Neotrópico ha recogido una treintena de tortugas invasoras en lo que va de año

La Fundación alerta de que estos animales se convierten en depredadores de la fauna y flora endémica - La mayoría son abandonados en charcas y parques

18.05.2016 | 12:21
Neotrópico ha recogido una treintena de tortugas invasoras en lo que va de año

Están catalogadas como especie invasora pero se venden en la mayoría de tiendas de animales y ferias de la Isla. La tortuga Trachemys scripta, más conocida como tortuga amarilla, está invadiendo los parques y charcas tinerfeñas. En lo que va de año, la Fundación Neotrópico -encargada de la recogida y el cuidado de los animales exóticas que aparecen en los espacios públicos del Archipiélago- ha recogido casi una treintena de ejemplares de esta especie. Una cifra que preocupa a la fundación. Así lo asegura su presidente, Jaime de Urioste, quien alerta de que estas tortugas se convierten en depredadoras de la fauna y flora endémica.

El experto explica que el problema del abandono de esta especie exótica "es que interfieren con los animales nativos". "Se comen los peces, las plantas y la ranas. Incluso, en algunos sitios como el parque de La Vega, en La Laguna, llegan a depredar a las aves que van a beber y a los pollos de las gallinas", detalla Urioste. Pero esta no es la única consecuencia de su aparición, también suponen un peligro para la salud humana. "Estas tortugas transmiten salmonelosis, si alguien mete las manos en el agua donde se encuentran puede pillar una gastroenteritis", revela el presidente de la fundación.

La mayoría de las tortugas son abandonadas en parques, charcas, estanques, barrancos y jardines de la Isla. "Hemos encontrado especies por casi todos los municipios, sobre todo en el parque de La Vega (La Laguna), en el parque García Sanabria (Santa Cruz de Tenerife) y en las charcas de Anaga", apunta Urioste. En este sentido, el especialista sostiene que la cifra "ha ido en aumento". "Pero no es algo que solo esté ocurriendo en Tenerife, sino a nivel nacional e incluso de toda Europa", señala el presidente.

Las causas: el aburrimiento de sus dueños. "Cuando estas tortugas crecen la gente suele cansarse de ellas. Muchas veces coincide con el periodo de vacaciones cuando no tienen donde dejarlas", puntualiza el experto. Y sin embargo, su tenencia es ilegal. "Se trata de una de las especies incluida en el catalogo de exóticas invasoras, y, por lo tanto, están prohibidas y su posesión se llega a multar con entre 3.000 y 200.000 euros", añade Urioste.

La Fundación se encarga del rescate de estos ejemplares y también de su custodia. "Intentamos ubicarlas en zoológicos o parques, pero en la mayoría de ocasiones en estos centros no hay espacio y finalmente permanecen en nuestra fundación", explica el experto. Una vez han pasado la cuarentena necesaria, Neotrópico emplea a las tortugas invasoras como herramientas educativas. "Tanto para dar ciclos de formación como para educar a los escolares en la tenencia responsable de este tipo de animales", destaca Urioste. En este sentido, el experto añade que "se trata de enseñar a los niños que no hay que desprenderse de ellos como si fueran juguetes".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine