´Caso Arona´ | Conclusiones

La defensa acusa a los denunciantes de montar una trama contra los exediles

La letrada pide la libre absolución de todos sus representados por la falta de pruebas y la ausencia de dolo

27.04.2016 | 15:41
La defensa acusa a los denunciantes de montar una trama contra los exediles

La defensa de los siete ediles acusados en el macrojuicio por corrupción en Arona acusa a los denunciantes del caso de montar una trama y "compincharse" contra sus representados. La letrada Olga López Lago, quien denominó a los delatores "los cuatro magníficos" y dudó de su moralidad, aseveró ayer que en el Ayuntamiento sureño no ha existido ninguna trama delictiva, como sostiene la acusación, y pidió la libre absolución de todos sus clientes con todos los pronunciamientos favorables. Lago centró su alegato para intentar convencer a los tres magistrados de la Sala de la inocencia de sus representados, en la vulneración de la presunción de inocencia, los intentos por convertir en delito "lo que son procedimientos administrativos" y la falta de pruebas materiales o incidiarias. La defensa también habló de la ausencia de dolo en la presunta comisión de delitos por parte de todos los acusados y desacreditó los testimonios de los testigos así como las investigaciones policiales.

La letrada defiende al exalcalde de Arona, José Alberto González Reverón, al exconcejal de Urbanismo, Félix Sierra (PP), y a los exediles Manuel Barrios (CAN-CCN), Daniel Martín (CAN), Juan José Alayón (de CC por aquel entonces), José Luis González (CAN) y el también nacionalista Alfonso Barroso, integrantes de la comisión de gobierno del Ayuntamiento de Arona entre 2003 y 2007. Se sientan también en el banquillo en este primer macrojuicio por corrupción en Canarias, el exaparejador municipal, Roberto de Luis, el exarquitecto municipal, Eliseo de la Rosa, el empresario Arsenio Zamora y los arquitectos Zenón Rodríguez, Jorge Menéndez y Antonio González Tolosa, cuyas defensas intervendrán en la sesión de hoy. Según sostiene la acusación, todos ellos conformaron una presunta trama para el cobro de comisiones ilegales a cambio de licencias.

La defensa de los exediles acusados duró más de tres horas y se detalla en los siguientes puntos:
Cuestiones previas. Lago empezó su alegato asegurando que la denuncia de la que partió el caso Arona es "política y electoralista" al venir del grupo municipal socialista, y explicando la aparición de presuntas irregularidad y negligencias que, según su criterio, deberían haber declarado nula la fase de instrucción.

La letrada denunció, desde el principio de su discurso, que a sus representantes se les ha juzgado "de forma global y colectiva" sin que se hayan realizado imputaciones concretas ni diferenciadas sobre el grado de responsabilidad individual de cada uno, y criticó que en el caso haya primado "la presunción de culpabilidad frente a la de inocencia". "La acusación debe probar los delitos y no la defensa la inocencia de sus clientes como ha sucedido", detalló Lago.

La defensa también descalificó las revelaciones de la "prensa amarilla" y el empeño de la Fiscalía en convertir en delito "lo que son procedimientos administrativos".

Delitos. La letrada detalló que se han denunciado irregularidades en la concesión de 200 licencias, pero la Fiscalía solo se ha detenido en ocho de ellas, y apuntó que en ninguna de ellas existe delito "ya que hay informes favorables". En este sentido, Lago explicó el procedimiento por el cual se concedían las licencias en el Ayuntamiento de Arona, con dos informes contrapuestos, uno jurídico contrario y otro técnico favorable. "Sin embargo, aunque la Fiscalía dé más veracidad al estudio jurídico, los dos informes tienen el mismo valor", recalcó la defensa, quien añadió que, para la acusación, "la Junta de Gobierno prevaricaba sí o sí aunque resolviera de una u otra forma".

Lago sostuvo que, además, si sus representantados cometieron alguna irregularidad lo hicieron sin conciencia de estar realizando un delito. Para ello, argumentó el testimonio de algunos testigos que reconocían "la complejidad de la norma" o que hablaban de que "el sistema para la concesión de obras en el Ayuntamiento aronero era el mismo desde hace más de 30 años"

Contratos. En cuanto a las acusaciones de fragmentación de contratos con el objetivo, según la Fiscalía, de adjudicarlos arbitrariamente a determinadas empresas, la defensa afirmó que en todos los casos están perfectamente justificados y fundamentados, así que se apoyó en la jurisprudencia para sostener que no hay ningún tipo de delito y se limitó a tachar a la acusación de mantener una denuncia "prefabricada".

Félix Sierra. La letrada guardó un capítulo especial para argumentar la defensa de uno de sus clientes, el exconcejal de Urbanismo del Ayuntamiento aronero, Félix Sierra, al el que la Fiscalía acusa de cohecho, negocios ilegales, y tráfico de influencias. Lago aseveró que no hay ningún tipo de prueba sobre un presunto cohecho por parte de Sierra y desacreditó a los testigos presentados por la acusación así como la investigación sobre su patrimonio realizada por la Policía.

Para apoyar su tesis, la defensa reiteró que "ha quedado demostrado documentalmente" la procedencia del dinero de Sierra y no hay "nada de nada" sobre supuestos blanqueos. "Todo el patrimonio de la familia Sierra procede del ahorro, la inversión y el trabajo", subrayó la letrada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine