Campeonato internacional de la First Lego League

Niños que podrán salvar el planeta

Más de un millar de pequeños ´científicos´ de 40 países se despiden de Tenerife tras cuatro días compartiendo sus ideas para mejorar la gestión de residuos y proteger la naturaleza

09.05.2016 | 17:50
Niños que podrán salvar el planeta
Los tres equipos ganadores del campeonato: Sesi Robotics School, GalaxyRobos y Team PolyGone.

Cerca de un millar y medio de jóvenes de 40 nacionalidades diferentes y agrupados en 114 equipos han participado en la First Lego League (FLL) Open European Championship que se ha celebrado durante los últimos cuatro días en el Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife y que ayer concluyó con la final y entrega de premios a los ganadores. Los equipos de chicos y chicas de entre 6 a 16 años mostraron un torbellino de ideas, de excelentes ideas, para reducir la contaminación en el planeta y proteger el medioambiente. Los pequeños científicos abordaron soluciones más que factibles como solución al reto mundial planteado por FLL.

Pero el FLL supone mucho más, pues es también una competición donde los equipos de 10 a 16 años deben diseñar y programar un robot construido con piezas de Lego y que debe ejecutar una serie de actividades en un tiempo de dos minutos y medio. Al reto mundial planteado este año y la competición, se une la aplicación de los valores de FLL, que promueve la convivencia, el trabajo en equipo y la coorpetición (una palabra que surge de la unión de competición y colaboración).

Han sido cuatro días muy intensos donde los equipos procedentes de países como Líbano, India, Australia, Estados Unidos, Pakistán, Japón, Dinamarca o Alemania, entre muchos otros, han convivido e intercambiado sus vivencias, tradiciones y proyectos científicos. El Recinto Ferial de Tenerife se ha convertido en una especie de asamblea de la ONU de la ciencia y la tecnología, la educación y los valores del siglo XXI.

Esa coorpetición ha inundado el Recinto Ferial desde principio a fin de la cita en la que se vio a casi todas horas cómo los integrantes de un equipo compartían juegos, bailes, canciones y experiencias con jóvenes de otros países.

Entre las soluciones planteadas destacaron las presentadas por equipos como GalaxyRobos, de Jordania. Un grupo integrado por niñas que mostraron una idea que ya han puesto en marcha en su país. Con sus permisos en regla, documentación sanitaria sobre la inocuidad del producto así como documentos que acreditan el interés de varias industrias por desarrollar la idea. Se trata de una sustancia elaborada con calcio alginato que sirve como cobertura comestible para productos alimenticios. De momento la aplican a bombones donde se sustituyen las clásicas envolturas de papel celofán por esta sustancia que evita, al igual que el plástico, que se peguen las golosinas de chocolate. No obstante, según cuentan las integrantes del equipo, dicha cobertura de calcio alginato se puede retirar si se quiere, aunque no tiene sabor y además le aporta al bombón un toque crujiente. Aplicar esta idea, que es barata también, evitaría tener que gestionar toneladas de residuos como papel, platina o celofán tan extendidos en la industria de las golosinas.

Otra de las propuestas curiosas fue la planteada por el equipo Sesi Robotics School, de Brasil, cuyos integrantes han planteado una manera de reducir la acumulación de neumáticos en las plantas de reciclaje o en los talleres. Mostraron fotografías de grandes extensiones de terreno ocupadas por estos residuos derivados del petróleo. Lugares tan inmensos que se pueden ver desde un satélite orbital. Según su propuesta, que ya han presentado incluso a responsables de la gestión de residuos peligrosos del Ministerio de Medio Ambiente de Brasil y a algunos representantes de la asociación de industrias de neumáticos de su país, todo consiste en cambiar la forma en que se almacenan estos materiales a la espera de su reciclaje. Tan solo cortando la banda de rodadura a todo lo largo y separando ambas caras del neumático, con lo que se convierten en piezas planas que se pueden depositar una encima de la otra. Esta idea permite "reducir hasta en un 60% el volumen" de un neumático.

Desde la ciudad danesa de Billund, sede de la multinacional Lego, el equipo Brick Brains defendió un nuevo sistema para reciclar los tetrabricks de leche. Estos recipientes contienen cartón y plástico en su interior y hasta la fecha su reciclaje es caro. Ellos han demostrado que aplicando un corte en forma de media luna en las cuatro caras del envase es posible retirar dicho plástico interior. De esta manera se puede aprovechar el 75% del cartón.

Un equipo español, Fedac Mindstorms, presentó una aplicación para reducir los alimentos que se desechan en los hogares por no consumirse dentro de la fecha de caducidad o por haberse estropeado. Son muchos los que salen de un supermercado con más productos de los que consumirán realmente.

Desde Perú, el equipo Kondortech presentó una idea para evitar la proliferación de bolsas de plástico. Explican que en su país son un problema y creen que una formúla para concienciar sobre su reciclaje sería la posibilidad de reducir impuestos a los hogares que reciclen las bolsas en puntos limpios.

Como ellos, todos los equipos demostraron que la genialidad no tiene fronteras, que hay más de una solución a cualquier problema y que además se pueden resolver jugando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine