Santa Cruz

El Gobierno autoriza a verter hasta 20.000 metros cúbicos de aguas residuales al mar

El nuevo permiso, que incluye un plan de control "muy riguroso", estará en vigor hasta 2018, cuando estará lista la depuradora

26.04.2016 | 14:28
El Gobierno autoriza a verter hasta 20.000 metros cúbicos de aguas residuales al mar

Santa Cruz ha dado carpetazo, por el momento, al conflicto iniciado el pasado verano por los vertidos que se estaban realizando al mar de aguas residuales. El concejal de Servicios Públicos, el nacionalista Dámaso Arteaga, anunciaba ayer que el Gobierno de Canarias ha modificado de oficio la autorización que poseía el Consistorio chicharrero para poder verter aguas residuales pretratadas al mar desde la estación de Los Llanos y que implica que la ciudad podrá tirar al mar hasta 20.000 metros cúbicos al día de dichas aguas.

A finales del pasado mes de julio, la opinión de tenerife adelantaba el contenido de un expediente elaborado por el Ejecutivo regional en el que se le advertía al Ayuntamiento de que podría ser sancionado por incumplir de manera reiterada la autorización que le fue concedida en 2005 a la ciudad para poder realizar vertidos al mar. Asimismo, en dicho informe, el Gobierno le exigía al Consistorio y a la empresa que gestiona el ciclo del agua en la capital (Emmasa) que llevaran a cabo cuantas medidas fueran necesarias tanto en la estación de Los Llanos como en la de Buenos Aires para adecuar la actividad que se estaba llevando a cabo en dichas instalaciones a la nueva normativa vigente.

Tras varias semanas de enfrentamientos en las que el alcalde de Santa Cruz, el también nacionalista José Manuel Bermúdez, llegó a amenazar con dejar de depurar las aguas que vienen de La Laguna y El Rosario en la instalación capitalina, se llegó a un acuerdo entre las distintas administraciones. Ayer se daba el primer paso para solventar dicho conflicto pues la modificación de la autorización implica que la capital podrá verter al mar de manera legal hasta 20.000 metros cúbicos al día de aguas residuales, una cantidad que ya estaba siendo tirada al océano y por la que el Ejecutivo le abrió el expediente al Consistorio.

Plan de actuación

"Llevamos más de un año trabajando para que la autorización se ajuste a la realidad actual de la instalación y lo que en estos momentos se hace en ella", indicó Arteaga, quien agregó que se ha presentado a Medio Ambiente un plan de etapas con la participación del Cabildo Insular de Tenerife, "encaminado a alcanzar el vertido 0 en la zona".

"La primera fase del plan de etapas contará con una inversión de 807.988 euros para mejorar la estación de pretratamiento y bombeo de Cabo Llanos, que se financiará al 50% por parte del Consejo Insular de Aguas y el Ayuntamiento, a través de Sacyr, socio mayoritario de la empresa Emmasa", comentó el edil nacionalista, quien precisó que las fases de las que consta dicho plan se irán ejecutando hasta diciembre del 2018, fecha en la que el Consistorio confía que podrá estar lista la obra que permitirá ampliar la estación depuradora de Buenos Aires.

"A partir del 2018, la instalación de Los Llanos pasará a ser solo de bombeo aunque podrá funcionar como un aliviadero de emergencia cuando sea necesario", explicó Dámaso Arteaga, quien añadió que esta medida permitirá mejorar la calidad de las aguas de la zona así como mejorar los condiciones de vida de los vecinos que residen en las proximidades de la instalación.

Pese a que el actual equipo de Gobierno –formado por CC y PP– confía en que se puedan cumplir los plazos y la ampliación de la depuradora esté lista en 2018, lo cierto es que la capital aún tendrá que esperar a que se conforme el nuevo Gobierno central, algo que parece que se retrasará hasta el verano.

Mientras la incertidumbre política se disipa, Santa Cruz ya tiene un plan para afrontar los problemas de los vertidos en estos tres próximos años, una hoja de ruta que no solo incluye dicho plan de etapas, sino que también traerá consigo un programa de control de los líquidos que se arrojan al mar. "Es un programa de vigilancia muy riguroso que tenemos que cumplir", aseveró Arteaga.

Entre las medidas que suponen la puesta en marcha de dicho programa de control se encuentra no solo reducir determinados parámetros en las aguas que se arrojan al océano, sino que además, se mantiene la prohibición de baño en la playa que se encuentra próxima al Parque Marítimo así como la pesca en el Muelle de Hondura.

Otras actuaciones

A la modificación de la autorización del Ejecutivo canario hay que sumar que la Junta de Gobierno Local aprobó ayer el proyecto de la nueva estación de bombeo de San Andrés, una obra que supondrá una inversión de 647.000 euros. La empresa Sacyr asumirá el coste de los trabajos en función de las obligaciones recogidas en el plan de inversiones que presentó en el momento de convertirse en socio mayoritario de Emmasa. La primera fase de los trabajos implicará un coste de 160.000 euros.

"La ejecución de este proyecto implicará la reubicación de la estación de San Andrés, pues en la actualidad se encuentra en las cercanías del Castillo. Lo que vamos a hacer es aprovechar la obra de canalización del barranco para trasladar dicha estación y ponerla más arriba", especificó el concejal de Servicios Públicos.

Arteaga también comentó que de las 125 infraestructuras de vertidos en su término municipal, de las cuales está legalizado el 96%: "El resto se encuentra en tramitación y en fase de resolución del problema", agregó. "Hemos abordado el caso de Roque de las Bodegas y Almáciga, donde se ha eliminado por completo el problema de los vertidos al mar, con cubas que proporciona Emmasa", dijo el edil, quien apuntó que se trata de una materia muy compleja "por cuanto tenemos que afrontar la situación de zonas protegidas y núcleos poblacionales muy dispersos, en los que confluyen ámbitos competenciales de muchas administraciones o el paso por zonas de titularidad privada".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine