Adiós a un lagunero universal

Despedida de honor para Pedro González

Centenares de personas acuden al traslado de los restos mortales del primer regidor lagunero de la democracia

18.05.2016 | 12:21
Despedida de honor para Pedro González
El féretro de Pedro González a la salida del Ayuntamiento de La Laguna, donde fue recibido con aplausos por decenas de vecinos. |

Con lluvia, frío y aplausos, así despidió ayer La Laguna a uno de sus vecinos más ilustres: Pedro González. El salón de plenos del Ayuntamiento de La Laguna se transformó en capilla ardiente para dar el último adiós al primer alcalde de la etapa democrática, pintor y recordado profesor universitario.

Desde las 9:00 horas de la mañana, momento en el que el Consistorio reabrió la sala donde fue velado el cuerpo del exalcalde, centenares de vecinos y numerosas autoridades acudieron a presentar sus respetos y a acompañar a sus familiares. El municipio de La Laguna decretó este domingo dos días de luto oficial en recuerdo de González, que ayer fue trasladado al cementerio de Santa Lastenia y homenajeado por sus familiares en una ceremonia íntima.

La sala anexa al salón de plenos se llenó paulatinamente con las coronas de flores enviadas desde todos los puntos de la Isla. Partidos políticos, empresas e instituciones culturales enviaron estos recuerdos florales para arropar a la familia del también Premio Canarias de Bellas Artes.

La sala, presidida por un crucifijo de madera, fue preparada al detalle por los responsables municipales. La bandera de La Laguna cubría el féretro, en el que también descansaban las medallas y distinciones recibidas por González a lo largo de su vida. A un lado se colocó su retrato, que habitualmente cuelga en la sala anexa junto con el del resto de alcaldes laguneros. En el otro, se instaló además una foto reciente del fallecido.

El alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, explicó que, pese a que todavía es demasiado pronto para tomar una decisión, no descarta organizar un homenaje en su recuerdo. "Su labor ha sido reconocida ya en vida, tanto por el trabajo realizado como por la gestión y su servicio público", destacó. En este sentido, el líder nacionalista recordó el homenaje a los alcaldes de la etapa democrática realizado en el anterior mandato a instancias del entonces alcalde, Fernando Clavijo. "Además, la ciudad también cuenta con un parque público en su recuerdo: un lugar de convivencia", añadió. Pese a ello, no descartó nuevas iniciativas en su recuerdo. "En la reunión de portavoces hablaremos sobre el tema pero no hay nada decidido", indicó.

Díaz, que acompañó también ayer a los familiares de Pedro González, destacó el importante número de personas que se acercaron a darle su último adiós. "Por aquí han pasado personas de múltiples colores ideológicos. Eso es lo que simboliza Pedro González", precisó.
El Ayuntamiento de La Laguna colocó, además, un libro de condolencia para dar la oportunidad a todos los laguneros de escribir una frase de recuerdo. "Serán entregados a la familia, evidentemente", matizó Díaz.

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, y la vicepresidenta, Patricia Hernández, acudieron también a la despedida del exalcalde en el Consistorio. El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, representantes del Parlamento de Canarias y de varios de los ayuntamientos de la Isla hicieron lo propio.

Pedro González se convirtió ayer en la segunda personalidad lagunera en ser homenajeada tras su fallecimiento en el salón de plenos. El último en ser despedido en esta sala fue el recordado Hermano Ramón, Hijo Adoptivo de la ciudad que falleció en 2002.

Para la ocasión, la Policía Local organizó un dispositivo especial para el acto. El féretro de González estuvo acompañado en todo momento por dos policías vestidos de gala. Además, fue escoltado por cuatro agentes motorizados hasta el cementerio de Santa Lastenia: dos del cuerpo de La Laguna y dos de la vecina capital.

Por la sala, donde también se reunieron numerosos medios de comunicación, pasó la presidenta del Círculo de Bellas Artes de Tenerife, Dulce Xerach Pérez, quien habló de su intensa labor artística. "Perdemos a un gran humanista, no solo a un gran pintor, sino a un pintor político en el sentido bueno de la palabra", detalló. "Pintaba comprometido con la realidad, con los temas más candentes como la inmigración o el paisaje y, por supuesto, con La Laguna. La ciudad que fue uno de sus grandes amores", señaló.

La que fue viceconsejera de Cultura del Gobierno de Canaria, valoró también su trabajo al frente del Ayuntamiento de La Laguna, donde fue alcalde entre 1979 y 1987. "Fue demasiado adelantado, su forma de entender La Laguna fue muy superior –en todos los sentidos– a la mayoría de la gente. Tenía una visión muy especial", explicó.

Pérez lo definió como un "activista cultural" de la talla de Eduardo Westerdahl o Domingo Pérez Minik. "Creó el grupo Nuestro Arte, se enfadó con el Círculo de Bellas Artes y se fue al Museo. Luego volvió. Era un tipo muy peleón con sus temas y con una cabeza muy preparada", sentenció.

En la ceremonia de despedida tampoco faltaron otras personalidades que, en su día, también fueron responsables del futuro de la ciudad. La exalcaldesa Ana Oramas, por ejemplo, destacó la relación personal que ha mantenido siempre con la familia del fallecido porque "de chicos vivíamos puerta con puerta en el Camino de San Diego".

"En mi época de alcaldesa afianzamos una gran amistad. Le tengo un respeto tremendo, no solo fue el primer alcalde de la democracia sino que fue un político ejemplar y un artista dedicado a la gestión. Se dedicó al alcantarillado de La Laguna cuando en muchos sitios no había o tampoco había luz", recordó sobre su etapa al frente del Consistorio.

Oramas no quiso dejar escapar la oportunidad de recordar a su esposa, ya fallecida. " Tuvo una mujer excepcional que fue Chicha Zerolo, muy querida y que se implicó en toda la actividad social del municipio. Ella también tiene una plaza en La Laguna, concretamente en Las Mercedes", aseguró la candidata nacionalista al Congreso de los Diputados.

Además de recordarlo como un "político ejemplar, un artista excepcional y sobre todo un amigo entrañable", Oramas centró su recuerdo en su gran producción pictórica. "Recuerdo aquel cuadro con un Cristo en una patera recogiendo a la gente del mar", dijo. "Me quedo con el amigo y me quedo con el artista universal", sentenció.

Con idéntico cariño se refirió al fallecido Elfidio Alonso, otro de los alcaldes laguneros del último periodo histórico. No en vano, Alonso tomó el relevo de González al frente del Consistorio en 1987.

"Fue el primer alcalde de la democracia, yo fui el segundo", rememoró el fundador de Los Sabandeños. "Me dejó mucho camino recorrido y continué obras que él inició. Esto es algo que parece que en la política de hoy sienta muy mal, cuando a veces se desprecia la labor de los miembros de otro partido", opinó. Entre los grandes proyectos gestados durante la alcaldía de González nombró, por ejemplo, la Vía de Ronda.

"Para la política y el arte de Canarias ha sido una pérdida muy sensible. Como persona, era muy simpático y tratable", continuó Alonso. En el capítulo de las anécdotas, se remontó a la época en la que ambos jugaban al baloncesto. "Fue un muy destacable jugador, siempre me decía que había introducido la forma de tirar las faltas personales con una mano", aseguró.

Elfidio Alonso concluyó valorando su sensibilidad artística y recordó que fue el primer pintor abstracto de las Islas. "Lo trajo de Venezuela", recalcó. "Sus exposiciones fueron hitos muy importantes, era una persona muy sensible", zanjó.

A las 12:30 horas, según lo previsto, el féretro con los restos mortales del que por muchos fue definido como "el mejor alcalde que ha tenido La Laguna" fue trasladado hasta la calle. Allí le esperaba el vehículo que lo trasladó hasta el cementerio de la capital. A la salida de los arcos del Consistorio, la comitiva fúnebre fue recibida con un caluroso aplauso improvisado por las decenas de vecinos que se acercaron para darle una merecida despedida.

Pedro González es el primer alcalde de la etapa democrática que fallece en La Laguna. Además, su destacada trayectoria como artista y profesor de la Universidad de La Laguna lo convirtieron en vida en uno de los principales símbolos de la intelectualidad tinerfeña.

Sus hijos y nietos recibieron ayer todo el calor que era posible en una de esas mañanas laguneras donde la primavera todavía no ha hecho su aparición. En la calle, en los alrededores de la plaza del Adelantado, numerosas personas se reunieron para acompañarlos. La banda municipal interpretó allí dos piezas.

Ese gesto se tradujo, además, en numerosos mensajes a través de los medios de comunicación y de las redes sociales. El Centro Atlántico de Arte Moderno, por ejemplo, emitió un mensaje expresando "nuestra admiración a la figura de este creador y nuestras condolencias y respeto a toda su familia". Además, recordaron la exposición que acogieron en 2001. "Para esta institución fue un verdadero honor exhibir su obra en la exposición Pedro Gonzalez. Pinturas 1961-2001". La Asociación de Antiguos Alumnos y Amigos de la Universidad de La Laguna también recordó al que fue primer decano de la Facultad de Bellas Artes y uno de sus impulsores.

Pedro González recibió los mayores honores que dispensa una institución local. El recuerdo de su labor sigue vivo no solo en su extensa producción artística. Mucho de lo que hoy es el municipio, como su cementerio o los canales que la cruzan como arterias, es producto de su genio creador.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine