Arona llora al número 12

La iglesia del Carmen acoge un oficio multirreligioso en memoria de las siete personas fallecidas en el derrumbe

28.04.2016 | 16:32
Arona llora al número 12
Arona llora al número 12
Arona llora al número 12

Centenares de vecinos y autoridades despiden a las víctimas

Ayer en Arona no hubo diferencias religiosas, tampoco culturales ni por cuestiones de raza. Solo existió un pueblo que, de corazón, lloró la despedida de siete de sus vecinos que perdieron su vida en el trágico derrumbe del edificio número 12 de la calle Valle Menéndez de Los Cristianos hace ya dos semanas. "Es una adiós de corazón a corazón", reconoció el alcalde del municipio, José Julián Mena. Y así fue. Centenares de vecinos, autoridades políticas y miembros del operativo de rescate, abarrotaron la acogedora parroquia del núcleo turístico y su plaza aledaña para rendir homenaje a Flor González, Graziella Fagnoli, Alessandro Locatelli, Antonio García, Noemí Ruiz y Markku Tapinen. Fue un acto multirreligioso donde cristianos, musulmanes y luteranos dejaron a un lado sus diferencias y se unieron con el fin de honrar a los fallecidos.

El acto empezó poco después de las siete de la tarde. Antes, los vecinos se apuraron para poder coger sitio dentro de la iglesia. Una de las residentes en la zona, y amiga de la familia de una de las víctimas, Rosario Delgado, destacó que, desde el desplome, Los Cristianos "vive en silencio y con tristeza". "Este es un pueblo muy bullicioso y la tragedia se ha notado demasiado", añadió Delgado. A su lado, su vecina y amiga, Carmen Nieves González, reconoció que "la familia está fatal. Imagínate que te arrebatan un hijo de la noche a la mañana".

Para los menos previsores, la ceremonia se podía seguir fuera de la parroquia a través de una pantalla gigante. Las sillas preparadas para la ocasión se fueron llenando poco a poco, hasta que la plaza se atestó de gente que, de pie o sentada en bancos y escalones, también quería seguir la homilía. Mientras, las autoridades políticas, encabezadas por el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, la vicepresidenta del Ejecutivo regional, Patricia Hernández, y el primer mandatario del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, saludaban a los familiares de las víctimas y corrían a buscar sus sitios.

La música, a cargo de un cuarteto de cuerda, soprano y órgano, dio comienzo al oficio, en el que el obispo de la Diócesis Nivariense, Bernardo Álvarez, aseguró que, "la misa no es sólo para recordar a los fallecidos, sino para ayudarles". "Estamos haciendo algo positivo en favor de los difuntos, estamos compensando sus debilidades en vida", señaló Álvarez. En su homilía, el obispo recordó que un suceso como el acontecido en Los Cristianos, "nos sirve para darnos cuenta de que nos puede pasar a cualquiera y que tenemos que estar preparados para afrontar la muerte". Las palabras de Álvarez se centraron en resaltar el papel de la muerte, "como el paso definitivo a la otra vida". "Sabemos que la vida no termina, solo se transforma. Estamos en un viaje, una peregrinación o proyecto cuyo punto final no es la tumba, sino el otro mundo", sostuvo el obispo. El prelado también quiso destacar que, tras esta desgracia, "el pueblo ha dado un testimonio de solidaridad y de comunión".

En frente de Álvarez, los políticos y representantes de las administraciones públicas, de impecable negro y situados en el lado de la izquierda de la iglesia, escuchaban con atención sus palabras. En la derecha, los familiares de las víctimas no podían contener la emoción. Una de las allegadas a los familiares y vecina del núcleo turístico, Francisca Amador García, reveló que "ha sido una pérdida muy grande". "El pueblo ha vivido una gran angustia de la que ya se va recuperado", añadió García. Tras las palabras del obispo, le tocó el turno a los representantes de la iglesia luterana sueca y noruega. El pastor de la iglesia luterana sueca en Los Cristianos, Markus Von Martens, y el pastor de la iglesia luterana noruega en Los Cristianos, Öge Løsnesløkken, fueron los encargados de orar y rendir homenaje a las víctimas. Por su parte, la intervención de la comunidad musulmana corrió a cargo del asesor religioso de la comunidad islámica de Canarias (imán de Canarias), Tijani El Bouji, y el presidente de la comunidad musulmana de Los Cristianos (imán de Los Cristianos), Ahmed All Al Ahmed, quienes, en nombre de Alá, afirmaron que estaban allí, "para dar a las familias una palabras de corazón a corazón, de espiritualidad y de amor".

La bendición de Alvarez dio fin al oficio y arrancó el sincero aplauso de todos los asistentes. Fuera, el alcalde de la localidad, José Julián Mena, destacó que el de ayer, fue un acto "en el que un pueblo entero se ha volcado". "Lo más importante de esto es que el Sur de Tenerife se ha expresado de la mejor manera que es haciendo este reconocimiento a estas familias que están sufriendo la perdida de sus seres queridos", reconoció Mena. El mandatario aronero también apuntó que la ceremonia "ha sido un gesto de ejemplaridad de la convivencia en un municipio multicultural. Esto nos hace fuerte a las administraciones para seguir trabajando".

También el presidente del Cabildo, Carlos Alonso, quiso recordar que "sigue el duelo pero ahora las administraciones tenemos que trabajar para que esto no vuelva a pasar". "Debemos hacer todo lo posible para que las edificaciones y, en general, las emergencias, tengan menor riesgo", se- ñaló Alonso. El presidente insular también habló "de la particularidad de la Isla" donde diferentes religiones "se han unido en un mismo dolor por las víctimas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine