Candelaria

Las licencias de la casa del exalcalde no tienen cobertura legal

El informe de un perito establece que la vivienda de Gumersindo García incumple el Plan de Ordenación

25.04.2016 | 08:03
Vivienda del exalcalde de Candelaria, ubicada en ese municipio.

Un perito determina que las dos licencias de obras que el Ayuntamiento de Candelaria otorgó para la construcción y reforma de la vivienda del exalcalde José Gumersindo García carecen de cobertura legal. Este dictamen fue encargado por el Juzgado de Instrucción Número 1 de Güímar debido a la investigación abierta contra el antiguo regidor y el que fuera concejal de Urbanismo Domingo Ramos. Si ya dos técnicos del Consistorio solicitaron a finales de año la revisión de la autorización concedida para levantar la edificación, este nuevo informe concluye que en ambos actos administrativos, uno para edificar y otra para reformar el inmueble, "se han encontrado incumplimientos urbanísticos" que habrían sido suficientes para que los permisos "no se hubiesen concedido por incumplir parámetros urbanísticos principales del planeamiento vigente en cada momento".

Tal y como adelantó ayer Mírame TV, las diligencias judiciales abiertas por estos hechos tienen que ver con una primera licencia de obra mayor solicitada en 2006 y otra posterior de reforma pedida en 2011. En el caso de la primera, el perito judicial informa de que "no debió" darse la autorización por "no cumplir" las normas subsidiarias de 1987, el Plan General de Ordenación (PGO) provisional y su concurrencia en aspectos como el ancho del camino, la edificabilidad, la ocupación del sótano, los retranqueos de las construcciones auxiliares y las alineaciones y rasantes.

Lo mismo ocurre con el permiso concedido para llevar a cabo una reforma en la vivienda del exalcalde. Según este arquitecto, el Ayuntamiento tampoco debió otorgar esa autorización "por no cumplir con el PGO definitivo" en casi los mismos términos: edificabilidad, ocupación del sótano, alineaciones y rasantes y, además, el tipo de cerramiento frontal de la parcela.

El inmueble se trata de una edificación de dos plantas en una zona de asentamiento rural de Candelaria en la que ya existía una construcción fuera de ordenación y contraria al planeamiento existente en 2006, cuando se solicitó la licencia para llevar a cabo la vivienda. Esta situación "obliga" al promotor, el exalcalde, a "restaurar la legalidad perturbada antes de proceder a realizar cualquier actuación en su parcela, salvo que pudiera acogerse a la prescripción cumpliendo dos requisitos: cuatro años desde su terminación y no abierto ningún expediente sancionador".

La realidad, sin embargo, es que esa edificación ya existente antes de ese año nunca contó con esa consideración, así que el arquitecto indica que esas obras "se incluyen en el proyecto de edificación a modo de legalización".

Como debió haberse computado la edificabilidad, retranqueo y ocupación de esa antigua construcción y ese procedimiento no fue realizado "en los informes del Ayuntamiento", esto hace que "las licencias concedidas" por el Consistorio no deberían haberse otorgado "por incumplir con el planeamiento urbanístico".

Cuando en 2011 se pidió la autorización para la reforma de la vivienda de José Gumersindo García, el proyecto presentado para ejecutarlo presentaba un incremento de la superficie del sótano si se compara con lo que fijaba el documento inicial, al pasar de 123,22 a 132,21 metros cuadrados, lo que implicó un incremento de la ocupación. El perito judicial, aparte de especificar que se ha ganado 10,7 metros cuadrados, advierte de que constituye "una licencia de obra mayor por llevar inherentemente un nuevo cálculo de estructura con planos modificados, donde se observa no solo esa ampliación, sino también la "aparición de una nueva distribución y piezas habitables, como es el baño de la planta del sótano", puntualiza.

De acuerdo a su parecer, "todo eso hace que no pueda considerarse una mera modificación a nivel de licencia menor y que no modifique los parámetros urbanísticos", sino que "a todos los efectos" supone "una licencia de obra mayor" y, por tanto, debería acogerse al planeamiento vigente en ese momento.

Este informe, con fecha del pasado mes, recuerda que el PGO establece como límite máximo de ocupación para el sótano el mismo perímetro que para la primera planta, sin ser posible excederla. En el caso de la vivienda del exalcalde de Candelaria, sin embargo, "no ocurre así", pues "la realidad es que tanto los proyectos como la edificación ejecutada tienen una apreciable ocupación en sótano fuera de la planta baja". Este incumplimiento no solo lo detecta en el proyecto de reformado sino también en el presentado para solicitar la autorización de construcción de 2006.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine