Armada española Visita al Puerto de Santa Cruz

Un 'Meteoro' que surca las olas

Uno de los Buques de Acción Marítima que han participado en los ejercicios Marsec-16 recala en la Dársena de Los Llanos y abre sus puertas al público

20.05.2016 | 12:28
Un 'Meteoro' que surca las olas
Un 'Meteoro' que surca las olas
Visita guiada al Buque de Acción Marítima (BAM) Meteoro, que ha hecho escala durante dos días en Santa Cruz de Tenerife.

El Buque de Acción Marítima (BAM) Meteoro ha arribado al Puerto de Santa Cruz de Tenerife después de participar en los ejercicios de entrenamiento Marsec-16 desarrollados en los últimos días frente a las costas de Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife. Esta embarcación cuenta con otros tres hermanos gemelos pertenecientes a la Armada española: Relámpago (que también ha participado en los ejercicios Marsec), Rayo y Tornado. Desde la tarde del pasado miércoles, el Meteoro se encuentra atracado en la Dársena central de Los Llanos (frente al Cabildo de Tenerife) en una escala de dos días, jornadas en las que podrá ser visitado por el público que lo desee. Si alguien se perdió ayer la oportunidad de subir a bordo, aún hay tiempo para hacerlo pues el buque mantendrá sus puertas abiertas hoy, entre las 10:00 y las 13:00 horas.

Meteoro, construido por Navantia en su factoría de San Fernando en 2011, es el cuarto buque con este nombre. Sus antecesores prestaron servicios a la Armada española desde 1889 hasta 1974 y fueron una lancha cañonera destinada en el Apostadero de las Antillas, un crucero auxiliar que tomó parte en la guerra Hispano Americana de 1898 y un torpedero de la clase Audaz, transformado tras un proceso de modernización en fragata rápida antisubmarina, que formó parte de la trigésimo primera Escuadrilla de Fragatas.

El capitán de corbeta José María Almira García es el orgulloso comandante de este buque que en la actualidad cuenta con una dotación de 51 personas, aunque tiene capacidad para alojar una veintena más si se precisa, por ejemplo, dotar al buque con personal de Infantería de Marina u otros especialistas, según las misiones que se le encomienden.

De tecnología íntegramente española, este BAM es un buque rápido y muy versátil por su capacidad modular, que implica que pueda desarrollar misiones muy variadas, desde labores de control, vigilancia y neutralización de la piratería, control del tráfico marítimo, protección al tráfico mercante, vigilancia y control de pesca, así como operaciones contra el narcotráfico u operaciones de tipo medioambiental.
Tiene una eslora de 93,90 metros y una manga de 14,2 metros y está propulsado por dos motores diesel y uno eléctrico, lo que permite un ahorro considerable de combustible lo que hace que este buque sea muy eficiente energéticamente. Una de las tres hélices está en la proa y capacita al barco para maniobrar 360 grados desde un punto estático.

Tiene además una helisuperficie que está preparada para que aterrice casi cualquier tipo de helicópteros navales, salvo los de dos rotores por sus dimensiones. La cubierta de vuelo, que dispone de una rejilla especial de enganche, permite la operativa con los nuevos helicópteros NH-90. De hecho, el comandante del Meteoro comenta durante la visita que en esta superficie del buque ya ha tomado tierra un helicóptero de esta clase perteneciente a las fuerzas holandesas durante la operación Atalanta de la Unión Europea contra la piratería desplegada en Somalia.

Armamento

El Meteoro tiene como arma principal un cañón de fabricación italiana (Otto-Melara) que carga proyectiles de 76 milímetros de calibre y una cadencia de hasta 74 disparos por minuto. "Este cañón es capaz de acertar un blanco que esté a 10.000 o 15.000 metros", según apunta el comandante que añade que "todo depende de lo grande que sea ese blanco". Aunque este arma es de fabricación italiana, toda la integración y los dispositivos que permiten su operatividad han sido diseñados en España.

Además, en cubierta se dispone de dos ametralladoras MK 38 y cuatro Lanzachaff que lanzan bengalas con partículas metálicas cuya finalidad es la de servir como señuelo y engañar a un posible ataque con misiles que pudiera sufrir la embarcación o los medios aéreos que se hallen a bordo. Todos estos dispositivos armamentísticos son operados desde el interior del buque a través de una consola, por lo que en caso de una intervención en la que sea necesario su uso, la tripulación no queda expuesta a un ataque desde el exterior.

Este BAM dispone de un hangar con capacidad para albergar un helicóptero con las aspas replegadas, pero además, en los laterales de esta zona del barco se guardan dos embarcaciones semirígidas con capacidad cada una de ellas para 18 personas y se utilizan en misiones de aproximación y abordaje, entre otros cometidos. Estas lanchas rápidas tienen dos hélices con una cubierta metálica que las protege de cualquier cuerpo extraño que pudiera dañarlas.

Almira García subraya que este buque "es como una pequeña ciudad" en la que hay personal que se encarga de las labores contra incendios en el caso de que se produjera un fuego a bordo ya que hay compartimentos específicos para la munición o de combustible para el repostaje de las aeronaves si se precisara. Pero un fuego a bordo también puede producirse tras una maniobra fallida con una aeronave que vaya a aterrizar en la helisuperficie. El barco dispone de una cocina en la que sus responsables hace de todo, desde el pan diario a cualquier tipo de menú.

Configuración

La configuración operativa del Meteoro "es modular", en función del personal alistado, lo que permite desarrollar una amplia gama de cometidos permanentes y complementarios. Entre el primer tipo de cometidos el BAM actúa en la vigilancia marítima (medioambiental y control pesca), interdicción marítima, control de actividades y tráfico marítimo (mercancías peligrosas y tráfico de armas), protección del tráfico mercante, apoyo a otra unidades (operaciones de buceo de poca profundidad, asistencia médica), control y neutralización de operaciones terroristas, operaciones contra el tráfico de personas, operaciones de respuesta de crisis (ayuda humanitaria y rescate) e inteligencia. Pero su capacidad modular le permite realizar otras muchas operaciones.

Un BAM, que no dispone ni de misiles, sonar ni torpedos es capaz, sin embargo, de realizar misiones en las que hasta la fecha se operaba fundamentalmente con fragatas. La diferencia es un BAM tiene la cuarta parte de la tripulación necesaria en una fragata y consume la cuarta parte de combustible.

Desde el moderno puente de mando se gobierna la nave a través de un doble sistema de cartas náuticas digitales y multitud de palancas y botones para las maniobras o el uso de cámaras de alta resolución y alcance. En esta cabina no hay sitio para aquellos enormes timones de rueda de antaño, apenas un pequeño joystick dispuesto en los brazos de dos cómodos asientos bastan para dirigir al Meteoro. Desde una consola central se puede abrir y cerrar válvulas, cerrar compartimentos, operar las cámaras de vigilancia y una infinidad de operaciones que se ejecutan a golpe de click de ratón.

El comandante de esta embarcación relata que el buque es capaz de almacenar unos 495 metros cúbicos de combustible lo que le permite hacer grandes travesías sin necesidad de hacer escala para repostar. Así, Almira García pone como ejemplo la travesía que realizó el año pasado desde Sudáfrica hasta Las Palmas sin necesidad de repostar y aún así sobró bastante combustible. "Todo depende de la velocidad a la que se navegue", comenta para añadir que lo normal es que el buque mantenga una velocidad de 10 u 11 nudos.

Los generadores eléctricos con los que cuenta este buque le permiten generar una potencia que daría luz a 700 hogares de cuatro miembros cada uno con un consumo de unos 4,4 kilowatios cada uno.

Las visitas públicas se hacen guiadas por parte del personal de la tripulación que aseguran que los menudos que suben a bordo se fijan principalmente en el armamento del buque. Algunos de estos tripulantes señalan que las competencias que adquieren en un BAM son superiores a las que obtendrían en otro buque, pues al contar con una dotación reducida cada uno es responsable de varios cometidos, no de uno específico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine