Una decena de municipios sufren aún hoy restricciones en el abastecimiento

Cinco municipios de Tenerife lograron reducir los índices de flúor en el agua de consumo desde 2013

16.05.2016 | 12:42
Una decena de municipios sufren aún hoy restricciones en el abastecimiento

Cinco municipios de Tenerife lograron reducir los índices de flúor en el agua de consumo desde 2013. En ese año, Salud Pública recomendaba no ingerir el abasto en 14 localidades, pero hoy son nueve las que todavía mantienen niveles excesivos en el suministro, casi todas del Norte. Núcleos de El Sauzal, El Tanque, Icod de los Vinos, La Matanza, La Victoria, Santa Úrsula, La Laguna, San Juan de la Rambla y Buenavista sufren aún este problema, a los que se suma Puerto de la Cruz por valores elevados de nitrato. La jefa de Sección de Programas Ambientales, Macrina Martín, informa de que al menos la restricción en Buenavista se levantará en "un tiempo relativamente corto".

Detalla, además, que el Cabildo ya cuenta dos plantas de tratamiento en marcha, una en La Guancha y otra en Icod de los Vinos, que han aliviado esta situación, pero además tiene proyectadas otras dos, una también en Icod y otra en Los Realejos, que permitirían poner fin a los altos niveles de flúor, y consecuentemente de sodio, en el abastecimiento. Para poder levantar las restricciones, los índices de flúor por debajo de 1,5 miligramos por litro deben ser continuados en el tiempo. Si los territorios están por encima de ese parámetro, las recomendaciones sobre no beber agua del grifo y no cocinar con ella dependen de la edad de los afectados. Si las concentraciones se encuentran entre el 1,5 y cuatro miligramos por litros, la restricciones afectarán a los niños menores de ocho años. Cuando se supera el límite, el aviso irá dirigido a todos los habitantes.

Su ingesta desmesurada puede ocasionar fluorosis dental crónica, una enfermedad que se desarrolla antes de los ocho años. Se caracteriza por una excesiva mineralización del esmalte que se manifiesta desde pequeñas manchas blancas hasta la tinción marrón negruzca y la formación de poros que dan al diente un aspecto de deterioro. A los mayores también puede afectar cuando el flúor supera los cuatro miligramos por litro y se consume asiduamente, provocando dolor en huesos y articulaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine