Arico

El Cabildo eliminará las 7.500 toneladas de neumáticos del Complejo en 2018

Valbuena afirma que "no hay motivo" de alarma por un posible incendio ya que hay seguridad, las gomas están diseminadas y su densidad es 10 veces inferior a Seseña

21.05.2016 | 02:00
Pilas de neumáticos en el Complejo Ambiental de Arico.

El Cabildo de Tenerife eliminará las 7.500 toneladas de neumáticos que hay en el Complejo Ambiental (PIRS) en 2018. Para llevar a cabo la retirada, la Corporación estudia dos opciones: hacer esta operación a través del nuevo contrato de gestión de residuos o realizarla por la vía de urgencia. La idea, según informó ayer el consejero insular de Medio Ambiente y Seguridad, José Antonio Valbuena, es escoger la primera posibilidad y, de hecho, detalló que en estos momentos se trabaja en el pliego de la futura concesión para licitar el servicio este mismo año.
Aunque esta es la "previsión", añadió que eso no significa que "si se quiere quitar por los motivos que sean se pueda valorar y buscar el presupuesto". La cuestión, sin embargo, es que "hay que justificar la urgencia", que además acarrearía un mayor coste que si se acomete a través del contrato.

El responsable del área entiende que no hace falta ir por la vía de urgencia teniendo en cuenta no solo estas condiciones, sino también "los precedentes, cómo ha actuado el Cabildo" y las diferencias que según él hay con Seseña. Valbuena especificó que, mientras que la eliminación mediante el futuro contrato supondría unos 450.000 euros, si se elige la otra opción esa cuantía sería más elevada porque "implica hacerlo en menor tiempo", aunque avisó de que no habría gran diferencia. En caso de que se haga mediante un concurso expreso, "estaría llegando a final de 2017, ya que se trata de un procedimiento que lleva fácil un año", así que los neumáticos no se podrían retirar hasta 2018 bien sea por esa vía o por la otra.

Respecto a la posibilidad de que se produzca un incendio como el de Seseña (Toledo), Valbuena advirtió de que las diferencias son muchas. "Hay riesgo, porque en todos lados hay riesgo", pero, para él, es "muy complicado" que en el PIRS tenga lugar un suceso como el de la Península.

En el caso del recinto de la Isla, el consejero indicó que se trata de un almacenamiento temporal autorizado por el Gobierno canario, desde 2006 no se depositan gomas y desde entonces el Cabildo ha estado "trabajando" en esa retirada. Los 23 puntos con neumáticos, además, están repartidos, hay seguridad las 24 horas, el Complejo está perimetrado y el polígono cuenta con su propia red de incendios. En cuanto a datos, no es comparable con Seseña "por densidad". Mientras que en el PIRS hay 100 toneladas por metro cuadrado, en el municipio toledano "estamos hablando de 1.000, 10 veces más que en la Isla", apuntó Valbuena, para posteriormente añadir que "no hay motivo para escandalizar a la población".

Varios partidos políticos en Arico, donde está la instalación, ya demandan medidas. Por un lado, la alcaldesa, la nacionalista Elena Fumero, solicitó ayer a la Federación Canaria de Municipios que busque mecanismos para mejor la gestión del Complejo. La socialista Olivia Delgado, compañera de formación de Valbuena, pidió la eliminación "urgente" de las gomas, mientras que Sí se puede denunció ante la Apmun (Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural) el vertido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine