Salud Pública

La Policía Local detecta el transporte de comida para colegios junto a desechos

La empresa de ´catering´ trasvasaba alimentos a furgones de reparto en la calle sin guardar las medidas sanitarias obligatorias

18.05.2016 | 12:21
La Policía Local detecta el transporte de comida para colegios junto a desechos

La Policía Local de Santa Cruz de Tenerife realizó una intervención el pasado día 10 tras detectar un transporte de alimentos perecederos que incumplía las condiciones higiénicas y sanitarias obligatorias. Dichos alimentos que fueron intervenidos por un inspector de Salud Pública, estaban destinados a los comedores escolares de medio centenar de centros de la capital tinerfeña. Entre otras irregularidades detectadas, los agentes comprobaron que los distintos alimentos no se conservaban a la temperatura adecuada en el interior del camión que, además, desprendía mal olor debido a que también se almacenaban 18 pequeños contenedores que estaban llenos de desechos de las comidas que habían sido retiradas varios días antes del catering de una compañía naviera.

El director general de Salud Pública del Gobierno de Canarias, Ricardo Redondas Marrero, señaló ayer a este periódico que durante la actuación policial fue requerida la presencia de un inspector de este departamento quien adoptó medidas cautelares inmovilizando los alimentos que contenía en ese momento el vehículo de esta empresa intervenido por la Policía Local. Asimismo, explicó que Salud Pública inició un segundo procedimiento por el cual se requiere a la empresa distribuidora del catering escolar para que aporte alegaciones respecto a esta actuación en concreto, pero además, este segundo procedimiento sirve para investigar las condiciones en las que esta empresa elabora los diferentes menús y los procedimientos que sigue respecto a la conservación de la cadena de frío y calor así como las condiciones o protocolo que se sigue con el reparto de estas comidas.

Según fuentes de la investigación, la empresa presunta responsable de los hechos es Newrest.

En el caso de que se determinen responsabilidades por negligencia, las sanciones podrían oscilar entre los 3.000 euros por una sanción de tipo leve hasta los 600.000 euros si esta se determina como muy grave. No obstante, Redondas Marrero explicó que "las medidas cautelares son proporcionales al riesgo que podría darse y se toman, sobre todo, para proteger a la población". En este sentido, el responsable de Salud Pública indicó que "el expediente aún está en curso, por lo que es pronto para ofrecer valoraciones al respecto". Así, añadió que la empresa debe presentar sus alegaciones y la investigación debe resolver las responsabilidades que conlleve tanto la actuación denunciada como una presunta implicación de la empresa que gestiona el servicio de catering.

La actuación policial se llevó a cabo en las inmediaciones de la carretera de Hoya Fría, donde los agentes realizaban labores de control de documentación y condiciones de vehículos, dentro de la campaña promovida por la Dirección General de Tráfico. En el transcurso de ese servicio, los agentes observaron el procedimiento de trasvase de mercancía entre dos furgones frigoríficos estacionados en plena vía pública, por lo que los agentes se entrevistaron con el conductor de uno de estos vehículos. Según fuentes de la Policía Local, este explicó que era un "procedimiento habitual" en esa empresa de catering.

Según la información recabada por los agentes, el furgón de mayores dimensiones, procedente de Granadilla de Abona –donde esta empresa de catering tiene su base–, estaciona en ese punto a las 07:00 horas a diario y, posteriormente, varios furgones de reparto acuden hasta allí a lo largo del día para recoger los alimentos y llevarlos a los centros docentes que tienen contratada a esta empresa. Además de esta anomalía, al verificar la comida que permanecía en los furgones, los agentes constataron diversas irregularidades. Los alimentos fueron inmovilizados de inmediato aunque el conductor de uno de los furgones explicó que esta empresa se ocupa de distribuir comida entre medio centenar de centros docentes, aunque no aportó notas de entrega de lo transportado, ni de la planificación de dicho reparto.

En varias cajas se almacenaban unas bolsas de plástico que contenían 30 desayunos, entre los que habían yogures sin refrigerar por lo que su consumo entraña riesgos. Por ello se requirió a un inspector de Sanidad Municipal quien verificó que el derivado lácteo estaba a una temperatura de 19,2 grados cuando no debe sobrepasar los seis grados según la normativa de transporte de mercancía perecederas.

Los agentes también avisaron al departamento de Salud Pública del Gobierno de Canarias, personándose en el lugar otro inspector, que continuó con la revisión de las condiciones de los alimentos. Respecto a los almuerzos que se guardaban en el furgón nodriza se comprobó que su temperatura era de 43 grados, cuando no deben ser transportados a menos de 65. El personal de la empresa insistió que esta práctica la realizaban todos los días durante el curso escolar.

Precisamente, el furgón nodriza en el que se almacenaba toda la comida tenía apagado el sistema de refrigeración y no se podía arrancar ya que su responsable se había ausentado y tan solo era accesible su zona de carga para que los vehículos de reparto acudieran allí a recoger los alimentos y seguir con su distribución. En la inspección ocular también se observó que los conductos del refrigerador estaban taponados con bolsas de plástico. En unos contenedores de corcho se guardaban 124 raciones con alimentos preparados como puré de berros, crema de zanahoria y salchichas con tomate, todo en deficientes condiciones de conservación.

Además, al detectarse mal olor en el interior del furgón se pidió explicaciones al conductor por el contenido de 18 pequeños contenedores, que estaban llenos de desechos de comida. Este explicó que fueron retirados varios días antes del catering de una naviera.

La edil responsable de Seguridad Ciudadana, Zaida González, recordó que la Policía Local ha venido realizando diferentes servicios de control sobre alimentos desde hace tiempo. "Los agentes no solo realizan labores en materia de tráfico o seguridad, también efectúan acciones de seguimiento del transporte alimentario, lo que ha derivado en importantes intervenciones como el decomiso de 350 kilos de caballas en un vehículo sin la documentación de origen ni de destino".

Respecto a la última actuación, la concejal señaló que se realizó un detallado informe policial que se remitió a Sanidad Municipal, Área de Transportes del Cabildo de Tenerife, al departamento de Salud Pública dependiente de la Consejería de Sanidad así como al departamento regional de Educación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine