El árbol del mes

Palmera africana de acento alemán

El Palmétum posee un gran ejemplar de 'Bismarckia nobilis', especie que procede de Madagascar

26.04.2016 | 01:23
Palmera africana de acento alemán

"Santa Cruz es un jardín". El catedrático de Botánica de la Universidad de La Laguna, Wolfredo Wildpret, podrá estar obsesionado con las plantas que crecen en la capital pero lo cierto es que caminar por sus calles es hacerlo por un auténtico parque botánico. Para algunos hacen de hamacas o son el sitio en el que los pequeños encuentran un lugar para jugar al escondite. Para otros es una simple excusa para hacer un alto en el día a día, admirarlos embelesados y seguir camino. Cada uno de estos seres vegetales que embellecen Santa Cruz de Tenerife merece ser conocido. Este mes le toca el turno a la palmera Bismarckia.

Un trocito de Madagascar florece estos días en Santa Cruz de Tenerife. La Bismarckia nobilis o palmera Bismarckia crece desde hace años en varios enclaves de la capital y, poco a poco, va llenando la ciudad con los detalles de la isla africana. Su reciente llegada a las Islas provoca que estas plantas aún no cuentan con un gran porte. Sin embargo, sus espectaculares hojas, uno de los aspectos más característicos de estos vegetales, provocan las miradas curiosas de los peatones que, aún sin conocer los detalles de una ciencia como la Botánica, comprenden que no están antes una palmera común.

El término científico de esta planta es Bismarckia nobilis y fue descrita por primera vez por los científicos alemanes Friedrich Hermann Gustav Hildebrand y Hermann Wendland. Estos dos botánicos le pusieron este nombre en honor al primer canciller del Imperio alemán Otto von Bismarck, quien es considerado el fundador del Estado alemán moderno. Además, nobilis proviene del latín, noble. Su descripción fue publicada por primera vez en Botanische Zeitung, en el 1881; tan solo 17 años antes de la muerte de Otto von Bismarck.

El botánico tinerfeño y Premio Canarias de Investigación, Wolfredo Wildpret, destaca que se trata de un género monotípico, por lo que solo cuenta con una única especie. La palmera Bismarckia es endémica de la región occidental y el norte de la isla africana de Madagascar, donde crece en los pastizales abiertos. Únicamente crece de manera natural en Madagascar, un espacio que es conocido por su rica diversidad.

De este modo, el género Bismarckia es solo un ejemplo más entre una gran diversidad de palmas que crecen en la isla del este de África. Y es que, de las 170 palmeras que crecen en esta zona, 165 son exclusivas de Madagascar.

En Madagascar, la palmera Bismarckia crece en las llanuras de las tierras altas centrales y en el norte de las costas, así como en las sabanas de hierba baja. Esta especie de palmera es, además, resistente al fuego, al igual que otros árboles que crecen en la isla africana. Esto se explica porque gran parte de esta tierra se ha eliminado con fuego para uso agrícola.

Este tipo de vegetales tiene el tronco de color gris con hendiduras en forma de anillos. El tallo tiene un diámetro que se encuentra entre los 30 y los 45 centímetros y es ligeramente abombado en la base donde, además, está libre de hojas. En su hábitat natural, la palmera Bismarckia puede llegar a medir más de 25 metros de altura; sin embargo, lo normal es que no supere los 12 metros si se lleva a cabo su cultivo controlado.

Uno de los aspectos más característicos de estos vegetales son sus redondeadas hojas, que alcanzan unas dimensiones enormes en su madurez y que pueden llegar a presentar tres metros de ancho. Al característico color verde de las hojas de los árboles se une, en este caso, un color blanco de cera o color canela en algunas partes aisladas. Sus flores pueden ser masculinas o femeninas. Además, sus frutos son de color marrón oscuro, grueso y duro.

Wolfredo Wildpret destaca que se trata de una palmera muy elegante y que, además, "destaca por sus grandes hojas en abanico, que son de color glauco, un azul grisáceo". Uno de los ejemplares más portentosos que se pueden encontrar en toda la isla de Tenerife está ubicado en el Palmétum. "Es una de las joyas de este jardín botánico que hay en Santa Cruz de Tenerife y los alemanes que la visitan siempre se quedan gratamente sorprendidos", explica el catedrático en Botánica.

Además, existen otros ejemplares portentosos en otros puntos de Santa Cruz de Tenerife, como en la avenida de la Constitución, junto al Recinto Ferial, donde hay varios de ellos; y en la avenida del Barranco de Santos, en la zona próxima a la avenida Venezuela.

Wolfredo Wildpret destaca que todos los ejemplares que se pueden encontrar en Tenerife son bastante pequeños y solo alcanzan los cuatro metros de altura, como mucho. Esto se debe a que la palmera Bismarckia fue introducida en Canarias hace pocos años. Y es que está planta se multiplica por semillas que tardan en bastante en germinar. A pesar de ello, comenta el experto tinerfeño en Botánica, "sus hijas son grandes y espléndidas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine