Santa Cruz

La extrabajadora del albergue denuncia a la empresa por despido irregular

Yurena lleva a los tribunales a Serunion para demostrar que su cese fue improcedente tras no llegar a un acuerdo en la conciliación

13.05.2016 | 14:13
La extrabajadora del albergue denuncia a la empresa por despido irregular

Yurena, la extrabajadora del Centro Municipal de Acogida que fue despedida a finales de marzo por robar dos panes y tres lonchas de queso de la cocina del albergue para dar de comer a sus hijas, ha denunciado a Serunion, empresa responsable del servicio, por despido improcedente. Ayer su abogado, Gerardo Pérez, presentaba en los juzgados la denuncia tras no llegar a un acuerdo con la subcontrata en el Semac (Sección de Mediación, Arbitraje y Conciliación).

"No hemos alcanzado un acuerdo porque la empresa no ha presentado ninguna alternativa", explicó el letrado tras salir de la conciliación. Por parte de Serunion se presentó una representante "que no hizo ningún tipo de oferta, ni económica ni de readmisión", detalló. "Firmamos el acto en el Semac sin avenencia, sin acuerdo, pero hay que dejar claro que no lo hubo porque no hubo tampoco ofrecimiento alguno", reiteró Pérez.

Ahora será el Juzgado de lo Social el que se encargará de determinar si el despido es o no procedente. Si considera que la postura de la empresa es la adecuada, Yurena se quedará en la misma situación. En caso de que lo considere improcedente, la subcontrata tendrá la alternativa de readmitirla en su puesto de trabajo o abonarle el dinero que le corresponda.

Esta situación no ha llegado por sorpresa ni para Yurena ni tampoco para su abogado. Suele ser habitual que antes de sentarse en el Semac se conozca si hay o no algún tipo de oferta y, en este caso, no lo había. "Íbamos sin acuerdo, con la previsión de lo que iba a pasar y que finalmente ha pasado", alegó el abogado.

Lo que buscaban, después de estos meses de incertidumbre, es que la empresa readmitiera a Yurena o que, al menos, le ofreciera una cantidad de dinero razonable por haber llevado a cabo su despido. "A Yurena le hace mucha más falta el trabajo que el dinero, pero al menos esa era una opción que nos planteábamos", subrayó.

Ahora habrá que esperar a después de agosto, si todo marcha según lo previsto y se van cumpliendo los plazos, para saber qué pasará finalmente. De momento, Yurena está sobreviviendo gracias a la prestación por desempleo que cobra que, aunque no es mucho, al menos le ayuda a salir adelante.

"A ella estas cosas le ponen muy nerviosa porque no está acostumbrada y lo pasa realmente mal", matizó Gerardo Pérez. Lo que desea es que la situación se arregle cuanto antes.

Apoyos

Desde la Plataforma por la Dignidad quisieron mostrar ayer su apoyo a Yurena asegurando que esta situación "trasciende el ámbito laboral desde el momento en que la empresa emite un comunicado público a la prensa donde pone el nombre y los apellidos de la trabajadora y la acusa de una conducta inapropiada continuada durante años que justifica su despido disciplinario". Además, añaden que esa acusación no lleva pruebas "en ningún momento".

En esta misma línea, apelan al Ayuntamiento de Santa Cruz y a las palabras del alcalde, José Manuel Bermúdez, para que media ya que este último afirmó después de conocer lo sucedido que la extrabajadora debía ser readmitida si la causa real del despido era haber robado pan y queso. Según expone la Plataforma, el Consistorio tiene responsabilidad en lo sucedido si se tiene en cuenta que la empresa ofrece un servicio para la administración local.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine