Santa Cruz

Los secretos de la buena mesa

El Día de las Tradiciones llena la zona de La Noria

09.05.2016 | 10:36
Los secretos de la buena mesa
El entorno de La Concepción lució ayer una imagen diferente.

Santa Cruz vivió ayer una jornada muy especial: un día pensado para que todos los miembros de la familia pudieran disfrutar no solo de las comidas típicas, el vino, los licores y los postres más deliciosos, sino también del deporte. Si a las 11:00 horas arrancaba la XXXVI Fiesta de la Bicicleta desde la avenida de Francisco La Roche, horas más tarde daba comienzo el Día de las Tradiciones Canarias en el entorno de la calle La Noria, lugar en el que se concentraron miles de personas a lo largo de la jornada

Las primeras en hacer su aparición en los alrededores de la iglesia de La Concepción chicharrera fueron las vacas y los toros. No obstante, no tardaron en hacer su aparición los pastores con sus rebaños tanto de ovejas y de cabras guiados por perros pero tampoco faltaron las gallinas ni los conejos. "Venimos sobre todo por los niños para que vean a los animales", asegura Rosa Hernández mientras convence a uno de sus hijos para que acaricie a uno de los dos burros que también participan en el Día de las Tradiciones Canarias.

Mientras los animales hacían las delicias de los más pequeños de la casa, los aficionados a la Lucha Canaria se concentraban en las inmediaciones del Puente de El Cabo para disfrutar del deporte. En el terrero acondicionado para este día se enfrentaron los clubes de lucha de Los Campitos contra el de El Rosario de Valle de Guerra.

Ya, en las carpas ubicadas desde el pasado viernes en La Noria, los santacruceros y visitantes se preparaban para degustar alguno de los caldos que trajeron hasta la capital las cinco denominaciones de origen que participaron en la segunda edición de la Feria del Vino, un encuentro que finalizó a las 22:00 horas de ayer.

"Los precios están muy bien así que puedes probar varios y aprovechar para picar algún plato", comenta Lucía López, vecina de la capital. Y es que la copa de vino se servía por 1,50 euros en vaso de plástico mientras que si se optaba por la copa de cristal había que sumarle un euro más al caldo elegido.

Los blancos secos o afrutados, los tintos, los caldos ecológicos y los rosados también se podían acompañar con un ración de tortilla o alguna tapa por 2,50 euros.

Si las carpas estaban llenas de comensales, también fue para muchos una suerte encontrar alguna mesa vacía en las distintas terrazas que tienen los restaurantes de la zona. "No pensábamos que hubiera tanta gente, tendremos que esperar un poco para poder almorzar", afirma Eli Gutiérrez, quien espera junto a unas amigas a que se quede libre alguna mesa.

Los aromas de la buena mesa y de los caldos se extendían por toda la calle, hasta llegar hasta el puente Serrador, pues en la explanada que hasta el pasado día 3 –fecha en la que se celebró en la capital el tradicional Baile de Magos– aparcan los coches, se levantaban las 13 carpas en las que se celebró el concurso de Comidas Típicas.

"Nosotros nos presentamos con 40 postres y, la verdad, es que nos hemos visto un poco apurados para poder traer todos los que queríamos", explica Conchi Ramos, quien añade que para poder realizar las diferentes tartas, los suspiros de moya o las magdalenas de zanahoria han tenido que pedir ayuda a abuelas y vecinas.

El alcalde de la ciudad, el nacionalista José Manuel Bermúdez, acompañado de la edil de Fiestas, Gladis de León, la concejal de Vivienda, Carmen Delia Alberto, y las Reinas adulta e infantil de las Fiestas de Mayo fueron probando los distintos platos y postres preparados por los distintos participantes en el Concurso de Comidas Típicas. "Hemos logrado no solo recuperar un encuentro que si bien no es el día grande de las Fiestas de Mayo, ha logrado tener un importante éxito de asistencia", aseveró el regidor chicharrero, quien calificó la jornada de ayer de "especial, pues se mezcla el deporte, las tradiciones pero también la Feria del Vino".

Mientras el jurado deliberaba sobre cuáles eran los mejores platos del concurso, las vallas del Campo Castro se abrieron para que los presentes también pudieran degustar las delicias preparadas por los concursantes. Así, comenzaron a desfilar platos de garbanzas, puchero pero también tarta de piña, sangría o vasos de vino.

Carmen Méndez es una de las muchas que espera a que los participantes en el concurso de Comidas Típicas le alcance alguno de los platos que han cocinado. "Estoy encantada de estar aquí", afirma.

El jurado encargado de elegir los mejores platos estuvo formado este año por: Armando Saldanha, Willy García, José Luis Conde, Juvenal Rodríguez, Javier Martín, Airam Afonso, José David Galdeano, Bruno Lorenzo, Pedro Rodríguez Dios, Lucas Díaz, Antonio Armas, Rasa Strankauskaite, Braulio Simancas, Quique Rodríguez, Cristina Roales y Elen Roales.

Ellos fueron los encargados de elegir la mesa mejor presentada, cuyo primer premio recayó en Julio Francisco Tacoronte Vega. El segundo premio fue para la murga Infantil Guachipanduzy y el tercero para la Asociación de Vecinos Los Candiles.

En la categoría de puchero canario, el primer galardón fue para la murga Los Sofocados; el segundo lo obtuvo la murga Infantil Guachipanduzy y el tercero, El Cabito.

La mejor cazuela de pescado la preparó Esteban Reyes Melián pero la murga infantil Guachipanduzy y la Asociación de Vecinos Los Candiles se hicieron con el segundo y el tercer premio en esta categoría, respectivamente.

La Asociación Cultural Musical Cantares Luz de Luna logró el primer premio con el cherne con dos mojos, papas arrugadas y gofio amasado. En cuanto al segundo y tercer galardón, estos fueron para Los Candiles y la murga Los Desbocados, respectivamente.

Los Sofocados se hicieron con el premio al mejor conejo en salmorejo pero los vecinos de Los Candiles y la murga infantil Guachipanduzy lograron el segundo y tercer galardón, respectivamente.

Los mejores postres fueron los de Julio Francisco Tacoronte Vega, quien consiguió el primer puesto, y para la Asociación Cantares Luz de Luna, quienes lograron el segundo puesto.

Aunque los licores no entraron en el concurso de Comidas Típicas, en muchas de las mesas había licores. "Se preparan con ron, vodka o con alcohol destilado pero, por ejemplo, el licor de gofio lleva ron", explica Conchi Ramos, quien precisa que hay que dejar las hierbas un total de siete días para luego prepararlo y embotellarlo. "Antes de probarlo debe estar embotellado un mes", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine