ÚLTIMA HORA
Derrota del Iberostar Tenerife (65-71)

El Cabildo autoriza la colocación de 2.709 colmenas en el Teide para este año

La Corporación mantiene las instalaciones pese al estudio que avisa del daño que causa la actividad en el entorno

07.05.2016 | 02:00

El Cabildo de Tenerife autoriza para este ejercicio la colocación de 2.709 colmenas en el Parque Nacional del Teide. Después de que el Gobierno de Canarias delegara la gestión del espacio natural a la Corporación insular, esta última ha decidido mantener la actividad en la zona en contra del estudio que advierte del daño que las abejas causan en la flora y fauna. La investigación, realizada por el departamento de Ecología Integrativa de la Estación Biológica de Doñana, recomienda la prohibición de las explotaciones para neutralizar el impacto ecológico que generan estos insectos, pero la Institución ha optado por conservar la misma cantidad de instalaciones que el Ejecutivo regional permitió en 2014 y 2015.

Aunque la cantidad de colmenas no se verá reducida, la producción de miel en el Parque Nacional tendrá ciertas limitaciones. El consejero insular de Medio Ambiente, José Antonio Valbuena, dio su visto bueno a las normas que regulan durante este ejercicio la apicultura en el entorno protegido y, según informa la Asociación de Apicultores de Tenerife (Apiten), no presentan cambios sustanciales respecto a las temporadas pasadas.

El vicepresidente de esta organización, Pablo Pestano, especifica que una de las pocas novedades que recoge el documento es la prohibición de manipular las colmenas entre las 07:00 y las 15:00 horas en las jornadas del control del muflón y "desde hace poco tiempo" también se ha establecido que tampoco se permite la colocación ni la retirada de estas instalaciones "después de las 08:00". Son medidas que tienen como base fundamental garantizar la seguridad de las personas y que el representante de Apiten ve con buenos ojos, ya que afirma que esta actividad "tiene algo de molestia" para la gente y que estas restricciones buscan proteger a los visitantes, aunque reconoce que hay productores que defienden la ampliación del horario hasta las 10:00 horas.

Otra de las normas establecidas por el Cabildo, tal y como consta en la resolución firmada por el consejero insular a finales de marzo, es que el aprovechamiento apícola en el Parque Nacional solo se podrá realizar entre el 23 de abril y el 12 de octubre, aunque el plazo se ampliará hasta el día 23 en los asentamientos de Llano del Chupadero, El Roquito, Montaña Limón-Llano La Rosa, Refugio Montaña Limón (Mochilla), Los Cedros de Icod y Cañada del Cedro con el fin de aprovechar la floración de especies como la malpica.

En total, son 18 los asentamientos autorizados y a los seis ya nombrados hay que sumar El Sanatorio (La Pedrera, Sanatorio I, II y Roque del Agua), la Cañada de Pedro Méndez, Montaña Mostaza, Llano de Maja, Barranco de la Arena, Morra Blanca, Montaña Majúa, Curva de la Herradura, montaña El Cerrillar, Cuesta de la Fortaleza, Lomo de Chío y Los Asientos.

La Corporación insular advierte de que los apicultores serán sancionados si asientan un número superior de colmenas a las autorizadas y recuerda que la limitación para cada uno de los productores es de 150 instalaciones como mucho, que a su vez podrán estar colocadas en un máximo de tres asentamientos.

La Institución tinerfeña prohíbe el acceso a estas zonas a personas ajenas a esta actividad y autoriza la manipulación nocturna de las explotaciones para colocarlas o levantarlas como consecuencia de la trashumancia (desplazar las colmenas de un lado a otro con el fin de obtener una segunda floración). El Cabildo, además, prohíbe la extracción de miel en el ámbito del Parque Nacional y los apicultores están obligados a utilizar tela mosquitera durante el transporte de los cuadros para evitar así posibles daños a las personas.

La Corporación insular concluye que aquellos que infrinjan cualquier estipulación de las normas serán sancionados y perderán la antigüedad en el apiario. Los que comentan una falta menos grave no podrán recibir autorización para realizar la actividad en la campaña siguiente y, en caso de que sean incumplimientos graves o muy graves, se denegará la solicitud para la obtención del permiso durante los dos y tres años siguientes, respectivamente.

El vicepresidente de Apiten muestra su satisfacción con las medidas aplicadas por la Administración y destaca la "normalización" de las relaciones con el Parque después del temor que tenía el sector de que se decidiera la eliminación de colmenas del espacio natural. "Después de la alarma creada en su momento, estamos bastantes contentos y cuentan con nosotros", indica Pablo Pestano, para posteriormente recordar la importancia que tiene mantener "una relación fluida" entre las partes implicadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine