palabras de apoyo. ¿Cómo asume el respaldo de Santiago Pérez?
Pese a esas diferencias, no tengo ninguna duda de que Santiago Pérez tiene valores y honestidad. Nos enseñó a todos los socialistas de La Laguna que lo importante era defender al municipio y su autonomía: una autonomía que muchos llevan años intentando romper.

Defendemos esas ideas de Santiago Pérez y las compartimos. Hace tiempo algunos compañeros me decían que debería volver pero es que Santiago Pérez nunca se ha ido. No me sorprenden sus palabras pero sí que se las agradezco profundamente. En estos momentos los cobardes callan y los valientes hablan. Santiago Pérez siempre ha sido un valiente.

¿Y se ve en un proyecto político junto a Santiago Pérez?
Está empeñada en verme en otro lado y adelantar acontecimientos. Soy una persona de izquierdas, igual que lo es Yeray y lo es Santiago, pero yo no doy ni quito carnés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine