La Laguna

Díaz se compromete a preservar el suelo rústico del municipio con el nuevo PGO

El alcalde afirma que solo un 3,4% del territorio pasará a ser urbanizable y mantiene abierto el diálogo con los vecinos hasta fin de año para consensuar el documento

05.05.2016 | 12:48
El alcalde lagunero, José Alberto Díaz, durante una visita a un taller infantil en la Casa del Ganadero.

El alcalde de La Laguna, el nacionalista José Alberto Díaz, se comprometió ayer a preservar el campo lagunero en el nuevo Plan General de Ordenación (PGO) que marcará el desarrollo de la próxima década y que fue aprobado inicialmente por el pleno en julio de 2014. "No jugaremos con el futuro de los laguneros", destacó y recalcó que cumplirá la promesa que hizo a los habitantes del municipio cuando asumió su cargo, en julio del año pasado, "en la búsqueda del máximo consenso" para definir el documento a través del diálogo con vecinos, empresarios y colectivos de todos los ámbitos, un documento que estará abierto "hasta fin de año".

Según precisó, acompañado de la concejal de Urbanismo, Candelaria Díaz, el borrador del PGO sobre el que trabajan protege un 76% del territorio lagunero como suelo rústico, lo que representa un aumento de las zonas verdes del 1% respecto al plan vigente. En tanto, un 3,4% se recataloga como urbanizable, en la mayoría de los casos "para colmatar zonas que ya son urbanas", indicó. El alcalde profundizó en los siguientes aspectos del plan:

No a la Vía Exterior y el Bypass. El alcalde lagunero se manifestó radicalmente contrario a la construcción de la Vía Exterior, carretera que está contemplada en el Plan de Ordenación Insular (PIOT) y el Plan Territorial Especial de Ordenación del Sistema Viario del Área Metropolitana de Tenerife (Pteosvam). José Alberto Díaz puntualizó que su postura es "clara" sobre este tema. "Ya es hora de que dejen de poner en duda nuestra postura. Decimos no a la Vía Exterior y al Bypass [nueva vía cuyo trazado discurriría por la trasera del aeropuerto de Los Rodeos entre la Cruz Chica y Lora y Tamayo e implicaría la destrucción de 500.000 metros cuadrados del valioso suelo agrícola lagunero]", enfatizó Díaz. El alcalde descartó que estos proyectos salgan adelante al recordar que el presidente del Cabildo, el nacionalista Carlos Alonso, se manifestó también contrario a estas alternativas que, además, requerirían una inversión multimillonaria en expropiaciones. Respecto a su eliminación de los planes insulares en los que se contemplan, José Alberto Díaz prometió "luchar para que no estén". No obstante, reconoció que no será fácil que los planes insulares sean reformados al reconocer que "a muy largo plazo" la realidad de la Isla podría ser distinta a la actual. "Espero que los órganos competentes cambien de criterio. Y si no lo hacen habrá guerra", advirtió.

"Suplicio" del sector primario. Uno de los objetivos que se ha planteado el alcalde lagunero con el nuevo Plan General es eliminar las trabas urbanísticas que encorsetan el día a día de agricultores y ganaderos en el municipio. Para fomentar el sector agropecuario, en el que La Laguna destaca como principal productor de materias primas de Canarias, el PGO "flexibilizará" los requisitos para pequeñas obras en fincas. Díaz explicó que "lo que no puede ser es que una licencia para subir la altura de un muro en una explotación platanera tarde dos años porque termina siendo un suplicio". Otro de los ejemplos que puso, fue la de la instalación de invernaderos, que reconoció que también conlleva unos trámites demasiado largos y complejos. "La administración tiene que apoyar al sector primario o como mínimo no entorpecer su actividad", apuntó.

Gastos de urbanización. El alcalde también aclaró que tendrán que ser los propietarios de las tierras recalificadas para poder construir quienes tengan que asumir los costes de urbanización. Definidas técnicamente por los urbanistas como áreas asistemáticas, estas parcelas conforman bolsas de suelo que, en ocasiones, están aisladas de las carreteras. "Los gastos que genere hacer las nuevas vías que las comuniquen tendrán que ser asumidas por quienes se beneficiarán económicamente de la recalificación y no por el conjunto de los habitantes del municipio, como algunos pretenden", detalló José Alberto Díaz.

Fuera de ordenación. Díaz envió un mensaje de tranquilidad a los propietarios de viviendas fuera de ordenación que hayan sido construidas con licencia municipal. "No tendrán ningún problema. Podrán hacer todas las obras de mantenimiento que quieran. Incluso si un edificio tuviera que ser reconstruido podrá hacerse, aunque una altura esté fuera de ordenación. Lo que no permitiremos es que se tire abajo y se vuelva a hacer tal y como estaba si hay una finalidad especulativa", recalcó el alcalde. En relación a las casas construidas de forma ilegal, de las que hay más de 2.000 en el municipio, solo ser permitirán obras de consolidación siempre y cuando la infracción urbanística haya prescrito.

Manipulación política. Díaz arremetió contra las distintas fuerzas políticas de la oposición al acusarlas de haber "manipulado de forma intencionada y con fines electoralistas" el contenido del PGO. "Han tenido una actitud vergonzosa jugando a la política del miedo en barrios como Taco, donde le han dicho a la gente que les íbamos a tirar abajo sus casas", recriminó el alcalde. Ahondando en sus críticas, Díaz denunció que la oposición utilizó el plan haciendo "política de la infamia hablando de terribles pelotazos y de que Coalición representa el caciquismo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine