La obra del barranco del Cercado obliga a eliminar 50 plazas de aparcamiento

La eliminación de estacionamientos en San Andrés se prolongará durante al menos dos meses

14.05.2016 | 02:00
Tamo de la avenida Pedro Schwartz, desde esta semana sin estacionamientos, con un carril suprimido y otro que ha pasado a ser en ambos sentidos.

Las obras en el barranco del Cercado, en el pueblo de San Andrés, han obligado a suprimir el medio centenar de aparcamientos que tenía la avenida Pedro Schwartz. Además, en uno de los carriles –el más pegado a la zona infantil y que era en sentido ascendente– se ha bloqueado el paso de vehículos prohibiendo con ello la circulación. El otro, con dirección descendente y donde estaban las plazas de aparcamiento, se ha habilitado para el paso de los coches en ambos sentidos.

La eliminación de estacionamientos, según los datos que manejan los vecinos, se prolongará durante al menos dos meses. Los residentes de la zona mostraron ayer su malestar por la falta de información. De un día para otro se han quitado medio centenar de plazas, lo que supone un problema para los que viven en la zona y también para los que se acercan a diario, como los turistas, hasta el pueblo costero.

Alternativas

En las redes sociales también se ha denunciado la situación. Aunque la mayoría es consciente de la necesidad de ejecutar la obra, la falta de sitio donde dejar el coche no convence a nadie. Desde el Ayuntamiento de Santa Cruz se ha habilitado desde hace años una zona de tierra en el solar resultante junto al Infobox, donde se encuentran las oficinas municipales.

Por su parte, fuentes del Cabildo de Tenerife aseguraron ayer que la supresión de aparcamientos es una necesidad, ya que se busca dar continuidad a los trabajos de canalización del barranco. Por la zona pasan a diario camiones por lo que es prioritario garantizar la seguridad.
El proyecto que diseñó el Consejo Insular de Aguas para evitar San Andrés volviera a sufrir inundaciones como las de octubre de 2014 incluye la ampliación del barranco de El Cercado sobre todo en su tramo final. Este tramo pasa de 18 metros a 30 metros de ancho, lo que implicará que el cauce pueda soportar una mayor cantidad de agua.

Además, implica el desplazamiento del cauce en dirección al mamotreto –el inacabado edificio de aparcamientos de la playa– y la mejora del drenaje del Castillo de San Andrés. Para darle continuidad al paseo peatonal de la avenida marítima, los técnicos idearon una pasarela que permitirá llegar a la playa de Las Teresitas caminando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine