Tomás Afonso: "Con un solo idioma no se va a ningún lado; por eso hay que estudiar francés"

"Hay empresas que quieren ir a África y tienen problemas para rellenar documentos", afirma el nuevo presidente de la Alianza Francesa de Tenerife

15.05.2016 | 01:49
Tomás Afonso: "Con un solo idioma no se va a ningún lado; por eso hay que estudiar francés"
Tomás Afonso, nuevo presidente de la Alianza Francesa de Tenerife, durante la entrevista.

El nombramiento de Tomás Afonso como presidente de la Alianza Francesa se hizo efectivo el pasado viernes. Como reto a corto plazo se plantea que la sociedad tinerfeña conozca la institución no solo como una academia para aprender el idioma. La cultura francesa tiene un divulgador perfecto en este centro.

¿Qué es la Alianza Francesa?

La perspectiva que tiene la sociedad es que es una mera academia y no es así. Es un institución cultural. Una de nuestras señas de identidad es precisamente esa, diferenciarnos. Dependemos de la sede que está en Madrid, aunque tenemos autonomía. Recientemente hemos renovado los estatutos de tal manera que se homogeneicen todas las alianzas francesas de España.

En más de 50 años de actividad da tiempo de hacerse un nombre.

En Tenerife tenemos un prestigio bastante importante, como la Medalla de Oro de Santa Cruz, el premio Príncipe de Asturias a nivel español, pero se suele confundir la Alianza Francesa con una academia. Es una asociación cultural sin ánimo de lucro donde, además de la enseñanza de idiomas, se hace una difusión de la cultura francesa. Esa doble vertiente suele despistar bastante a la gente. Históricamente se ha mandado a los hijos a estudiar a la Alianza Francesa pero se queda ahí, sin entrar más. La mayoría de los socios tienen a nivel particular una trayectoria importante.

¿Qué actividades hacen?

Básicamente son actividades de difusión de la cultura francesa. Hablamos de charlas, de cine, de todo lo que tenga que ver con la cultura francesa y con la francofonía, no solo en el ámbito de Francia. La segunda ciudad con mayor número de habitantes francófonos no está en Francia, es Montreal. También es la lengua oficial en 32 países y la novena lengua a nivel mundial con más de 200 millones de hablantes.

¿Es importante hablar francés?

El francés está en los cinco continentes junto con el inglés. Ni siquiera el español está en todos los continentes. Al final esos datos te dan una idea de lo que puede ser el francés a nivel mundial. No está numéricamente con las cifras del ingles, el castellano o los idiomas orientales, pero sí somos una lengua oficial en la Unión Europea.

¿Habla usted francés?

Mi perfil es más de gestor. Carlos Brunetto, el anterior presidente, es más poliglota que yo. Domino el inglés, el francés y un poco de portugués. Soy hijo del sistema educativo antiguo, donde se estudiaba lo que se estudiaba, pero las nuevas generaciones afortunadamente vienen pisando más fuerte.

¿Es necesario que el profesor sea nativo?

El profesorado de la Alianza Francesa es nativo, francés. Hasta el propio jefe del estudio es francés. La Alianza Francesa da el título que expide el Ministerio de Educación francés. Esa titulación es la que te exigirían cuando se va a trabajar en Francia. ¿Quién mejor da esa validez que una institución del país de origen al cual tú pretendes aspirar o vivir. Damos esa certificación y somos el único centro que la hace.

¿Son los grandes divulgadores de la cultura francesa en la Isla?

La Alianza Francesa, el Liceo Francés y toda la actividad del Consulado son los grandes pilares de la cultura francesa en Tenerife. La intención es que nos vean como algo más que una academia de francés, que por otro lado es lo importante. Si en 32 países del mundo el francés es la lengua oficial te abre muchas puertas. Nosotros, los canarios, no es que vivamos de espalda al mar, pero sí que vivimos de espalda a África cuando en línea recta de aquí a Mali en avión, es más cerca que ir a Madrid. Eso implica una seria de cosas, entre ellas la del idioma.

Entonces, el francés, más que como cultura, se ofrece como salida profesional.

Nos gustaría que la gente aprendiera más el francés de lo que lo están aprendiendo y el francés también como salida profesional. Después del árabe, lo que se habla en Marruecos es francés. También español, pero el francés se habla incluso dentro de las instituciones y eso ocurre también en Mauritania, en Senegal. Cuando hablamos de 32 países son también colonias antiguas francesas y belgas.

¿Debería darse como primera lengua en el colegio?

Entiendo que sí, sobre todo por una cuestión de proximidad. Tenemos que ser consecuentes con el entorno en el que estamos. Una persona que tiene tan cerca países donde la base del idioma es el francés o al menos se habla debe hablar varios idiomas. Cuando se habla de bilingüismo hoy en día es un debate que no me acaba de convencer. Hay que saber aprovechar las oportunidades de entorno como forma de negocio, como enriquecimiento personal y profesional, y debería plantearse el francés o el portugués, que también es relativamente fácil de aprender. Hemos vivido de espaldas a esa realidad y es verdad que el inglés te abre puertas en todos lados pero en nuestro caso, por una cuestión geográfica el francés es fundamental.

¿Cómo se entra en la Alianza Francesa?

En la web de la Alianza Francesa tenemos la formación que se da durante todo el año.

¿En diferentes horarios?

De momento es solo de tarde. En la medida que podamos crecer intentaremos aumentar el número de alumnos para poder ofertar el mayor número de horas y ayudar a la gente que por la mañana tenga ese hueco. Estamos de tarde pero solo de momento. También hay cursos intensivos de verano y actividad suficiente a lo largo del año. También se está planteando la posibilidad de irnos al Sur, de tener una pequeña aula de extensión en La Palma, porque queremos dar esa apertura.

¿Cómo organizan las clases?

Tenemos unas directrices pedagógicas que se enmarcan desde la sede central en París y trabajamos en el nivel de la excelencia. El coste de un profesor nativo siempre es un poco más alto pero tiene que ser así. Somos una institución cultural sin animo de lucro donde el único personal remunerado en la Alianza es el profesorado. No tenemos ningún tipo de afán de lucro.

¿Cómo llega usted a la Alianza Francesa?

Lo más importante es agradecer a Carlos Brunetto, el anterior presidente, que haya confiado en mí. En la Alianza Francesa los mandatos están limitados a ocho años. Él ya los cumplido. Carlos tiene un vínculo muy importante con la Alianza Francesa porque estuvo desde muy pequeño aprendiendo francés. Luego formó parte de la junta directiva y ha sido presidente estos últimos años. La Alianza no sería como es sin su trabajo y eso me supone una enorme responsabilidad porque he de estar a la altura.

¿Han superado la crisis?

La Alianza durante esta etapa de crisis ha pasado por un momento malo, pero Carlos ha sabido gestionarlo. Le han tocado los peores años y sin embargo la ha mantenido, algo que no pueden decir la mayoría de las asociaciones culturales. Mantener la actividad en tiempos de guerra es muy complicado.

¿Cuáles son los retos ahora?

Ahora toca plantearnos otros retos y crecer. Hay que aumentar el número de alumnos y de socios. Ahora mismo somos 60 socios y hay unos 70 alumnos matriculados. Aunque no hace falta ser socio para hacer un curso queremos involucrar más a los alumnos para que aprendan el idioma pero también amen la cultura francesa.

¿Cuesto mucho ser socio?

No cuesta demasiado ser socio de la Alianza Francesa. Es un precio ridículo; al año la cuota es irrisoria. Queremos aumentar el número de socios y también aumentar la cantidad de actividad. Los socios son muy activos y queremos motivarles todavía más. Estamos vivos por la labor que hacen los socios y queremos seguir esa línea ya trazada pero con ganas de aumentar.

¿Cómo es la relación con las administraciones?

La Alianza Francesa tiene como criterio de excelencia tener relación con todas las administraciones y organizaciones de esta Isla. De hecho, tiene convenios con la mayoría de las administraciones públicas. Es cierto que no recibimos ni optamos a subvenciones porque intentamos sobrevivir de forma autónoma. Pero si queremos crecer debemos empezar a pensar en solicitar subvenciones y optar a ellas. La relación con el Ayuntamiento y con el Cabildo es exquisita. Y también con el Real Casino.

¿No les da con su sede de la Avenida 25 de Julio?

El espacio en la Avenida 25 de Julio es limitado pero tiene su encanto. Estamos hablando de una casa que está dentro del conjunto histórico, del barrio de Los Hoteles. Somos la más pequeña de las Alianzas Francesas en tamaño pero no en prestigio. Una de las cosas a las que me costará adaptarme es que tarde o temprano, si crecemos, nos tendremos que mudar. Es un objetivo agridulce porque la sede es coqueta, familiar y da proximidad. Pero por un perfil más de gestor intentaré aparcar la parte más romántica.

Una de las propuestas de su programa es ayudar a las empresas con el francés.

Queremos hacer un acompañamiento en cuanto al tema de traducciones. Hay empresas que quieren ir a África y tienen problemas para rellenar documentos. Queremos ir de la mano de todas las organizaciones que estén pensando que el francés como su herramienta para poder externalizar y crecer. Ya muchas empresas se están dando cuenta de la necesidad de abrirse y expandirse. Va a ser una labor titánica porque se compite, con esto de las modas, con el ingles, con el alemán o con el chino. Lo importante es pensar que con un solo idioma no se va a ningún lado por eso hay que estudiar francés. La realidad es tan cambiante que vivimos en un mundo dominado por el inglés pero el futuro es políglota.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine